X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

9 d'octubre

Día de la Comunitat, jornada de reflexión para los partidos valencianos

9/10/2016 - 

VALENCIA. Un año ha pasado del primer 9 d'Octubre que celebró el nuevo Gobierno valenciano tras dos décadas de hegemonía del PPCV. Un primer ejercicio intenso e incluso por momentos convulso no solo para el Consell, sino también para todas las formaciones políticas con representación en Les Corts. Una fecha idónea para hacer balance sobre la situación en la que se encuentran los diferentes partidos y sus grupos parlamentarios en la Comunidad Valenciana.

En el caso del PSOE, tras los últimos acontecimientos acaecidos en el partido, la formación pasa por uno de sus momentos más críticos. A día de hoy, y sin ninguna decisión en firme desde el Comité Federal del pasado sábado en el que Pedro Sánchez abandonaba el barco que capitaneó, el dilema de la formación socialista se sitúa actualmente en tener que elegir entre dos opciones, ninguna de ellas deseables: terceras elecciones o la alternativa de la abstención para que gobierne Mariano Rajoy

Inclinarse por la segunda, a juicio del president Ximo Puig y su entorno, tendría unas consecuencias negativas considerables para una formación con 137 años de historia, más aún con una militancia que simpatiza con Sánchez por su eterna defensa del "no es no". Sin embargo, las últimas reacciones apuntan a un viraje del PSOE impulsado por Andalucía dirigido hacia la abstención.

Ahondando en el caso valenciano, el jefe del Consell, Ximo Puig, ha sido uno de los dirigentes implicados en primera persona en la crisis del PSOE de los últimos días por ser uno de los 17 miembros que dimitió de la Ejecutiva para forzar la caída de Sánchez. No obstante, y a pesar de ese movimiento, Puig ha reiterado en numerosas ocasiones esta última semana que su intención es mantener la negativa a Rajoy, es decir, no es partidario de una abstención de su partido para que el candidato popular pueda mantenerse otra legislatura en La Moncloa. Una postura compartida con sus socios de gobierno valencianos, Mónica Oltra (Compromís) y Antonio Montiel (Podemos, aunque la formación morada no esté en el Consell).

Sin embargo, es una incógnita qué rumbo tomará su partido, que actualmente se encuentra dividido entre quien apuesta por terceras elecciones (los 'pedristas') y quienes consideran que ésta seria de las peores soluciones para el partido y gobernabilidad de España. Así, si fuese el sector crítico el que ganase el pulso, la estrategia que puede jugar ahora Podemos en el Consell no es trivial. 

Esta formación es una fuerza esencial para la estabilidad del Govern del Botànic. De hecho, el líder de la formación morada ya avanzaba que convocaría "de urgencia" a la dirección de su partido si los socialistas decidieran finalmente abstenerse para que Rajoy gobernase, por lo que el partido se encontraba en una posición "expectante".

Mientras, Compromís se mantiene en defender la lealtad de su alianza con el PSOE. "El Pacte del Botànic es sagrado. El Consell está blindado frente a los debates internos de los tres partidos que lo apoyan", ha reiterado en numerosas ocasiones la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra

Pero, aunque se haya insistido en que la situación interna del PSOE no afectará a las relaciones dentro del Govern del Botànic porque los partidos que sustentan el Consell "antepusieron los intereses de los valencianos a los partidistas", la oposición que ha manifestado Oltra contra un gobierno de Mariano Rajoy ha sido constante y secundada públicamente también por miembros de su formación como Mireia Mollà

Así, si finalmente el PSOE se abstuviera, la imagen del presidente de la Generalitat podría verse desgastada por no haber podido imponer su criterio del "no" a Rajoy, con lo que Compromís podría verse beneficiado y despertar mayor afección entre el electorado de izquierda.

Ante todo este panorama, el PP se sabe fuerte frente a una tercera cita en las urnas. Los populares se encuentran en una cómoda coyuntura oxigenada por la fractura de su principal oposición durante años de bipartidismo y la fragmentación de la izquierda. No obstante,  y si bien es cierto que el grupo mantiene su solidez con aproximadamente un 30% de representación en la cámara, no es insustancial que la agenda judicial puede condicionar negativamente la acción política del partido, tal como han llegado incluso a admitir miembros del PPCV como Luis Santamaría.

Pero más allá del talón de Aquiles que la formación puede tener con las informaciones que van viendo la luz del sumario de la operación 'Taula', es evidente que la oposición que ejerce en el parlamento valenciano también está condicionada por la amenaza constante de que aparezcan con una periodicidad, quien sabe si irregular, otras informaciones relacionadas con el pasado de la formación que reduzcan la remontada iniciada tras el 26J. 

De momento, el camino emprendido por la líder de los populares en la Comunitat, Isabel Bonig, se centra en un enarbolar un discurso de fácil aceptación y encaje entre el electorado de derechas distanciándose del "catalanismo" que atribuye  al actual Consell. Cabe recordar, por ejemplo, cómo acusaba a Puig de "traidor" por abrir las puertas del Palau de la Generalitat a "quien quiere romper España", en referencia a la visita de su homólogo catalán, Carles Puigdemont.

El papel de Ciudadanos

Por su parte, entre los últimos movimientos de Ciudadanos en la Comunitat Valenciana destaca el paso adelante que daba a finales de septiembre para desbloquear la negociación para el Consejo Rector de la nueva RTVV. El partido aceptaba respaldar a todos los candidatos presentados por cada uno de los grupos sin aplicar veto alguno. Un movimiento no sin suspense previo ya que, aunque no cuestionaba el perfil técnico de Enrique Soriano, sí que criticó días atrás que el PSPV hubiese escondido información y generase con ello una "gran desconfianza" entre el resto de grupos, en palabras de su portavoz, Alexis Marí.

Movimientos de sí, pero no. Una indefinición a menudo general de posiciones en un partido que, probablemente, puede haber influido en los resultados que tuvo la formación en las pasadas elecciones autonómicas de País Vasco y Galicia. Un baile entre dos aguas que obliga a que, el portavoz de la formación naranja en Les Corts, Alexis Marí, por su parte, encuentre un espacio para su partido y defina y marque mejor su proyecto político para relanzar la imagen de la formación que lidera en la Comunitat. Un partido que, a nivel estatal, según la última encuesta de intención de voto publicada en El Confidencial, sería el más perjudicado junto al PSOE por una desmovilización y desafección del electorado ante unas hipotéticas terceras elecciones.

Con todo esto, no es desdeñable conocer si la formación, llegado el momento de la verdad, apostará con determinación por medidas como la reapertura de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación –nueva RTVV-, un importante instrumento para el autogobierno de los valencianos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email