X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de febrero y se habla de MIGUEL POVEDA eléctricas MERCADONA medio ambiente Valencià
GRUPO PLAZA

el dirigente popular defiende su inocencia

Betoret, en la cuerda floja

El PPCV aplicará la misma regla que con los investigados en Valencia ciudad: si resulta imputado, deberá abandonar la presidencia provincial y, si persistiera su condición tras levantarse el secreto de sumario, el grupo parlamentario

11/03/2016 - 

VALENCIA. Una de las promesas -y realidades- del PP valenciano, Vicente Betoret, se enfrenta a la fecha de caducidad de su carrera política en los próximos meses. Su probable imputación en el caso Imelsa -que engloba una presunta trama de corrupción en la Diputación de Valencia- tras las acusaciones del exgerente de la empresa pública Marcos Benavent le ha dejado en la cuerda floja: pese a que el presidente provincial y diputado defendió este jueves su inocencia ante los medios de comunicación, si como todo apunta termina siendo llamado por el juez en condición de investigado -antes imputado- deberá empezar a mirar la puerta de salida al menos de su cargo en el partido.

Esta es al menos la conclusión que se extrae de la línea de actuación que ha llevado el PPCV en los últimos tiempos. Fuentes de la dirección regional consultadas por este diario, subrayaron que, por el momento, la premisa es "esperar", si bien admitieron que Betoret deberá abandonar su cargo orgánico en el partido si se produce la imputación. 

No obstante, hay matices. Al menos así lo expresó el presidente provincial en la rueda de prensa ofrecida este jueves, en la que defendió que de producirse su imputación haría "lo mejor para el partido" que "no necesariamente" debería ser la dimisión, deslizando la posibilidad de apartarse temporalmente.


En este sentido, Betoret apeló a los estatutos nacionales del PP que marcan la obligatoriedad de abandonar el puesto en el momento en que se decrete la apertura de juicio oral y diferenció sus responsabilidades orgánicas con las institucionales de diputado: "Son dos niveles absolutamente diferentes".

Así, en cuanto a su escaño en el grupo parlamentario popular, las fuentes consultadas por este diario señalaron que, igual que se ha hecho con los concejales de Valencia ciudad, se esperará a que se levante el secreto de sumario. Una situación que, en el caso Imelsa, puede prolongarse más tiempo que en el presunto blanqueo de capitales, que está previsto para el próximo lunes. Cabe recordar que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana es el que debería pronunciarse sobre Betoret por su condición de aforado. 

De producirse la imputación, las fuentes consultadas por este diario señalaron que aunque la salida de Betoret fuera considerada "temporal", el caso Imelsa puede prolongarse tanto tiempo que, de encontrarse imputado, el actual presidente provincial tendría complicado retornar al cargo. No obstante, y es lo que se apunta desde el entorno de Betoret, el TSJCV podría recoger solo la parte concreta que le afectara -y la de otros aforados si la hubiera- y decidir finalmente que no hay indicios de delito. En el mejor de los casos, esta situación podría alargarse varios meses.

Betoret, con dificultades para aglutinar en el PP la herencia del rusismo

El presidente provincial, tras una década como número dos de Alfonso Rus, se vio aupado al cargo en mayo del año pasado después de las grabaciones aparecidas en vísperas de la campaña electoral relacionadas con su predecesor y, precisamente, referentes a este caso.

La designación de Betoret fue, en líneas generales, bendecida por Génova y bien acogida por la militancia. Alcalde de Vilamarxant durante 16 años, su carácter cercano, la sintonía con alcaldes y su perfil intergeneracional, propició que su nombramiento fuera aceptado como adecuado por las bases. Más aún cuando el dirigente popular se ha desmarcado reiteradamente de la trama dado que, según el mismo aseguraba, no había ostentado ningún cargo en la Diputación de Valencia, si bien sí fue consejero de Imelsa durante tres años.

No obstante, el desenganche de la anterior etapa ha sido complicado. Si bien Betoret abordó una renovación en el equipo de la Diputación de Valencia, mantuvo como asesores a destacados dirigentes del equipo de Rus como Emilio Llopis o Juan José Medina. Una medida que no terminó de contentar a los 100% rusistas y a los que pedían regeneración. Posteriormente fueron detenidos y tuvieron que abandonar el cargo

Así, el presidente provincial ha combinado actuaciones internas valoradas por su entorno, como el tándem conformado con Bonig a la hora de diseñar una lista al Congreso sin injerencias de Génova, con otras que han suscitado cierto malestar en el seno de la formación popular, como el amago de renovar a buena parte de la Ejecutiva prescindiendo de dirigentes de la Diputación o referentes relacionados con la etapa anterior. Un debate interno que se saldó, finalmente, sin cambios en la dirección salvo la incorporación -también discutida- de Vicente Ferrer como secretario general.

Con este escenario, el panorama para Betoret es complicado. Desde la dirección regional insisten en "esperar acontecimientos", aunque admiten que si hay imputación se deberá actuar. Fuentes del PPCV descartan que se contemple una gestora como se hizo en el partido local de Valencia y señalan que, de producirse la citada investigación, dialogarán con Betoret para "encontrar la mejor solución".

 

Ver comentarios

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email