X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Recaudará por ibi 222 millones

El Ayuntamiento le reclama al Valencia C. F. 485.000 euros por intereses de demora

8/11/2017 - 

VALÈNCIA. València vs Valencia. El Ayuntamiento tiene previsto cobrarle al club de Mestalla 485.514 euros por intereses de demora. Así consta en el avance de presupuestos del consistorio para 2018 que aprobó este miércoles la Junta de Gobierno. La cifra, incluida en el presupuesto final, supone que el club de Mestalla aporte una quinta parte de los ingresos que se han previsto por este concepto. En la actualidad el Valencia C. F. mantiene una deuda de 16,81 millones de euros con el Ayuntamiento en concepto de la permuta por los terrenos donde está ubicada la inacabada obra del Nou Mestalla que el club piensa retomar.

Si bien tanto el alcalde, Joan Ribó, como el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, insistieron durante la presentación de los presupuestos que no se había incrementado la presión fiscal, la realidad es que la mayor eficacia a la hora de recaudarlos ha supuesto un incremento en estas partidas bastante considerable. Un buen ejemplo de ello se puede ver en la partida dedicada a los ingresos por el Impuesto de Bienes Inmuebles. En 2015 la recaudación por este concepto fue de 205 millones de euros; para 2018 la recaudación prevista es de 222,5 millones de euros.

Con un añadido, el número de recibos que se prevén expedir es menor. En concreto en 2015 se remitieron 673.881 recibos, mientras que para 2018 se han consignado 665.779. La media a pagar lógicamente ha subido, casi un 10%, y se ha pasado de pagar 304,95 euros a que en 2018 cada recibo tenga un coste medio de 334,19 euros; casi 30 euros más.

Un presupuesto con ingresos muy ‘prudentes’

Insistieron y mucho tanto el alcalde Ribó como el concejal Vilar que los presupuestos de València, que se presentaron el lunes al Consejo Social y que fueron aprobados por la Junta de Gobierno, observan unos ingresos muy prudentes. “No hemos querido hinchar cifras de ingresos porque luego supondría déficit”, dijo. Y la reducción de la deuda es precisamente uno de los ejemplos que exhiben desde el Govern de la Nau para presumir de buena gestión.

El capítulo de ingresos por impuestos directos establece una cantidad total de 338,5 millones, de los cuales 222,5 son los ya mentados por el IBI. Junto a estos, 18,1 millones que se reciben por parte del Estado de la parte proporcional del impuesto sobre la renta de las personas físicas, o los 36,5 millones que se recaudan por el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica o los 22,8 millones que se obtienen del impuesto sobre actividades económicas. Igualmente se han previsto 26,3 millones de euros en ingresos en impuestos indirectos.

Mucho más modestos son los ingresos que se prevén por las tasas de licencias urbanísticas, apenas 3,2 millones de euros, o los 3,3 que se espera recaudar por la grúa. Asimismo se ha calculado que se obtendrán 7,5 millones de euros por la ORA y más de nueve millones de euros en multas, 2,5 millones más que en 2017, gracias al nuevo sistema de cobro que permite embargar a los morosos que tienen su cuenta corriente fuera de la ciudad.

Impuestos mediáticos, mucho ruido…

Resulta también llamativa la modestia de las previsiones que se manejan para algunos de los impuestos más mediáticos como la tasa de cajeros automáticos o la nueva tasa por ocupación de suelo para canalizaciones de las grandes empresas. En el caso de la tasa para cajeros apenas suponen 144.000 euros para las arcas públicas, tan sólo 2.500 euros más que en 2017. Por su parte, la tasa del suelo para canalizaciones apenas son 200.000 euros, muy lejos del millón de euros del que se habló en su momento.

Bastante más ingresos suponen las más de 3.000 terrazas de hostelería de la ciudad, que se ha consignado que reportarán al erario 2,5 millones de euros. Por su parte, la tasa por el estacionamiento de vehículos (vados) se espera que suponga unos ingresos de 7,5 millones mientras que la tasa por entrada de vehículos reportará a las cuentas públicas 5,1 millones.

De los 811 millones que tiene previsto ingresar el Ayuntamiento, 304,7 millones procederán de transferencias de la administración general del Estado. El consistorio espera recibir en 2018 menos del Estado que en 2017, una cuestión sobre la que Ribó no quiso hacer sangre y aseguró que estaba contabilizado así por prudencia. Al respecto, Vilar aseguró que “con normalidad” esta cantidad será mayor que los 304,7 millones previstos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email