X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 26 de abril y se habla de series netflix HORTA VALENCIANA Encuesta Compromís
GRUPO PLAZA

costes NO JUSTIFICADOS

El exgerente de Ciegsa dice que las desviaciones más importantes se debían a "cambios sustanciales" de proyectos

10/04/2017 - 

VALÈNCIA, (EP). El que fuera gerente de Ciegsa entre 2001 y finales de 2003, Javier García Lliberós, ha señalado este lunes que las "desviaciones más importantes" en el coste de la construcción de colegios e institutos por parte de esta empresa pública de la Generalitat se debieron "a cambios sustanciales en el proyecto" de los mismos, algunos de los cuales habían sido elaborados en los años 90.

"Por su antigüedad y debido al auge y cambio en las necesidades escolares --se ha referido al aumento de la inmigración en aquel periodo-- la Conselleria de Educación empezó a hacer constantes ampliaciones de los colegios, una grandísima parte fueron ampliados incluso doblados", ha aseverado el economista, quien no obstante ha precisado que el objetivo era "abaratar al máximo posible": "Lo importante era que los niños pudieran dar clase y aprender lo necesario pero sin estar en palacios".

Lliberós se ha manifestado en estos términos durante su comparecencia en las Corts en la Comisión de Investigación de las actividades de la empresa pública Construcciones e Infraestructuras Educativas de la Generalitat Valenciana, SA, (Ciegsa), --creada a raíz de un informe de la Intervención que detectó más de mil millones de euros en sobrecostes--, en la que ha defendido que "ninguna de las actuaciones se salieron de la normativa legal" porque los pliegos de condiciones para las licitaciones en la construcción de centros educativos y los convenios los hacía la Abogacía de la Generalitat. "No se hacía nada sin que lo supiera la Conselleria; si no daban el visto bueno a la obra no se pagaba", ha subrayado.

Asimismo, ha apuntado que Ciegsa, que empezó a funcionar a principios de 2001 a partir de un decreto del Consell --en aquel momento presidido por el 'popular' Eduardo Zaplana--, "se creó con unos profesionales de prestigio y de total independencia". En este sentido, ha recordado que el entonces presidente de la Generalitat fue quien le eligió para la gerencia de la empresa pública: "No sé si sería el único o habría otros posibles candidatos", ha aclarado el primer compareciente de esta comisión, quien ha destacado que le nombraron por su currículum y por tener "30 años de experiencia en el sector de la construcción y la promoción".

"Yo era un profesional absolutamente independiente, ni pertenezco ni he pertenecido a partido político alguno", ha aseverado Lliberós, quien ha matizado que la condición de su entonces esposa, la exconsellera y exportavoz del Gobierno valenciano, Alicia de Miguel, no influyó en su elección para responsabilizarse de la empresa pública.

Sobrecostes por anteriores proyectos

Lliberós, quien ha señalado que fue gerente de Ciegsa desde 2001 y hasta finales de 2003 --aunque en el acta del Consejo de Administración consta que fue destituido en 2006, en lugar de dos años antes-- ha explicado que, tras su salida de la gerencia, se dedicó a labores "más administrativas" en el seno de la empresa, cuando le trasladaron a otro despacho y no veía "ni siquiera a las personas que entraban en Ciegsa".

Además, ha relacionado su salida de la gerencia con "disputas políticas que hubo entre el señor Zaplana y Francisco Camps", en quien recayó la presidencia de la Generalitat tras el Gobierno de Zaplana. La gerencia de la empresa, ha dicho, recayó entonces en Máximo Caturla 
--aunque en el organigrama de la empresa constaba como consejero delegado--. Caturla se encuentra investigado por los presuntos delitos de malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y fraude en la contratación en Ciegsa en una de las piezas del caso Imelsa.

"Imagino que los nuevos directivos ejercerían una gran parte de las labores que yo hacía, yo ya no pintaba nada", ha aseverado Lliberós. Respecto al periodo en que estuvo como gerente --que ha insistido fue desde 2001 a finales de 2003--, ha indicado que la Conselleria de Educación envió a la empresa pública 275 expedientes "realmente muy voluminosos" para la construcción de centros escolares con el objetivo de ajustarse a la Logse, que fijaba una serie de condiciones para los colegios e institutos. Así, ha recordado que cuando fue relegado de su cargo se habían finalizado 101 centros y había 108 en ejecución.

En relación a estos proyectos que la Generalitat envió a Ciegsa tras su creación, ha señalado que eran heredados del anterior Gobierno autonómico del PSPV, por lo que databan de los años 90. "Por su antigüedad y debido al auge y cambio en las necesidades escolares, la Conselleria empezó a hacer constantes ampliaciones de los colegios, una grandísima parte fueron ampliados incluso doblados", ha recordado Lliberós, quien se ha referido a la "importante implantación" del ya fallecido conseller de Educación Manuel Tarancón del juego de pelota valenciana "en todos los centros", lo que llevó a un "aumento de los presupuestos" para la construcción de trinquetes.

Abaratar precios

"Si hubo en cualquier caso desviaciones más importantes, fue debido a cambios sustanciales en el proyecto", ha incidido el economista, quien ha apuntado que la Conselleria mandaba las necesidades de equipamiento de los centros a Ciegsa y ésta "se limitaba a licitar y financiar esos equipamientos". "Los técnicos de la Conselleria se dedicaban de las adjudicaciones", ha destacado.

Respecto a la licitación de obras y concursos, ha manifestado que con el objetivo de "abaratar los precios" se licitaban por lotes. También se actuaba de este modo "para evitar que quedaran desiertos determinados colegios menos atractivos por su lejanía". "Cuando salía un colegio pequeñito se quedaba siempre desierto, por eso se hizo por lotes, para abaratar y que se hicieran los que nadie quería hacer", ha señalado.

Lliberós ha dicho además que las contrataciones de las 80 o 90 personas que trabajaban en Ciegsa durante su gerencia se llevaron a cabo de forma legal y que la mayoría procedían de la Conselleria. No obstante, ha indicado que "un porcentaje muy importante de las personas nombradas fueron apartadas por esas disputas políticas que hubo entre el señor Zaplana y Camps".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email