X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de mayo y se habla de Goerlich CVMC caso valmor OLIVA
GRUPO PLAZA

AL OTRO LADO DE LA COLINA / OPINIÓN

¿De nuevo tambores de guerra en el Este?

Tras contener la respiración por la elecciones holandesas parece que a la vieja Europa los acontecimientos, ahora en Ucrania, no le conceden un momento de respiro

18/03/2017 - 

Esta semana ha sido muy intensa para la UE. Las tensiones de Alemania con Turquía (comentadas en el artículo anterior) se trasladaban a Holanda con recíprocas expulsiones, denegaciones de entrada y exhortos a no regresar a diferentes autoridades diplomáticas y gubernamentales. Y precisamente en este país de los tulipanes este miércoles 15 de marzo ha celebrado unas elecciones generales donde el auge y posible victoria de Geert Wilders era temido por la burocracia de Bruselas dada la amenaza de su Nexit, aunque finalmente la sangre no llegó al río y Mark Rutte le ganó el pulso siendo su partido el más votado (yo creo que gracias en parte a su firme posición frente a los otomanos y a pesar de las filtraciones de Wikileaks).

Precisamente este mismo día 15 se ha producido un hecho grave en la última escalada de violencia en la castigada región del Donbáss, como es el cierre de mercancías por parte del gobierno de Kiev hacia las zonas en litigio de las autoproclamadas Repúblicas Populares del Donetsk y Lugansk.

Este hecho está unido a una concatenación de sucesos que voy a comentarles, dentro de las inestabilidades que amenazan a Ucrania desde hace tiempo, y ha provocado una escalada de tensión y violencia en sus fronteras en las últimas semanas, que me temo seguirá incrementándose.

En primer lugar al final del 2016, y alejado del foco de la guerra híbrida del Este del país, justamente en sus límites occidentales, en una posible tenaza estratégica de Rusia (propia de la nomenklatura y de Vladimir Putin), Kiev ha visto cómo sus vecinos eslavos occidentales han optado por elegir candidatos prorusos; como el nuevo presidente moldavo Igor Dodón (juró su cargo el 23 de diciembre), que incluso ha puesto en duda los beneficios del tratado de Asociación y Libre comercio del 2014 con la UE al hacerle perder el mercado ruso; o el nuevo (también elegido en diciembre) presidente Vadim Nikolaevich Krasnoselskyde de Transnistria (estado no reconocido entre Moldavia y Ucrania y donde hay acantonadas tropas rusas) cuyo principal apoyo, el primer presidente del Transnistria Igor Smirnov, considera que jurídicamente aún están todavía en la Unión Soviética.

Por otra parte también de fronteras para dentro, en Ucrania en su parte occidental han aparecido movimientos separatistas alentados por las minorías húngaras y polacas (que a diferencia de Kiev, son cristianos de rito católico). En concreto existen movimientos separatistas/autonomistas en Transcarpathia, Rutenia y Galitzia.

Así el 16 de octubre de 2016 el presidente regional de Transcarpathia (en la frontera con Hungria), Mijail Rivis, exigió al presidente ucraniano Petró Poroshenko, incrementar las inversiones en la región bajo la amenaza de independizarse (les suena de algo verdad), el 2 de diciembre se produjo una cumbre entre activistas húngaros y diputados locales en su capital Uzhgorod (Ungvár en húngaro) reclamando un estatuto especial. Y así al inicio de febrero se abrió un nuevo centro de la comunidad húngara en Transcarpathia con fondos de la republica húngara, donde justamente antes habían sido detenidos por parte del Servicio de Seguridad de Ucrania (Sluzhba Bezpeky Ukrayiny SBU) propagandistas antiucranianos y pro rusos.

Por otra parte el 25 de diciembre en Lviv, capital de Galitzia, la comunidad polaca también reafirmó sus derechos exigiendo la autonomía económica de Kiev, pues como manifestó su líder Sergey Lukyanenko existe un atraso de 50 años respecto a Polonia. Como pueden ver las fronteras occidentales de Ucrania se están tensionando y como rebote o daño colateral meten presión a sus problemas separatistas del Este, que como ahora les expongo están en plena escalada.

Parte de las noticias que les transcribo, se les tiene que aplicar el filtro del escepticismo pues siempre hay propaganda de alguna de las dos partes del conflicto. En enero, Ucrania demandó a Rusia ante el Tribunal Internacional de Justicia de la ONU, por financiación del terrorismo y persecución cultural a los tártaros de Crimea (además de la propia ocupación ilegal). El 29 de enero se inician combates en una localidad del norte de Donetsk, Avdeevka, territorio controlado por Ucrania, según Kiev por culpa de los separatistas. En marzo Kiev realiza ataques contra diferentes localidades de Lugansk (según los independentistas), también la propaganda separatista afirma que algunos bancos europeos están empezando a aceptar los pasaportes del Donetsk y Lugansk. En la segunda semana de marzo se produce el corte del suministro de agua de Kiev a diferentes areas Lugansk, este lunes 13 extremistas ucranianos bloquean con hormigón los accesos a la sede en Kiev del banco Sberbank, el mayor de Rusia, y este miércoles 15 como les he adelantado se han cerrado las comunicaciones de mercancías entre Ucrania y los territorios separatistas. Como verán estamos en plena escalada.

Para finalizar, y por introducir la derivada hispana, no sé si se acordarán que el 23 de diciembre de 2015 se produjo un ciberataque a la red eléctrica ucraniana que dejó sin suministro a más de 200.000 personas, y que en los dos últimos meses del 2016 las instituciones oficiales de Ucrania han sufrido 6.500 ciberataques, evidenciando así una fragilidad en sus infraestructuras críticas y la necesidad de potenciar su seguridad en el quinto espacio, el virtual. Pues este 20 de diciembre pasado, según manifestó en sede parlamentaria la Ministra de Defensa, hemos sabido que España prepara una misión de adiestramiento en materia de ciberdefensa, en lo que podría representar la primera misión internacional de training del Mando Conjunto de Ciberdefensa, y así intentar ayudar a llevar sosiego a las fronteras digitales del Este europeo que falta les hace. Suerte para todos.

Noticias relacionadas

Al otro lado de la colina

¡Que vienen los rusos!

Esto no es la película de hace 50 años con la que nos reíamos a costa de la Guerra Fría, sino la historia de cómo el Cuartel General de la OTAN en València vuelve a ser un elemento esencial de la defensa de Occidente

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email