X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

TRIBUNA DE OPINIÓN

El apoyo de los bancos centrales

El experto tiene claro que los bancos centrales siguen respaldando la tendencia alcista actual, no exenta de una elevada volatilidad, tras la subida de tipos en Estados Unidos

21/12/2015 - 

MADRID. La Reserva Federal (FED) subió tipos por primera vez desde 2006 la semana pasada tras elevar las tasas de interés desde casi cero en 25 puntos básicos. Lo hizo en una demostración de que la economía norteamericana es lo suficientemente fuerte como para no apoyarse en una política monetaria flexible. Al menos eso intentó hacer ver con su decisión y discurso.

Cabe recordar que los tipos de interés no se habían modificado desde 2008 y han sido necesarios tres programas de estímulo para reactivar el ciclo económico. Por lo que ahora los tipos de interés en Estados Unidos se encuentran entre 0,25% y 0,5% e irán modificándolos en función a las variables macroeconómicas.

Como también lo harán según marche la economía, cosa que ya es conocida por todos y que la institución presidida por Janet Yellen no se cansa de recalcar. Los distintos miembros del FOMC afirmaron que la política monetaria continúa siendo acomodaticia.

Las previsiones de los distintos miembros con derecho a voto anticipan un alza hasta el 1,37% a finales de 2016, al 2,37% a finales de 2017 y hasta un 3,25% en los próximos tres años. La próxima subida quedará condicionada a cómo evolucione la inflación, que debe acercarse a su objetivo del 2% y como el mercado laboral, que actualmente se sitúa en el 4,9%, se va aproximando también al pleno empleo.

Las estimaciones de inflación  bajaban una décima hasta el 1,6% -como también apuntan a medio plazo con el desempleo- aunque era positivo el dato de pleno empleo que no se modificó, lo que proporciona una mayor solidez a la decisión tomada.

La reacción del mercado fue la que esperábamos tras la subida de tipos y el mensaje dovish del progresivo repunte en el futuro. También los principales índices mundiales se apuntaron subidas superiores al 1%, decisión que provocó una clara apreciación del dólar frente a todos sus pares. La previsión es que este movimiento ayude a recuperar niveles y podamos cerrar el año -cuanto menos- en niveles cercanos a como empezamos este mes, ya que las proyecciones de niveles de máximos anuales quedan muy lejos en términos anuales, quedando escasas jornadas de cotización.

La atención tendríamos que centrarla ahora en cuándo se producirá la siguiente subida. El lenguaje en este caso fue un poco ambiguo, ya que no dio pistas exactamente de la estimación cierta del posible repunte de tipos.

La macroeconomía va peor de lo que estimaba la FED y eso provoca algo de incertidumbre en el mercado, dado que el fantasma de la recesión también se está haciendo cada vez más popular en el mercado. Pero por el momento no con unas miras de corto plazo, ya que los datos no son del todo negativos pero no van en una dirección tan positiva como se estimaba por el mercado.

Equilibrando la balanza nos quedamos con una visión positiva del mercado porque los bancos centrales siguen respaldando la tendencia alcista aunque con una elevada volatilidad.

____________________________________

Jorge López es analista de XTB

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email