X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el consell prevé limitar las ventajas fiscales a empresas que facturan hasta 10 millones

AVE exige a Puig que descarte cualquier castigo fiscal a la empresa familiar

5/10/2016 - 

VALENCIA. La Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) exigió este martes a Ximo Puig que el Consell abandone cualquier tentación de subir los impuestos, particularmente los que gravan los procesos de sucesión en la empresa familiar. El lobby que agrupa a las cien mayores empresas de la Comunitat, la inmensa mayoría de carácter familiar, aprovechó un encuentro privado con el jefe del Consell para fijar su frontal rechazo a cualquier medida en ese sentido ahora que la reforma fiscal prevista todavía está en fase de tramitación y hay tiempo de modular las propuestas.

La reclamación surge de los cambios previstos en el anteproyecto de la ley de acompañamiento aprobada el pasado viernes, en la que se introducen una serie de ventajas fiscales en los procesos sucesorios para las pymes con un volumen de negocios inferior a 10 millones de euros, pero se excluye a las demás.

Al situar el umbral en esa cifra la Conselleria de Hacienda, en línea con la propuesta de los expertos que realizaron la radiografía del sistema tributario valenciano, pretende garantizar que se beneficien de ventajas fiscales las empresas familiares cuya supervivencia dependa realmente de la carga fiscal que se les imponga en el momento de la transmisión del negocio.

En el informe de la Comisión de Expertos para el Estudio de la Reforma Tributaria se subraya que la ley española no limita expresamente el concepto de empresa familiar a las pequeñas y medianas empresas, pero recuerda que la normativa comunitaria y varias sentencias del Tribunal de Justicia de la UE sí recomiendan que los beneficios fiscales se limiten a las pymes "por ser las que están en peligro en el momento de su transmisión".

Ante ello, los expertos propusieron que los beneficios autonómicos para la transmisión de las empresas familiares se limitaran efectivamente a las de "reducida dimensión".

Los socios de AVE quedan fuera

El Consell ha dado respuesta a esa propuesta acotando la posibilidad de reducir el 95% en el valor de la empresa a heredar a aquellas firmas que facturan menos de 10 millones de euros. Esto es, ninguna de las que integran AVE.

¿Significa eso que estas compañías de carácter familiar pierden cualquier ventaja fiscal en la sucesión? A juicio de la Conselleria que dirige Vicent Soler -quien no asistió a la reunión con AVE-, en absoluto. Para intentar aclararlo, pocas horas después de la reunión entre Puig y los grandes empresarios, la Conselleria de Hacienda lanzó un comunicado para recordar que la limitación de los beneficios autonómicos a las firmas con un volumen de negocio inferior a 10 millones no supone "dejar de tener acceso a esos mismos beneficios establecidos en la normativa estatal con independencia del tamaño de las empresas".

El departamento que dirige Vicent Soler destaca que las empresas valencianas podrán seguir acogiéndose a la misma reducción del 95% del valor de la empresa si acuden a la normativa estatal si que suponga "merma alguna en los beneficios para el resto de las firmas de mayor tamaño".

A modo de ejemplo, explica que un único heredero de una empresa familiar -en la hipótesis de que no hubiera más bienes en la herencia- pagaría "sólo a partir de un valor superior a 2 millones de euros", toda vez que el 5% de 2 millones serían 100.000 euros que, con la reducción familiar, supondría que no habría base gravada, defiende Hacienda.

Boluda presiona

Con casi todo el trámite por delante, AVE confía en que Puig recoja el guante y el Consell module su propuesta en la ley de acompañamiento. Su presidente, Vicente Boluda, insistió este martes en el que el tributo "no agobie y no descapitalice" al empresario receptor de la empresa y "no sea de tal calibre" que haga imposible esa sucesión.

El naviero reiteró que las cargas impositivas no deben ser "de tal calibre" que hagan imposible la sucesión porque el receptor tenga que descapitalizarla para pagar un impuesto "que al final acabe hundiendo a esa empresa".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email