X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 24 de septiembre y se habla de demium startups diputaciones LA RUTA DEL BAKALAO MESTALLA atitlán
GRUPO PLAZA

15 de septiembre

David el Gnomo, Galdós y Robocop: Los Ganglios traen a València su universo postmoderno

14/09/2018 - 

VALÈNCIA.  “Si algo te hace gracia pones LOL”. ¿Nunca te han enviado un fragmento de la canción de Los Ganglios en la que resuena esta secuencia? Entonces probablemente estés haciendo algo mal en la vida. De hecho, deberías abandonar un momento nuestra página, buscar la canción en Youtube y, ya con los deberes hechos, regresar a este mismo párrafo. Te esperamos…¿Ya? De acuerdo. El inclasificable grupo extremeño afincado en Barcelona -y compuesto por Xoxé Tétano, Rafael Filete, Leli Loro y Mariana Scaravilli- llega este sábado, 15 de septiembre, al Loco Club para desplegar los sonidos de su particularísimo universo postmoderno. Un repertorio en el que chapotean los grandes éxitos de Internet: si se ha hecho viral, aparece en sus letras; si aparece en sus letras, tiene todas las papeletas para hacerse viral. 

Teniendo en cuenta el torrente de vínculos temáticos y estéticos que esta banda mantiene con la cultura 2.0 (para comprobarlo, solamente hay que echar un vistazo a los cuidadísimos vídeos y fotomontajes que ejecutan) cuesta imaginar cómo serían Los Ganglios si un proyecto militar de Estados Unidos no hubiera decidido poner en marcha hace décadas la red de redes. Como explica Filete, guitarrista del grupo, si no existiera Internet “todo sería diferente, no solo Los Ganglios, y en ese mundo hipotético también habría cosas infinitas a las que cantarle”. “Supongo que hace 500 años Los Ganglios estaríamos con una flauta y un tambor en una plaza, y creo que seríamos en esencia los mismos”, remata.

En su catálogo, cuatro discos publicados: Cataclismo electoral (2011), La guapa y los ninjas (2012), Lubricante (2014) y Segunda Escucha (2016). A lo largo de los temas que componen estos álbumes, los elementos puramente costumbristas se entremezclan sin ambages con guiños tecnológicos o futuristas, una fusión que según Tétano “no es intencionada”. “Son las cosas que nos rodean y nos intrigan, el pasado, el presente y el futuro. Que por cierto estos dos últimos están ya fusionados, ¡estamos en 2018!”, indica el vocalista y teclista de la banda. Entre las causas de esta propensión al mestizaje, una anécdota infantil “ tragamos mucha ciencia ficción de videoclub durante nuestra infancia en Badajoz, supongo que eso tiene que ver”, confiesa.

Alejandro Sanz, Babieca, David el Gnomo o Galdós son algunas de las figuras que integran  su cosmos sonoro. Un fondo de armario con básicos intertextuales para cada ocasión. Ante una variedad tan amplia de influencias, parece inevitable plantearse cómo se desarrolla el proceso creativo de Los Ganglios: “Siempre estamos alerta y buscando un tema sugerente en una conversación que escuchas en el metro, un sueño, una idea o canturreo distraído mientras friegas los platos…”, señala Tétano, quien considera que las ideas “están por todas partes”. “Cuando algo nos gusta lo apuntamos para no olvidarlo, y luego tiramos de libreta cuando nos encontramos en el local componiendo”. “De todas formas tampoco me parecen cosas tan dispares: Fortunata y Jacinta y David el Gnomo son series RTVE”, incide.



Cumbia, punk, rock, techno…No hay sonido que se le atragante a los de Badajoz  ni ritmo del que renieguen: "Nos gustan todos los sonidos y estilos musicales (incluso el new age). Hasta con Los 40 Principales puedes aprender algo y echar unas risas", sostiene Filete. Sí que mantienen ciertas reticencias respecto a los temas que prefieren no incluir en sus composiciones, de hecho confiesan que evitan “hablar de políticos en activo. No nos gusta alimentar el teatrillo vacuo de la política-entretenimiento, ni contribuir a dar relevancia a los títeres, los vemos como parapetos que nos ponen a la gente para que embistamos contra ellos en lugar embestir contra el origen del mal capitalista”. El humor, entendido desde los acantilados de la ironía y la acidez, juega un papel fundamental e inevitable en las canciones de Los Ganglios: "Somos así, creo que sin remedio. En nuestro último disco intentamos ponernos más serios y fue peor. Cuando nos dimos cuenta estábamos cantándole a los virus de la gripe y a los 12 volúmenes de la enciclopedia Espasa-Calpe", recalca Filete.

Con el Porc como bandera

Ante la necesidad de definirse bajo algún término, y sin encontrar ninguno que acabara de encajar del todo en su filosofía existencial, finalmente Los Ganglios optaron por inventarse su propio género: lo suyo es el Porc. "No somos homogéneos cuando hacemos música, todo es muy dispar, y Porc es una denominación a medida en la que cabe todo lo que hacemos. Además, es una palabra muy sonora. También nos gusta combinarla oportunamente con otras palabras para crear subgéneros 'gangliales': Post-Porc, Porc Steady, Porc romántico… ", sostiene Filete.


Según explican ellos mismos, aspiran a que el público saque sus propias conclusiones al acercarse a las canciones que componen. "Nos gusta sugerir imágenes usando conceptos concretos. Nos parece que hay compositores que menosprecian la inteligencia del público, dan por supuesto que quienes les van a escuchar carecen de fineza perceptiva, y eso les lleva a componer con brocha gorda, diciendo cuatro simplezas masticadas, sin dejar espacio a posibles malentendidos o dobles lecturas, o sencillamente a la maravillosa posibilidad de que no se entienda nada de nada. Y eso para nosotros es lo mejor, los malentendidos y las dobles lecturas, jugar a la confusión y darlo todo, sin auto censurarse en favor de la legibilidad. Y escribir sin pensar en contentar a un público general, por experiencia hemos comprobado que si hacemos eso fracasamos. Por eso nos esforzamos en componer principalmente para nosotros mismos, y que luego le guste a quien conecte con lo nuestro", señala Tétano. En alguna ocasión, los Ganglios han comentado que ciertos fans manifiestan una especie de ‘sentimiento de culpa’ al escucharles. ¿Nos encontramos ante un guilty pleasure? Como apunta Filete, "Hay gente que nos escucha y lo oculta o tiene la necesidad de justificarse o pintarlo de grotesco: 'Escuchando a Los Ganglios, qué estoy haciendo con mi vida'. Otros nos escuchan con orgullo y sin pudor. Nosotros los amamos a todos, todos son hijos del señor". 

Sabemos qué componen Los Ganglios, pero ¿qué escuchan cuando nadie les ve? "Casi todo lo que oímos por placer es música en castellano. Desde coplas de Miguel de Molina a Eskorbuto. Esta semana estamos escuchando mucho a Charol, ¡Sin dinero!", indica Tétano. Cuando se ponen la gorra de músicos profesionales la cosa cambia: "A veces también escuchamos a artistas internacionales para investigar estilos y formas de hacer, por ejemplo, un poquito de Snoop Dog si vamos a hacer un rap; hardcore y frenchcore si nos apetece techno; Bad Brains o Minor Threat para hacer punk…". Y es que, a la hora de buscar inspiración rítmica para diseccionar a la sociedad contemporánea, Los Ganglios no entienden de límites sonoros. Si algo te hace gracia... ya sabes lo que tienes que poner.



Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email