X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

empleados públicos

Así son los complementos para los funcionarios que ascienden por designación política

Los empleados públicos consolidan mejoras salariales cuando regresan a sus puestos originales

26/09/2016 - 

VALENCIA. Con el cambio de gobierno en la Generalitat hace más de un año, se auguraban ciertas variaciones en el universo de la Función Pública. No obstante, y como dice el refranero popular, las cosas de palacio van despacio. El pasado mes de julio se negoció en la mesa sectorial el nuevo decreto de Selección y Provisión que, en estos momentos, se encuentra en manos del Consell Jurídic Consultiu (CJC). A todo ello seguirá, como siguiente paso, una reforma de la Ley de Función Pública prevista para los próximos meses.

Precisamente, la consellera de Justicia y Administraciones Pública, Gabriela Bravo, impulsó en julio la creación de un comité de sabios para realizar una aproximación de cara a esa reforma. El informe de estos expertos, según informó días atrás Levante-EMV, pone en entredicho una práctica que fue muy habitual en la Administración liderada por el PP pero que PSPV y Compromís también vienen continuando: utilizar el método de libre designación -los cifran en 800 puestos- entre el alto funcionariado, por ejemplo los jefes de servicio. Unos movimientos internos que, aunque estrictamente legales, implican un aumento de retribuciones -si cumplen la estancia mínima de dos años- para el personal que es ascendido, lo que provoca una consolidación salarial en forma de complemento de destino y complemento específico. Una circunstancia que el citado comité de sabios considera debería limitarse lo máximo posible.

Así, cuando un empleado público es promocionado a un puesto por libre designación suele garantizarse, aparte del salario base y su antigüedad, un complemento de destino y otro específico más alto de lo habitual. El primero implica que cada dos años que un funcionario está en un puesto de estas características, consolida para siempre dos niveles más, con la consiguiente mejora salarial que ello supone. En cuanto al segundo, garantiza que el empleado público tiene derecho a percibir un complemento específico no inferior al 80% del que tenía asignado en el puesto del que fue cesado si lo hubiera desempeñado al menos durante dos años. 

Es decir, una vez el funcionario es destituido del cargo de libre designación al que fue ascendido, logra mantener durante toda su carrera buena parte de las mejoras salariales que ha acumulado durante ese etapa.

Por ejemplo, si un grupo A básico tiene un nivel 20 en complemento de destino y un 38 en específico y es nombrado jefe de servicio en un puesto nivel 26 en complemento de destino y un 48 de específico, al cabo de seis años si fuera cesado habría consolidado hasta un nivel 26 en destino y el 80% del nivel 48 en específico. Atendiendo a las tablas retributivas del ejercicio 2016 implicaría de por vida un aumento al mes de 261 euros en complemento de destino y 280 euros en el específico. En total, 541 euros que se transformarían en 7.574 euros al año. Una práctica esta, la de utilizar la libre designación, que durante toda la etapa del PP se vino realizando y ahora continúa, lo que ha conllevado que muchos funcionarios de primera línea que estaban nombrados por el método de discrecionalidad hayan sido resituados en puestos más bajos de la Administración con el cambio de gobierno pero manteniendo buena parte de sus mejoras retributivas.

El complemento específico, a revisión

Al margen de las recomendaciones de limitar el uso de la libre de designación, fuentes sindicales subrayan a este diario que en el nuevo decreto de Selección y Provisión que está en tramitación se ha procedido a retirar del articulado la consolidación referente al 80% del complemento específico. No obstante, todavía aparece en la disposición transitoria octava dado hasta que se acometa la reforma de la Ley de Función Pública.

En cualquier caso, la crítica que circula respecto a estos movimientos se centra en el propio espíritu del Consell, dado que tanto PSPV como Compromís apuntaban a la despolitización del funcionariado mientras que, por el momento, se está manteniendo este sistema de libre designación posiblemente con la intención de aupar a empleados públicos de la mayor confianza posible. Una circunstancia que contribuye a proseguir un sistema con una nueva generación de funcionarios que consolidarán un incremento salarial en el futuro.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email