X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

pleno de investidura en la segunda ciudad de la comunitat

Barcala recupera la Alcaldía de Alicante para el PP tras el fracaso de izquierda para sumar mayoría

19/04/2018 - 

ALICANTE (AP/EFE). El PP recupera el poder en Alicante. Su hasta ahora portavoz municipal, Luis Barcala, se ha convertido este jueves en el nuevo alcalde de la segunda ciudad de la Comunitat como candidato de la lista más votada, después de que el PSPV sus exaliados políticos de Guanyar y Compromís no hayan sido capaces de sumar los 15 votos que resultaban necesarios para investir a la socialista Eva Montesinos, tras la renuncia oficial de Gabriel Echávarri, el pasado 9 de abril. Barcala asume, así, las riendas de la ciudad después de un paréntesis de tres años de gobierno de la izquierda.

Como era de esperar, el voto decisivo ha sido el de Nerea Belmonte: la exconcejal de Guanyar ha votado en blanco, lo que ha permitido que el candidato del PP se haya convertido en alcalde como aspirante de la lista más votada en las municipales de 2015. Por su parte, el segundo concejal no adscrito, Fernando Sepulcre, ha emitido un voto que se ha considerado nulo en el que ha apuntado su nombre a mano.

La corporación municipal alicantina está formada por 29 concejales: 8 del PP, 6 del PSPV-PSOE, 5 de Guanyar y Ciudadanos, 3 de Compromís y los dos no adscritos, y el popular Barcala se ha convertido en alcalde con el voto de sus ocho concejales. El sentido del voto de Belmonte no se ha conocido hasta el mismo momento de depositar su papeleta en la urna, que ella ha mostrado al público congregado en salón de plenos, después de haber renunciado a su derecho a intervenir, en el turno de explicación de voto

Según las fuentes consultadas, Belmonte no ha vuelto a ponerse en contacto con el PSOE desde la noche del miércoles, cuando reclamó que se plasmase por escrito un compromiso en el que se reflejase la voluntad política de acordar la concesión de un sueldo, ya no sólo una restitución moral, como venía reclamando desde hace más de medio año, al registrar una propuesta de reforma del Reglamento Orgánico del Pleno (ROP) para que a los ediles no adscritos se les reconociese los mismos derechos políticos y económicos que al resto de concejales de la corporación.   

Belmonte inició el mandato como concejal de Acción Social y Vivienda por Guanyar (socio del equipo de gobierno con el PSPV-PSOE y Compromís) pero en 2016 fue expulsada de su grupo y se quedó sin remuneración por dar contratos menores de manera directa a una empresa creada por personas de sus entorno después de las elecciones. Al término de la sesión, la no adscrita ha justificado su voto en blanco que ha dado la alcaldía al PP al sostener que el portavoz municipal de su anterior grupo (Guanyar), Miguel Ángel Pavón, se había negado a "restituir mis derechos políticos y económicos" y "no dar su brazo a torcer" en las negociaciones de los últimos días

La decisión de Belmonte ha levantado la ira de los partidos de izquierda, y hasta el secretario de Organización del PSPV-PSOE, José Muñoz, ha dicho que se trata de un "tamayazo" y que su partido estará "vigilante" para saber qué contrapartidas pudiera recibir del PP la no adscrita.

En la réplica, al término del pleno, Pavón también ha señalado a Belmonte para acusarla de haber "antepuesto de forma muy miserable que solo quería un sueldo" y ha añadido que "la ciudad le importa un pimiento". "No sabemos qué le ha podido ofrecer" el PP a Belmonte, ha continuado el portavoz de Guanyar, quien ha añadido que la no adscrita ha tenido un comportamiento "lamentable" con "un nivel de degradación de un responsable público que ha superado los límites", ante lo cual cree que debería de devolver su acta de concejal.

La socialista Eva Montesinos, que en un principio era la que tenía más posibilidades de convertirse en alcaldesa, ha criticado la "irresponsabilidad" de los cinco concejales de Cs y los dos no adscritos por "haber devuelto la alcaldía al partido más corrupto del país". Especialmente, ha puesto de manifiesto la "paradoja" de que Belmonte, elegida por la coalición de izquierdas Guanyar, "haya decidido que gobernara el PP".

De igual modo, los portavoces de Ciudadanos, Yaneth Giraldo, y de Compromís, Natxo Bellido, han afeado la conducta de Belmonte y han anunciado que harán una oposición dura.
Incluso, Bellido ha calificado la maniobra de la no adscrita de "belmontazo" y se ha preguntado "qué le han prometido" desde el PP antes de señalar que en los días previos los partidos de izquierda no podían aceptar su chantaje de "un sueldo para el voto".

Las palabras del nuevo alcalde: oferta de pacto a Cs y sin contactos con Belmonte

El ya nuevo alcalde de Alicante, Luis Barcala, que ha jurado el cargo, ha dicho ser plenamente consciente de su responsabilidad en su discurso de toma de posesión y ha mostrado su reconocimiento a los seis alcaldes que le han precedido en el cargo en el periodo democrático. "Hemos llegado aquí y aquí estamos, poco importa ya el cómo", ha dicho. "No voy a reiterar aquí lo que ya hemos dicho", ha señalado, respecto a los motivos que habían derivado en su investidura. 

Sólo ha admitido que queda poco tiempo para que se desarrollen grandes proyectos y ha anunciado una ronda de contactos con todas las administraciones para conciliar intereses y proyectos pendientes para Alicante. Además, ha lanzado una oferta a Cs para sumarse al equipo de Gobierno, ya que "han sido los únicos que no han apoyado la reedición de un tripartito que ha fracasado". Además del pacto ofrecido a Cs, Barcala ha explicado que, en "una situación hasta cierto punto inesperada", recibe la vara de mando con "tremenda ilusión", y ha pedido "generosidad y paciencia" para que le dejen trabajar el año que queda de mandato.

Al término de la sesión, el nuevo alcalde ha insistido en que no ha mantenido negociación alguna con Belmonte y ha reiterado que desconocía qué posición iba a adoptar en el pleno de este jueves. El regidor del PP se convierte, así, en el quinto alcalde de Alicante en la última década tras los también populares Luis Díaz Alperi, Sonia Castedo y Miguel Valor, y el socialista Echávarri.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email