X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la entidad incluye en su 'core' la bolsa de vivienda y los acuerdos con instituciones

Banco Sabadell asume directamente la gestión social de la vivienda que llevaba a cabo Solvia

19/03/2018 - 

ALICANTE. El Banco Sabadell ha decidido desligar la gestión social de la vivienda, esto es, la bolsa de alquileres de viviendas de su propiedad y los acuerdos con instituciones para ofrecer soluciones a familias con menos recursos, del funcionamiento diario de su división inmobililaria, Solvia. Si en un primer momento, por estar relacionado con el objeto social de Solvia, la entidad apostó por centralizar en la empresa inmobiliaria la gestión de la vivienda social de su propiedad, ahora el banco que preside Josep Oliu ha apostado por integrar esta política en su 'core' o negocio principal, y ha pasado a gestionarla directamente.

En el aspecto formal, este cambio de estrategia se ha visto reflejado en el accionariado de Solvia Gestora de Vivienda Social SL, la empresa a través de la cual el banco lleva a cabo la citada política social de la vivienda. Esta empresa estaba participada al 100% por la propia Solvia, pero ahora el accionista único es directamente el Banco Sabadell. El cambio de accionista se publicó a finales de febrero en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) de Alicante. Fuentes de la entidad confirman a Alicante Plaza que la idea es gestionar directamente la dimensión social de la bolsa de vivienda del Banco Sabadell, al considerarlo una parte estratégica del negocio.

Dentro de esta gestión social, destacarían según las mismas fuentes los acuerdos institucionales que el Banco Sabadell ha alcanzado con algunos ayuntamientos, como el de Alicante, para cederles una parte de los inmuebles que ha adquirido a través de ejecuciones hipotecarias. Estos inmuebles se integran en una bolsa de vivienda que los consistorios tienen a su disposición para ofrecer alquileres por debajo del precio de mercado a familias con pocos recursos o en riesgo de exclusión. También se gestiona desde esta SL la lista de inmuebles propiedad del banco que han sido cedidas al Fondo Social de Vivienda creado a nivel estatal en el año 2013 precisamente para ofrecer alternativas a aquellas personas que ya habían sido desalojadas de su vivienda habitual.

La entidad que preside Oliu desliga así la gestión social de la vivienda de la vertiente más comercial del sector, que es la que viene desarrollando Solvia desde que el banco decidió convertirla en un player más de la intermediación inmobiliaria. Inicialmente creada para dar salida al stock de ladrillo acumulado durante la crisis (y fundamentalmente herencia de la extinta CAM), Solvia ha ido evolucionando poco a poco hacia la intermediación clásica, y ya trabaja tanto con inmuebles propiedad del banco como de terceros, tal como ha contado este diario. 

Hace apenas dos semanas, la división inmobiliaria del Banco Sabadell, que en 2016 facturó 157,6 millones de euros por esas labores de intermediación, abrió la última de sus Solvia Stores en la capital alicantina. La oficina, concebida como las tiendas inmobiliarias al uso, aplica el know how adquirido por la firma durante los años en que tuvo que gestionar la venta o alquiler de inmuebles del banco. Solvia abrió su primera tienda en una antigua oficina del banco, en la plaza Puerta del Mar (junto al Palas, sede de la Cámara alquilada al Ayuntamiento), y con esta ya son ocho las que operan en la provincia. La red se ha extendido al resto de España desde que se inauguró a finales de 2015, al calor de la recuperación del sector.

Según un informe elaborado por la propia Solvia, el precio de la vivienda en España se revalorizará más de un 6% este año, mientras que en el caso de Alicante el incremento será algo inferior, del 5,3%. El mercado de la vivienda en Alicante ha mostrado un notable dinamismo en los últimos 12 meses, según este informe, con crecimientos superiores al 26% en el número de transacciones (5.773 operaciones el año pasado). Los precios de los inmuebles en Alicante registraron una subida interanual del 4,1 por ciento al cierre de 2017 hasta situarse en 1.258 euros por metro cuadrado, por encima de la media nacional.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email