X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

El acuerdo comercial EEUU-México, nueva zancadilla para Ford Almussafes

29/08/2018 - 

VALÈNCIA. A Ford Almussafes últimamente solo le llegan malas noticias de Norteamérica. La última es el acuerdo comercial que negocian EEUU y México, en el que el negocio de la producción de vehículos -uno de los temas económicos calientes entre ambos países por la deslocalización de factorías hacia la nación azteca- experimentará un cambio con importantes efectos para las factorías del resto del mundo. Esta semana los presidentes de ambas naciones, Donald Trump y Enrique Peña Nieto, anunciaban "un principio de acuerdo preliminar" tras mantener una conferencia telefónica.

El acuerdo comercial todavía vigente entre los dos territorios contempla que el 62,5% del "contenido automotriz" se fabrique, necesariamente, en territorio de México o Estados Unidos, y la previsión es que dicha tasa se eleve al 75% en el nuevo acuerdo. Es decir: de rubricarse este pacto, la producción extranjera en el sector de la automoción pasaría del actual máximo del 37,5% a tan solo el 25%, circunstancia que estrecharía el mercado de factorías extranjeras como Ford Almussafes.

El principal beneficiario de este cambio sería México, si bien EEUU contempla otra cláusula para evitar que la nación arrastre la producción hacia sus fronteras con el atractivo de los menores costes de producción con los que cuenta. En este sentido, la previsión es que el acuerdo también exija al país presidido por Peña Nieto que el equivalente al 40% del coste de los coches sean producidos por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora.

De confirmarse, el acuerdo comercial sería una nueva zancadilla para la factoría valenciana, que sigue con atención los detalles que se plasmen finalmente en este pacto bilateral. Cabe recordar además que a esta circunstancia se suma el arancel directo del 25% con el que Trump amenaza gravar a todos los vehículos provenientes de Europa.

488 millones en juego

El negocio que está en juego es muy significativo para Ford Almussafes. La factoría valenciana sería una de las más afectadas de toda Europa, dado el volumen de vehículos que envía a la nación americana, con las furgonetas Transit a la cabeza -el modelo que, más allá de de la venta a empresas y particulares, utiliza Nueva York para su flota de taxis-.

En cifras, según un informe sobre la automoción del Instituto Valenciano para la Competitividad Empresarial (Ivace), las exportaciones valencianas a EEUU relacionadas con el sector -de las que el grueso son los vehículos de Ford Almussafes-, fueron de 488 millones de euros en 2017.

Por países, Estados Unidos fue en 2017 el quinto mercado exterior de la automoción valenciana, por detrás de Alemania (1.706 millones de euros), Reino Unido (1.447), Italia (857) y Francia (605 millones).

Cabe recordar además que la inestabilidad en EEUU se suma a un delicado proceso de ajuste que prepara la marca del óvalo en Europa para corregir sus malos resultados en el viejo continente. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email