X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

laus de bronce

El diseño de consignas urbanas ‘made in València’ sigue sumando premios

6/07/2017 - 

VALÈNCIA. Después de alzarse con el Platinum A’Design Award, que recogieron el pasado mes de junio en Italia, el establecimiento de consignas Lock & Be Free se ha hecho con un premio Laus de Bronce a la siñalética concedido por la ADG-Asociación de Directores de Arte y Diseñadores Gráficos del FAD. El proyecto ha sido creado por el estudio valenciano Wanna One, dirigido por Esther Mengual y Cathy Figueiredo, un espacio cercano a la Gran Vía madrileña en el que el viajero podrá guardar en lockers su equipaje de mano, con peso de hasta 25 kilogramos, y además tendrán acceso a un almacén privado para los equipajes más grandes, un diseño que sigue sumando premios de diseño.

El equipo directivo de Wanna One planteó la estrategia de marca, el naming, la identidad corporativa, el universo de marca, el interiorismo y el modelo de franquicia de marca de la start up Lock & Be Free, “la primera red de taquillas urbanas española situada en el corazón de la capital española”. Este espacio ofrece, además, una serie de servicios que facilitan la estancia en Madrid como cargador de móvil o reserva inmediata en el local o por Internet, además de wifi y un servicio de impresión de tarjetas de embarque.

El reto del estudio era dar forma al concepto de marca, “Leave your luggage, live the city”, y rejuvenecer la imagen “casposa” de las taquillas de toda la vida (con sus pasillos estrechos mal iluminados y llenos de taquillas grisáceas), indican desde el estudio. De esta forma, el universo de marca de Lock & Be Free y su esquema de interiorismo combina colores y materiales de rabiosa actualidad: chapas blancas caladas, lockers amarillos flanqueados por una tipografía circular, un suelo de caucho típico de los aeropuertos y un potente juego de luminarias que transmite mucha energía positiva. Los acabados de los materiales en mate y brillo logran dar volumen a un espacio extremadamente pequeño, tan sólo 26 metros cuadrados.

“Todo en el local es diálogo y buen humor”, indican las diseñadoras. Para los viajeros que van por la vida lost in translation, el estudio Wanna One ha previsto una señalética simple a base de iconos para que el viajero pueda guiarse sólo y esté tranquilo en todo momento. “De un vistazo puede consultar el parte meteorológico del día de la capital española, el tiempo de regreso medio al aeropuerto y los precios de los servicios”

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email