X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el local, que en su día fue el famoso bar torino, ha sido adquirido por inversores locales

El histórico Kiosco España echa el cierre

3/08/2017 - 

VALÈNCIA. El goteo de cierres de comercios históricos en el centro de València continúa. El último en bajar la persiana ha sido el Kiosco España, un establecimiento conocido por haber sido durante años el principal proveedor de prensa de un gran número de organismos públicos y empresas. El dueño del negocio, Ángel Juan Picazo, se ha visto forzado a abandonarlo al no poder superar los problemas económicos que arrastra desde hace un par de años.

El kiosco, que lleva en la misma ubicación desde que fue fundado por su abuelo en 1934, abrió por última vez el pasado 31 de julio. El local en el que se encuentra, en pleno corazón de València, tiene un nuevo propietario desde el mes pasado, según explicó Picazo a Valencia Plaza. Se trata de inversores locales que se han hecho con el inmueble para ponerlo en alquiler. El importe de la operación no ha trascendido.

El bajo que ocupaba el negocio en la actualidad es el resultado de la unión de dos antiguos locales. Por un lado, un viejo salón de limpiabotas que su abuelo alquiló para poner en marcha un negocio de venta de periódicos. Las páginas de los diarios se hacían eco de las huelgas generales que se sucedieron en diferentes momentos de aquel año, el aterrizaje en Manises del autogiro de Juan de la Cierva o de la final de la Copa de España perdida por el Valencia contra el Real Madrid.

El otro local albergó el emblemático Bar Torino, situado enfrente del Café España y el Café Suizo, en la calle que entonces tenía el nombre de Bajada de San Francisco, donde en marzo de 1919 se fundó el Valencia Club de Fútbol.

Ambos locales eran en la actualidad propiedad de Ángel Juan Picazo. Uno lo compró poco antes de la crisis de 2008. El otro, en pleno boom inmobiliario.

La agonía del Kiosco España ha durado algo más de dos años. Los problemas del negocio se hicieron evidentes cuando en julio de 2015, tras años acumulados de imparable caída en la venta de prensa, se vio forzado a suspender por completo el reparto de periódicos y revistas a sus clientes. Entre ellos estaban todas las consellerias, la Diputación de Valencia, Les Corts, la Cámara de Comercio o Feria Valencia. También repartía a todas las bibliotecas públicas municipales de Valencia, varios hoteles, universidades, bancos y grandes empresas.

Los problemas, tal y como explicó entonces a este periódico su propietario, se agravaron con la interrupción del suministro por parte de su proveedor principal, Valdisme, que le dejó de servir por incumplir el acuerdo alcanzado para la devolución de la deuda que arrastraba el kiosco, de 200.000 euros. También pesaron los problemas de liquidez provocados por los largos plazos de pago de algunos de sus clientes, principalmente instituciones públicas.

A comienzos de 2017, el empresario abandonó por completo la venta de prensa y revistas, pero mantuvo el negocio abierto con todo lo demás hasta el definitivo cierre que se hizo efectivo este martes 1 de agosto. En el desenlace, según el empresario autónomo, ha influido la "falta de ayuda" de sus proveedores y de la Agencia Tributaria.

La empresa, cuya denominación social es Angel Juan Picazo Catalá SL., se encuentra en preconcurso a la espera de alcanzar un acuerdo con sus acreedores. El escenario que queda tras el cierre del emblemático Kiosco España es un centro urbano "despoblado de prensa", según lamenta el propietario de este negocio que ya es historia.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email