X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Bonnysa invierte 20 millones en plantas de cogeneración para doblar la producción de tomates mediante CO2

Foto: KIKE TABERNER
12/03/2018 - 

VALÈNCIA. La empresa alicantina Bonnysa, uno de los principales produtores de tomate del país, ha invertido 20 millones de euros en tres plantas de cogeneración junto a sus invernaderos gracias a las cuales ha logrado duplicar la producción en el mismo espacio por la calefacción y fertilización que proven estas instalaciones.

La compañía que preside Jorge Brotons se ha inspirado en los procesos de tecnificación de cultivos que se aplican desde hace años en países como Holanda, que tienen gran tradición de cultivo en invernaderos en condiciones muy duras. El proyecto, según explica el consejero de Bonnysa Francisco Vidal, nació hace tres años cuando se le expuso al Ministerio de Agricultura su interés por aplicar las mismas técnicas que ya se utilizaban en países del norte de Europa para optimizar la producción.

Bonnysa fue una de las empresas que el pasado jueves participaron en un debate en Forinves sobre innovación y retos para el sector agroalimentario, en la que también estuvieron representadas firmas como Anecoop, Cebollas Tara o Grupo Alimentario Citrus.

Según explicó Vidal, Bonnysa ha sido pionera en España en la instalación de plantas de cogeneración para mejorar la producción de sus cultivos. La compañía tiene dos de esas plantas en Alicante y otra en Murcia junto a invernaderos que obtienen "un beneficio productivo y de calidad", por lo que no descarta ampliarlas a otras localizaciones.

Ese beneficio es triple. Por un lado, motores de gas que mueven las turbinas generan un calor que se utiliza para calentar los invernaderos. Mientras, el dióxido de carbono que emiten con la combustión del gas se introduce en un circuito de catalizadores para limpiarlo de partículas e introducirlo dentro del invernadero para usarlo como fertilizante de las plantas porque acelera la fotosíntesis. Según Vidal, esta técnica incrementa la producción hasta duplicarla y mejora la calidad del producto.

Además, aunque no sea su finalidad principal, la empresa vende al sistema la energía que generan las turbinas para obtener unos ingresos que le sirven para recuperar la inversión.

La compañía cuenta con viveros en Alicante, Tenerife, Murcia o Almería, (zonas idóneas por su climatología para el crecimiento de la planta), contamos con centros de selección y envasado en las localidades de Mutxamel (Alicante) y Granadilla de Abona (Tenerife) que nos permiten dar un abastecimiento continuo a lo largo de todo el año.

Su actividad principal hasta 2013 fue la producción de tomates en exclusiva para Mercadona. Tras desvincularse como interproveedor de la cadena de supermercados, la firma acusó una caída de las ventas que impactó en sus resultados y le obligó a realizar sucesivos ajustes de empleo. De vender el 80% de su producción a un único cliente, Bonnysa reorientó su actividad para colocar el mismo porcentaje de producto en el mercado exterior.

En los dos años siguientes, el volumen de negocio se desplomó un 40% hasta los 75,7 millones a 30 de junio de 2015, último dato disponible. Las pérdidas ese ejercicio superaron los 2,4 millones de euros. acumuladas por encima de los 2 millones de euros.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email