X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

en la calle sorní 42

El dueño del Marina Beach abrirá un restaurante italiano en el antiguo Gimnasio Valencia

5/08/2018 - 

VALÈNCIA. Un restaurante italiano en el número 42 de la calle Sorní. Este el próximo proyecto de Antonio Calero, el principal socio propietario del complejo de la Marina Real de València 'Marina Beach Club'. Calero, a título particular, ha comprado el bajo que, hasta 2008, fue ocupado por el Gimnasio València, un conocido centro deportivo que cerró tras 75 años en funcionamiento y que fue sucedido por Becara, una tienda de muebles. Ahora, la gastronomía será la próxima inquilina.

"Buscábamos un local singular con techos altos y esta nave tiene una dimensión importante", explica Calero. "Queremos que el diseño sea algo espectacular, algo que no se haya hecho todavía en València". Bajo el nombre de La Diva, ha dejado la confección en manos de Proyecto Singular, un conocido estudio de arquitectura madrileño que ha realizado proyectos para más de una veintena de restaurantes de la capital como Frida o Habanera, además de para multinacionales como Nestlé o Iberdrola. 

Gastronómicamente, el concepto es "comida italiana de mucha calidad". ¿Por qué italiana? Calero asegura que en València todavía no está explotado este nicho, sobre todo en el ámbito de ofrecer carnes y pastas. Con este proyecto, su intención es llegar "a todo el mundo". "El concepto es un poco más divertido y desenfadado que en Marina Beach y Panorama", reconoce. "Allí la gente va un día especial, cuando tiene cumpleaños y ahora queremos hacer un restaurante más cotidiano". 

El bajo tiene alrededor de 800 metros cuadrados y todavía tardará al menos un año en ponerse en marcha, como pronto en septiembre de 2019. Calero destaca como València se está posicionando a nivel gastronómico, y quiere ser parte de ello. "Me apetecía tener un local en el centro impactante y que fuera representativo en la ciudad", apunta. 

A la espera de las licencias para el hotel  

Este no es el primer proyecto en el que se embarca Calero desde que impulsara Marina Beach Club y Panorama. El empresario también desarrolló un proyecto para poner en marcha restaurante con hotel 5 estrellas tematizado con 50 habitaciones. El empresario adquirió número 72 del Paseo Neptuno, identificable desde la playa de Las Arenas por albergar una tienda de Ale-Hop. 

Con una inversión total de 14 millones de euros -entre la compra y la habilitación como hotel-, Calero planea convertir el inmueble en un restaurante con hotel distribuido en una planta baja, tres alturas y un ático, además de un restaurante de alta gastronomía. Sin embargo, está a la espera de licencias del ayuntamiento que les permitan asegurarse de que en el caso de tirar abajo la construcción sea posible realizar la nueva obra e iniciar la actividad.

"No tenemos demasiada prisa pero hay que reconocer que todo el Paseo Neptuno está muy abandonado", lamenta. "Las normas urbanísticas no permiten muchas cosas, como poner música ambiente, y hay quien no puede hacer rentable su negocio" destaca. "Como sigamos así quedará en mano de las franquicias y es un sitio que podía ser la joya de la ciudad. No hay espacio mejor para hacer las cosas porque no hay vecinos y el suelo es de uso terciario. Los más cercanos están en JJ domine", insiste.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email