X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de enero y se habla de CASO GÜRTEL elena cebrián verds-equo JULIÀ ALVARO
GRUPO PLAZA

CRÍTICA DE CINE

'Chasse Royale': el realismo mágico de la adolescencia

21/11/2017 - 

VALÈNCIA. La adolescencia es ese espacio mágico que se inicia en algún momento indeterminado de la infancia y se esfuma con el paso de los años. Con la potestad de un imperio y la fragilidad de sus fronteras, durante un periodo abstracto supone la exploración de un sinfín de nuevas realidades: la identidad, el cuerpo, las relaciones con los demás, la sexualidad, el tiempo, los sueños, los límites, la responsabilidad, el escepticismo, el sarcasmo, la decepción. Por todo ese universo de impactos y pequeñas variaciones es imposible que se haya repetido una adolescencia igual a otra, porque cada situación, cada contexto, cada decisión ante el nuevo mundo es arbitraria y única.

Por todo eso, también, es imposible que un adulto capture lo que se respira en ese imperio inabarcable e irrepetible. Puede bordearlo y aplicar sus propias experiencias e incluso convencer a otros adultos de que aquello que sucede en su narrativa se parece a la adolescencia de alguien. Los 400 golpes (François Truffaut, 1959), El club de los cinco (John Hugues, 1985) Cuenta conmigo (Rob Reiner, 1986), El club de los poetas muertos (Peter Weir, 1989) Bienvenidos a la casa de muñecas (Todd Solondz, 1995) Kids (Larry Klark, 1995) Barrio (Fernando León de Aranoa, 1998), Las vírgenes suicidas (Sofia Coppola, 1999), Donnie Darko (Richard Kelly, 2001), Elephant (Gus Van Sant, 2003) 7 Vírgenes (Alberto Rodríguez, 2005) o Déjame entrar (Tomas Alfredson, 2008) son solo algunos ejemplos de buen cine y, a la vez, un fútil intento frente a Chasse Royale (Lise Akoka y Romane Gueret, 2016).

La cinta que se proyecta estos días en el festival internacional de mediometrajes La Cabina se proyectó a la inversa. Akoka y Gueret estaban realizando un casting en barrios desfavorecidos de Francia. Buscaban a adolescentes sin experiencia previa. El proyecto de largometraje para el que trabajaban dio al traste, pero ellas decidieron que dos de los chicos que habían encontrado en aquella búsqueda eran un diamante ante la cámara por muy distintos motivos. Angélique Gernez y Eddhy Dupont son los protagonistas de esta cinta mágica, que extrae de ellos lo que las cineastas francesas pudieron comprobar en su proceso de casting: de ella, una actitud resistente, fuerte, especialmente malhablada y agresiva; de él, sensibilidad, atención, emotividad y expresión.

Chasse Royale es una cinta con metalenguaje cinematográfico. Akoka, actualmente, está especializada en castings de niños y adolescentes para el cine francés, lo que ayuda a entender más este film único. Aunque la suma del uso de la música y la dinámica del montaje (casi un videoclip) o de la fotografía la sitúan entre las candidatas de la Sección Oficial, el alma del film se encuentra en la interpretación de estos dos personajes. Con grandes dosis de improvisación y una cámara que les acompaña en cada pequeño matiz de sus rostros, Akoka y Gueret dejan que un pequeño suceso sirva para completar la historia: Gernez realiza una audición en su instituto para formar parte de una película y es seleccionada. La mayor de muchos hermanos, entre sus amigas y en casa, vivirá desde su coraza infranqueable todo cuanto puede suponer el sueño de abandonar una vida de problemas y escasez.

La historia alcanza un extraordinario grado de pureza, surgida en el sentido inverso al proceso natural de producción: de los personajes al drama. Más realista que naturalista y más accesible que experimental, Chasse Royale nos aproxima a la adolescencia a través de las palabras, las miradas y el lenguaje corporal de dos interpretaciones poderosas y una dirección impecable.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email