X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

La última vez fue en 1944

Arde el Vesubio, pero calma: no se trata una erupción volcánica

17/07/2017 - 

VALÈNCIA. Con Italia sufriendo altas temperaturas y sequía, los incendios forestales proliferan, incluyendo las llamas que están devastando las laderas del Monte Vesubio cerca de Nápoles.

Utilizando imágenes tomadas por el satélite Copernicus Sentinel-2B el 12 de julio, la Agencia Espacial Europea ha producido una animación que combina diferentes bandas de sensores para resaltar los numerosos fuegos separados alrededor de este icónico volcán y el humo que se extiende sobre el área circundante.

Esta inmensa columna de humo llevó a algunos a creer que el Vesubio volvía a erupcionar. La última vez fue en 1944, pero es más famoso por la erupción de 79 años que destruyó Pompeya.

El humo de estos incendios representa la mayor amenaza y ha forzado varias evacuaciones esta semana. Las laderas boscosas del Vesubio forman parte del Parque Nacional del Vesuvio, que fue creado en 1995 para proteger el volcán y sus alrededores. Gran parte del bosque está ahora destruido.

El Vesubio es el único volcán activo en Europa continental. La animación también muestra otro fuego y humo cerca de Positano en la costa de Amalfi.

La misión Sentinel-2 se basa en una constelación de dos satélites idénticos: Sentinel-2A y Sentinel-2B. Cada uno lleva una cámara multiespectral de alta resolución que trabaja en 13 bandas de longitud de onda para una nueva perspectiva sobre la tierra y la vegetación. La combinación de capacidades espectrales novedosas de alta resolución, un campo de visión que cubre 290 kilómetros y frecuentes tiempos de revisión, proporciona vistas sin precedentes de la Tierra. La información de esta misión está ayudando a mejorar las prácticas agrícolas, monitorear los bosques del mundo, detectar la contaminación en lagos y aguas costeras, y contribuir a la cartografía de desastres, según la ESA.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email