X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la lucha en el cap i casal, clave para 2019

Bonig quiere levantar el cordón sanitario de Valencia capital y bajar a la arena con Ribó

2/11/2016 - 

VALENCIA. La ciudad de Valencia contiene la llave de la Generalitat. Este es uno de los axiomas electorales que suele repetirse en los grandes partidos de la Comunitat cuando se analiza el peso específico del Cap i Casal en el momento de enfrentarse a las urnas. De hecho, esta ha sido una de las principales preocupaciones del PSPV-PSOE en los últimos años, donde ha visto cómo la pérdida de respaldo en la capital ha perjudicado notablemente sus opciones de conseguir resultados mayores, algo que sí disfrutó Compromís con su espectacular ascenso -de tres a nueve ediles- en la ciudad.

De la misma manera, la pérdida de 10 concejales (la mitad de los que ostentaban) del PP en los comicios de 2015 fue una de las razones para la catástrofe electoral de la formación popular que terminó con la entrega de la Generalitat al tándem PSPV-Compromís. Un resultado que exige una reacción que, no obstante, se ha visto limitada hasta ahora por la explosión de la Operación Taula acaecida en enero, que sigue activa en los juzgados y que ha conllevado la imputación de nueve de los diez concejales del grupo popular.

Ahora bien, la presidenta regional del PPCV, Isabel Bonig, está decidida a cambiar de táctica. Desde semanas atrás ya fue animando al presidente de la Gestora, Luis Santamaría, a que comenzara a reforzar la actividad en la dirección provisional del partido conformada tras las suspensiones cautelares de militancia derivadas de la citada Operación Taula. Ahora, Bonig ha pisado un poco más el acelerador y ha pedido una presencia más continuada de la Gestora en la labor de oposición local.

Luis Santamaría, presidente de la Gestora del PP de Valencia. EVA MÁÑEZ

De hecho, Santamaría ha celebrado ruedas de prensa casi con carácter semanal en el último mes, este viernes sin ir más lejos convocó a los medios para presentar las jornadas de puertas abiertas que tendrán lugar los próximos días 4 y 5 de noviembre en la sede regional del PPCV de Valencia y que tienen por objeto "compartir con la sociedad civil su diagnóstico sobre lo que sucede en la ciudad desde las perspectivas del área social, educativa, movimiento vecinal y económico", según anunció el propio dirigente.

Pero Bonig no quiere quedarse ahí. Fuentes populares aseguran que la líder regional ha trasladado a su entorno que hay que dejar de "esconderse" en el Cap i Casal e insta a los suyos a empezar a organizar actos públicos de calado en la ciudad, algo que no se ha producido desde el estallido de la Operación Taula. La presidenta sí ha acudido a pequeños encuentros con la militancia en las agrupaciones de distrito, pero su partido no se atreve con citas de algo más de empaque abiertas al público.

Beatriz Simón y Alfonso Novo, dos de los concejales investigados por el 'pitufeo' en la Operación Taula

Un escenario al que al PPCV le interesa voltear. El hecho de poder medirse al alcalde de Valencia, Joan Ribó, es una opción atractiva para Bonig, dados los problemas judiciales que tiene el actual grupo municipal popular, que amenazan con alargarse y que les dejan en una postura muy complicada para hacer una oposición visible y contundente.  Más aún cuando la propia Bonig les pidió tiempo atrás a que dejaran el acta y éstos se negaron.

Así, y como señala un dirigente del partido, en el PP local de Valencia "ni lo viejo acaba de irse ni lo nuevo acaba de llegar". Una situación que Bonig quiere atajar cuanto antes, por lo que le ha pedido a Santamaría que dé un paso adelante en la actividad de la Gestora. Un cambio de marcha que el dirigente trata de hacer con suavidad y evitando el enfrentamiento con los concejales investigados, donde cunde el malestar al percibir que la dirección trata de invadir lo que consideran su radio de actuación. Un malestar que no parece que vaya a afectar a los objetivos que se ha marcado Bonig, entre los que parece estar el bajar a la arena de Valencia también para buscar dar la batalla en el feudo de Ribó y obtener así una visibilidad personal y una recuperación de la marca necesarias para asaltar la Generalitat. 

 

Ver comentarios

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email