X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de agosto y se habla de à punt CVMC FUNDACIÓN HORTENSIA HERRERO TAPINERIA
GRUPO PLAZA

al otro lado de la colina / OPINIÓN

A las cibertrincheras

Estén tranquilos, no se preocupen: la sangre no llegará al río, pero muchos 'bites', cuentas de email, perfiles sociales, etcétera, caen diariamente bajo el fuego cruzado en Internet.

18/11/2017 - 

Hace 2.500 años en la batalla de Maratón, un momento decisivo en el progreso de nuestra civilización y de la lucha del Mitos contra el Logos, participó un, ya maduro, intelectual griego llamado Esquilo de Eleusis, hijo de Euforión, que ante lo ocurrido en aquellas jornadas cuentan que afirmó: “La verdad es la primera víctima de la guerra”, expresión que alcanza los límites del paroxismo en las actuales guerras Hibridas, Ciber-guerras, o sencillamente en cualquier conflicto o enfrentamiento en el entorno virtual de Internet.

Es así como hace justo una semana, el pasado viernes 10, ocurrieron dos hechos significativos en el mundo Ciber. A primera hora de la mañana en Valencia se produjo un ciberataque contra la Universidad Católica de Valencia; y al mediodía, en la rueda de prensa del Consejo de Ministros, se reconoció que España había sido objeto de acciones hostiles desde territorio ruso; estos hechos ponen de manifiesto que lo que para algunos, cada vez menos, son cosas del futuro, la interacción entre el mundo real y virtual es una realidad ya presente.

En primer lugar analizaremos el ciberataque o hackeo a la web de la UCV, por parte de un grupo de “hackers pro-ISIS” denominado Team System DZ, el viernes 10 de noviembre, según informaba la agencia EFE, y según la organización/base de datos global de hackeos izone-h entorno a las 2:49hs de la madrugada, que bloqueaba el acceso normal a la página de inicio introduciendo un mensaje pro Estado Islámico I Love Islamic state (Yo quiero al estado Islámico). Este grupo (o forma de actuar, nunca se sabe si son varios los que lo usan) es bien conocido en los entornos de Ciberinteligencia, pues parece ser que ya a mediados de 2014 (julio) hizo su aparición como consecuencia de la tensiones entre Israel y Gaza, aunque pronto se adhirió al Daesh pues ya en octubre de ese mismo año actuaba dejando su mensaje de I love ISIS. En 2015, y formando ya parte del llamado Cibercalifato, el Team System DZ, atacaron tras los atentados en Paris contra la revista Charlie Hebdo a las webs de ayuntamientos de Navarra; así con continuadas acciones hasta nuestros días, que a finales de junio de este año, atacaron, entre otras, webs gubernamentales USA en Washington, Ohio, Maryland, Nueva York y California según información del Washington times y Andrew Blake, y se detectó en las redes una posible focalización sobre España de los Ciber-yihadistas.

Y por qué ahora le ha tocado el turno a la UCV, entra tantos posibles objetivos en España; pues primero por ser una Universidad el Yihadismo totalitario y fanático tiene en el conocimiento y la cultura su primer enemigo (ya saben lo que les decía al principio de la lucha entre el Mitos y  el Logos); después y de forma determinante por el hecho de ser Católica, y la criminal fijación (pues han realizado una política de limpieza étnico-religiosa allí donde han estado, contra los seguidores, como ellos llaman, del Nazareno); y finalmente, como muy bien apuntaba el Valencia Plaza al dar la información del ciberataque, podría ser debido a la celebración en esa universidad de una jornada sobre terrorismo organizada por la AVT-CV y su grado en Criminología de la facultad de Derecho, en la que participaron Florencio Domínguez, experto en terrorismo de ETA y Carola García-Calvo experta en yihadismo del Real Instituto Elcano, y claro está, los vigilantes y vigilados se vigilan mutuamente (si me permiten el juego de palabras).

El segundo hecho revelador, la rueda de prensa del Consejo de Ministros del día 10 de noviembre, supuso el reconocimiento oficial, ante las preguntas de los periodistas de injerencias de Rusia en España en el proceso catalán, de la existencia de “muchos mensajes y muchas intervenciones que se han producido a través de las redes sociales vienen de territorio ruso” y remitían a la reunión del Consejo de Asuntos Exteriores, del lunes 13 en Bruselas, el uso negativo de las nuevas tecnologías contra los fundamentos de la democracia. Posteriormente a la reunión en la UE, en una entrevista radiofónica en la COPE al presidente del gobierno Mariano Rajoy, éste manifestó que "hubo robots lanzando noticas falsas en la red contra España en octubre. La mayoría de esos perfiles eran falsos. El 55% estaban en Rusia, el 30% en Venezuela y solo había tres verdaderos", por lo que se amplió a Venezuela como territorio desde donde provenían toda esa actividad maliciosa.

