X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de agosto y se habla de à punt CVMC FUNDACIÓN HORTENSIA HERRERO TAPINERIA
GRUPO PLAZA

tribuna de opinión

Cuando solo existen bancos centrales

Fueron ellos los que asumieron toda la responsabilidad de recuperar el crecimiento y la confianza, mientras gobiernos y empresas se escondieron detrás de ellos, quedando a merced de sus decisiones

19/10/2015 - 

MADRID. Esta última crisis financiera está erigiendo a los bancos centrales como los grandes protagonistas. Fueron ellos los que asumieron toda la responsabilidad de recuperar el crecimiento y la confianza, mientras los gobiernos y empresas se escondieron detrás de ellos, quedando a merced de sus decisiones.

En el peor momento de la crisis financiera, tras la caída de Lehman Brothers, fue la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) quien tomó el control de la situación. Primero con el rescate a General Motors y AIG, luego con la recapitalización de la banca y, por último, con el primer programa de relajación monetaria conocido como QE1 (Quantitative Easing).

Rozando el pleno empleo

Seis años más tarde, y tras tres programas de estímulos, la FED ha logrado recuperar el crecimiento por encima del 3% y dinamizar la economía de tal manera que el desempleo se situé en el 5,1%, lo que supone estar muy cerca del pleno empleo. El único pero en toda esta gestión es que no ha logrado repuntar la inflación hasta su objetivo del 2%.

El principal factor que está penalizando la subida de la inflación es la reciente caída de los precios de las materias primas, en especial los relacionados con la energía. También la bajada del empleo no ha sido acompañada de una mejora cualitativa del mismo, por lo que el poder adquisitivo de los trabajadores no ha aumentado, penalizando así al consumo.

Pero lo que habría que preguntarse es si toda la responsabilidad debería caer sobre los bancos centrales, ya que es verdad que son ellos los responsables de marcar los tipos de interés y mantener la estabilidad de los precios. Pero ¿es sano que los mercados de bonos, renta variable, materias primas, divisas, los gobiernos y las empresas estén más pendientes de sus decisiones que de su propia gestión?

Esto no sólo pasa en Estados Unidos, Japón está llevando a cabo la mayor inyección de estímulos de la historia. El nivel de endeudamiento sobre el PIB ya supera el 260% y ni con estas medidas están logrando recuperar el crecimiento de forma estable. Gran Bretaña siguió los pasos de Estados Unidos y todavía no ha dejado de inyectar estímulo. Quiere seguir la estela de la Reserva Federal y esperar primero a ver cómo afectará la primera subida de tipos de interés en Estados Unidos.

Europa, a otra velocidad

Europa va a otra velocidad y cuando el resto de potencias lleva más de cinco años estimulando a su economía -o finalizando éstos-, el BCE los ha implantado este mismo año. La no unión fiscal, la  diferencia económica y legislativa de los miembros europeos habían dificultado esta decisión por parte de la institución presidida por Mario Draghi.

No sabemos todavía qué efectos tendrán estas actuaciones en el futuro, ya que todas estas inyecciones de dinero han dinamizado la economía a costa de aumentar de forma notable el endeudamiento de los países. Por lo que en caso de una crisis futura o una ralentización, ¿qué medidas podrán adoptar los bancos centrales si ya lo han intentado todo?

Los economistas coinciden que los futuros crecimientos de los países no podrán ser tan elevados como lo eran antes, por lo que amortizar deuda será cada vez más complicado. A pesar que durante los próximos tres o cinco años nos acompañe un ciclo expansivo, da la sensación que durante esta crisis hemos deteriorado los cimientos económicos sobre los que nos situamos. De tal forma que estemos peor preparados para una futura crisis.

En los próximos años se discutirá si las medidas poco ortodoxas de los bancos centrales fueron buenas, si los gobiernos debieron aceptar una mayor responsabilidad, por qué no se aprovechó para regular los distintos productos financieros que nos llevaron a esta situación, o si los niveles de endeudamiento tienen algún tipos de sostenibilidad.

___________________________________

Jorge López es analista de XTB

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email