X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de enero y se habla de CASO GÜRTEL elena cebrián verds-equo JULIÀ ALVARO
GRUPO PLAZA

le ha devuelto todas las facturas y le impone un método de facturación muy lento

El 'cajón' de Montón: Sanidad no pagará este año al IVO ni un euro de los 60 millones facturados

Foto: DANIEL DUART
8/12/2017 - 

VALÈNCIA. No es el mismo cajón que utilizaba el PP para ocultar facturas de Sanidad que no contabilizaba, pero el efecto es el mismo: las facturas no se dan de alta, no elevan el déficit y, lo que es más grave para el proveedor, no se pagan. Es lo que viene sufriendo la Fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO) desde que empezó 2017, año en el que no ha conseguido cobrar ni un euro por lo servicios prestados a la Conselleria de Sanidad, que ascienden a más de 60 millones de euros. Bueno sí, cobró un millón de euros del Hospital General, que ha pedido la devolución de esta cantidad porque, dice, la pagó por error.

Fuentes de la Fundación IVO consultadas por Valencia Plaza confirman que el departamento que dirige Carmen Montón no solo no ha pagado, sino que ha devuelto todas las facturas por la asistencia a enfermos de cáncer. El motivo: la Conselleria decidió unilateralmente cambiar el método de facturación pero ha tardado meses en implantarlo. 

Según relatan desde la Fundación que dirige Manuel Llombart -exconseller de Sanidad-, los problemas empezaron al acabar 2016, cuando la Conselleria no renovó el convenio existente con el IVO y la Fundación paso a ser entidad no concertada, a la espera de una convocatoria pública de la que no salió un nuevo concierto hasta diez meses después. Entre enero y octubre, el IVO continuó prestando asistencia a pacientes con cáncer a los precios fijados en el anterior convenio de acuerdo con Sanidad, que restringió la derivación de nuevos pacientes.

Carmen Montón, consellera de Sanidad. Foto: EVA MÁÑEZ

La sorpresa llegó cuando, tras facturar los dos primeros meses, entrado el mes de marzo, Sanidad devolvió las facturas y estableció un nuevo método de facturación: la actividad del IVO que vaya a ser facturada deberá ser validada previamente por los Servicios Centrales de la Conselleria. Pero sistema de remisión no estuvo listo hasta mayo, momento en el que el IVO envió a Servicios Centrales su actividad de enero a abril, según las mismas fuentes. La respuesta de Servicios Centrales tardó aún más no llegó hasta el pasado 2 de noviembre, seis meses después. 

La maraña burocrática tejida por la Conselleria no desanimó al IVO, que a partir de mayo envió mes a mes su actividad a Servicios Centrales al tiempo que mandaba las facturas por el cauce anterior, el de 2016. Todas fueron devueltas.

El 2 de noviembre, al día siguiente de entrar en vigor el nuevo contrato de acción concertada entre Sanidad y el IVO tras un largo enfrentamiento entre ambas partes, Servicios Centrales envió a la Fundación su validación de las facturas entre enero y abril. Esta misma semana ha validado un segundo paquete, de mayo a agosto. De los algo más de 22 millones facturados entre enero y abril, la Conselleria acepta 19 y ponen en duda 3,3 millones, que deberán ser justificados por el IVO.

Manuel Llombart, director general del IVO. Foto: EVA MÁÑEZ

Con el objetivo de cobrar cuanto antes, la Fundación optó por aceptar la parte validada y seguir negociando la otra, pero se encontró nuevos escollos. Hay que rehacer todas las facturas y enviarlas a los departamentos correspondientes a cada paciente, que también las revisa y puede rechazarlas. El envió comenzará previsiblemente en los próximos días, pero a tres semanas de acabar el año es imposible que la Generalitat llegue a pagar un solo euro a la Fundación IVO en 2017. 

La facturación entre enero y octubre, los diez meses en que el IVO fue entidad no concertada, ascendió a 55 millones de euros. Con noviembre ya supera los 60 y acabará el año en torno a los 66 millones, si mantiene la media de los diez primeros meses. La factura impagada es un lastre para 2018 y al mismo tiempo alivia el déficit -equivale a media décima- y la tesorería de 2017.

Nuevo cambio en noviembre

Pero los problemas del IVO para cobrar no acaban ahí. Según fuentes de la Fundación que preside Antonio Llombart, la Conselleria ha comunicado que a partir de noviembre, con el nuevo contrato de acción concertada, el sistema de facturación será diferente. ¿Cómo? Aún está perfilándose, por lo que el centro oncológico no ha podido tampoco presentar las facturas de noviembre.

Después de once meses sin poder facturar, la Fundación ha tenido que funcionar con pólizas de crédito y con los 25 millones que ha ingresado este año, 21 de la Generalitat por facturas impagadas en 2016 y 4 millones por la sentencia judicial que obligaba a las concesionarias sanitarias a pagar por la atención a pacientes de las áreas de salud que gestionan. 

La mitad de pacientes nuevos

Hace unas semanas el IVO también hacia públicas las consecuencias que ha supuesto el nuevo acuerdo de acción concertada, cuyo mecanismo ha quedado sujeto al desarrollo en una instrucción. La fundación señalaba haber atendido en noviembre, primer mes tras la firma del acuerdo con la Conselleria de Sanidad, a 173 pacientes, mientras que durante el mismo mes del pasado año asistió a 340. Ante esta situación, el IVO aseguró estar "a la espera de establecer un diálogo constructivo con la Conselleria con la finalidad de poder aplicar criterios que beneficien al paciente oncológico de la Comunidad Valenciana". 

De los 173 pacientes atendidos en el mes de noviembre de 2017, 118 fueron derivados por los facultativos de la red sanitaria pública, y de los 133 que acudieron al propio IVO para solicitar asistencia se autorizaron a 55. Mientras, de los 340 pacientes nuevos atendidos en noviembre de 2016, 89 fueron remitidos desde los hospitales públicos y 251 pacientes accedieron al propio IVO para su tratamiento por libre elección.

En cuanto a los 118 pacientes derivados por los facultativos de la red pública en noviembre de 2017, el 85% son remitidos al IVO para tratamientos de radioterapia -el paciente llega al IVO solo para recibir radioterapia y sigue su tratamiento en su centro de referencia- y dermatología -en general patologías poco complejas-.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email