X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

CRÍTICA A LA GESTIÓN MEDIOAMBIENTAL 

El bombero que fue a apagar el monte y prendió las redes sociales

30/06/2017 - 

VALÈNCIA. Al campo no se le pueden poner puertas, pero sí obstáculos. Al menos, es la opinión de Manolo Mallol, uno de los bomberos forestales que participan en la extinción del fuego de Gátova, que aún continúa activo y se acerca a las 1.000 hectáreas afectadas. Este jueves, Manolo decidió subir un vídeo a sus redes sociales que se hizo viral al criticar con contundencia el abandono de los trabajos para mantener limpios los entornos rurales. 

En un inicio verano en el que donde más fresquito se está es en un asador de pollos o viendo Lawrence de Arabia, el bombero, con casi 20 años de servicio y vecino de l'Alcora, quiso compartir con sus contactos la (mala) situación del monte valenciano. La pretensión de convertir el salto de mata seca en disciplina olímpica y la claridad de su mensaje hicieron que el vídeo se convirtiese en un éxito. Manolo fue a apagar un fuego y se incendiaron las redes.

"Los gobiernos proteccionistas del monte que vengan aquí a pasar por estas zarzas, por estas carrascas, para llegar al foco del incendio. Y cuando el incendio se coge, que te ayuden a salir de dentro. No te jode...", bramó, en mitad del monte y bajo un sol que era una piedra ardiente.

"El vídeo lo grabé en un momento de mucha frustración. Estábamos bajando un barranco, intentando cortar el avance del fuego, pero las descargas que hicimos no fueron efectivas. El fuego nos ganaba y tuvimos que retirnarnos", explica Mallol a Valencia Plaza en un momento de descanso mientras las brigadas tratan de impedir que el fuego llegue a Soneja.

Manolo fue concejal por el PP en su pueblo y conoce los montes como el pasillo de su casa. Ha sido promotor de pruebas deportivas, como la Gigante de Piedra, una de las más duras de España en la categoría de ciclismo BTT (Bicicleta Todo Terreno), donde los deportistas ponen a prueba su fuerza y su resistencia por las pistas y sendas de la provincia de Castellón. 

Mallol es consciente de que una parte de quienes escucharon sus declaraciones han convertido sus palabras en un basural contra las políticas medioambientales del actual Consell, aunque asegura que lo suyo es una crítica a la situación, no a los gobiernos. 

Incluso la vicepresidenta Mónica Oltra se ha preguntado, en la rueda de prensa posterior al Pleno del Consell, qué hace un bombero "grabando un vídeo mientras sus compañeros se dejan la piel para extinguir el fuego. La montaña no es un parque municipal. Me pregunto qué grabó este señor cuando formaba parte del partido que dejó a la mitad el presupuesto para prevención de incendios".

"En política, acabaron mis cuatro años y me fui. Cuando ganó el PP en mi pueblo yo ya no iba en lista. Quienes usan mi pasado para hacerme daño, no me lo hacen. ¿De qué me tengo que avergonzar? Si los políticos escucharan a las personas, mejor nos iría. Hay gente que sabe mucho más que yo, técnicos forestales, bomberos, granjeros, vecinos de la zona... todos entienden que hay que limpiar el monte", argumenta.

Antes de volcarse en la organización de campeonatos de ciclismo de montaña, Manolo Mallol ya había organizado pruebas de Motocross y de Trial, y formó parte del club de fútbol Ley y Orden, con el que sudaban la camiseta un sargento y tres guardias de la Guardia Civil de l'Alcora, un municipal, el alguacil, el marido de la alcaldesa y dos curas.

"Soy un tipo normal. Podré criticar a quien me dé la gana, siempre y cuando las cosas no se estén haciendo bien. El PP no hizo una buena política de mantenimiento de los montes; ahora el nuevo Gobierno autonómico, tampoco. Tengo un club de ciclismo y limpio sendas con mi tiempo y mi dinero, porque me gusta el monte y me da pena que se pierda y no lo podamos disfrutar", ataja. 

Cada vez que puede, Manolo Mallol se ata las botas y, al anudar los cordones, se forma una idea que viaja sin mucho esfuerzo hasta llegar a su cabeza: lo que tiene delante es vida. Como a todos los vecinos de la zona, el fuego que consume la montaña le duele como el desgarro que deja un anzuelo en la boca: la destrucción lenta del escenario. "Lo que me jode es que lo estemos perdiendo"



Noticias relacionadas

la nave de los locos

Canallas admirables

¿Se puede ser un canalla y un genio del arte o la interpretación? Se puede, por supuesto. Mirad a Kevin Spacey. Al menos la mitad de la historia del pensamiento y la cultura está protagonizada por personas de dudosa catadura moral. Entre ellas hay usureros, pederastas, asesinos y maltratadores. A menudo el talento esté reñido con la virtud

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email