En primer lugar, a muchos de ustedes les llamará la atención que los ataques los realizasen robots, o bots en terminología ciber, es decir máquinas programadas –ordenadores- para realizar tareas automatizadas en las redes sociales haciéndose pasar por humanos, tanto se está avanzando, que incluso en la Universidad de Georgia se programó, utilizando la Inteligencia Artificial (AI), un robot-máquina para actuar como Jill Watson, profesor online, que al cabo de unos meses podía contestar autónomamente a los alumnos sin que estos supieran que interactuaban con un ordenador (cosa que aún me parece de ciencia ficción). Es tal la intervención de máquinas autónomas en Internet, que del tráfico total de la red, las conexiones automatizadas son el 56% del total frente al 44% de las conexiones que realizan las personas; además, según explicaba Cristina Claverol en el Periódico (con datos del IAB y de Incapsula de principios de año), más de la mitad de esos bots eran “malos” (el 29% del tráfico total) frente al 27% de los “buenos”, y de los malos, un 22% del tráfico total de Internet eran máquinas que se hacían pasar por personas.

Como ven auténticos ejércitos cibernéticos, que muchas veces no están en lejanos desiertos o en la tundra siberiana, puede ser que su propio ordenador, sin que usted lo sepa, interactúa maliciosamente en Internet, al haber entrado un virus en su CPU y haberlo transformado en lo que se llama un ordenador-zombi.

Y no crean que estos ciberejércitos son de antes de ayer; ya hace algo más de una década, en la primavera 2007, en Estonia se produjo tal ciberataque que se produjo un colapso generalizado de webs corporativas, como las del gobierno, de los bancos, de medios de comunicación etc., mediante el uso de botnets (redes de los antes citados robots informáticos) que mediante la generación masiva de solicitudes online y de spam (mensajes basura) saturaron todos los servidores. Las consecuencias fueron evidentes, y las sufrieron los ciudadanos estonios que no pudieron utilizar, por ejemplo, la administración electrónica gubernamental ni la banca electrónica, ni hasta los cajeros automáticos, y que ha transformando a aquella república báltica en un país líder en Ciberseguridad, gracias, entre otras cuestiones, a que en 2008 se instaló el Centro de Excelencia OTAN de Ciberdefensa Cooperativa (NATO Cooperative Cyber Defence. Centre of Excellence).

Más recientemente, y siendo un ejemplo de la revolución del 4.0 –hibridación entre el mundo real y virtual-, miles de personas en enero del año pasado se vieron afectadas durante horas a una falta de suministro eléctrico como consecuencia de un ciberataque en Ucrania (se pueden imaginar el origen). Después, en primavera y verano de este año, se han producido los ataques de los virus Wannacry y Petya, que como recordaran paralizaron miles de transacciones y empresas en la red.

Tal es la preocupación de las autoridades europeas, que este mes de octubre pasado, la Comisión Europea y la Agencia Europea para la Seguridad de la Información y Redes organizaron el mes europeo de la Ciberseguridad con “el objetivo de … aumentar la concienciación sobre las amenazas de Ciberseguridad, promover la Ciberseguridad entre los ciudadanos y las organizaciones; y proporcionar recursos para protegerse en línea, a través de la educación y el intercambio de buenas prácticas”, por ejemplo los incidentes informáticos gestionados por el CCN-CERT (equipos de respuesta informática del Centro Criptológico Nacional adscrito al CNI), eufemismo utilizado para denominar a los ciberataques relevantes, y que según el Departamento de Seguridad nacional –DNS- español alcanzaron la cifra de 21.000 en 2016.

Otra de las medidas o consecuencias de esta preocupación-ocupación ha sido la inauguración en Helsinki, el 2 de octubre pasado, de un centro para hacer frente al desafío de las amenazas híbridas (entre las que se encuentran los Ciberataques y desinformaciones), por eso se denomina Hybrid CoE, Centro Europeo de Excelencia contra las amenazas Hibridas (European Centre of Excellence for Countering Hybrid Threats), con la firma de un memorando de entendimiento entre Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Letonia, Lituania, Noruega, Polonia, España, Suecia, Reino Unido y los Estados Unidos, estando abierto a la participación de otros países de la UE y de la OTAN, así como a ambas organizaciones

Y no sólo España se ha sentido objetivo de los posibles hackers instalados en territorio ruso, también esta misma semana la primera ministra Theresa May, ha acusado a Rusia de ser el origen de actividades Ciber que interferían la vida normal de las democracias, o la ministra holandesa de Interior, Kajsa Ollongren, ponía en “el punto de mira a los servicios de inteligencia rusos”. Tal es la situación de tensión o mejor dicho de cibertensión con Rusia que el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, ha llegado a afirmar en una entrevista de El País que “la situación en el Báltico es más peligrosa en algunos aspectos que en la Guerra Fría”. Aunque por su parte los rusos no lo ven de igual forma, pues su ministro de Exteriores Serguéi Lavrov, ha rechazado las acusaciones de injerencias en Cataluña, afirmando incluso que están acostumbrados a las “acusaciones contra nuestros medios y declararles agentes extranjeros" por parte de países europeos o los USA, tachando de auténtica histeria a todos esos comentarios.

Para finalizar, y perdonen la gran extensión del artículo, pero el tema da mucho de sí, un mensaje de tranquilidad, por favor, ustedes no deben de alterar su vida normal ante tanto Cibersobresalto, sólo deben de tomar las medidas de seguridad razonables según sus intereses y necesidades, al igual que puedan tener blindada la puerta de su casa, o de tener una alarma de seguridad en su negocio, simplemente deben hacer caso a las recomendaciones de los expertos y de las empresas de Ciberseguridad, y de confiar que nuestros servidores públicos de uniformes, espías o cibernéticos sigan garantizándonos, aunque sea en las sombras, la Ciberseguridad con la que podemos disfrutar nuestras libertades.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email