X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la sexta edición congregó en la playa de Tavernes de Valldigna a 45.000 asistentes 

El Iboga Summer Festival pone punto y final a su edición "más completa"

31/07/2018 - 

VALÈNCIA. (VP/EP). El Iboga Summer Festival ha congregado a 45.000 asistentes en su edición "más completa", durante los cinco días de certamen, con artistas de primer nivel internacional y mejoras en el recinto, lo que ha situado las expectativas de la organización "muy altas" de cara a futuras ediciones porque auguran un "gran porvenir", apuntan sus responsables.

La sexta edición del Iboga Summer Festival, que ha estado protagonizada por bailes, conciertos, talleres y charlas lúdico-culturales, actividades para toda la familia, batucadas, playa, gastronomía o vuelos en globo, ha dejado un "excelente ambiente" al público asistente, indican sus organizadores en un comunicado.

Además de la programación y los artistas invitados, la organización centró "todos los esfuerzos" en habilitar un recinto rodeado de césped natural en el que desarrollar el variado programa, con un resultado "muy exitoso", tanto en cifras de asistencia como por la calidad de un festival que se consolida al frente de la vanguardia musical en España.

En el plano musical, el cartel contaba con la presencia de más de 70 bandas, tanto nacionales como internacionales, que hicieron las delicias de los amantes de la música balkan, swing, reggae, ska o world music. Una multiculturalidad también latente entre el público asistente, de procedencia muy dispar, y que fue otro atractivo que enriquecía al festival, algo que destacó la cantante maliense Fatoumata Diawara, quien señaló que "aceptar las diferencias entre nosotros es la única vía para llegar a entendernos".

 

Asimismo, se llevaron a cabo actividades complementarias, otros reclamos del festival que tuvieron una gran acogida. Los talleres y charlas lúdico-culturales se realizaban en horario diurno, salvo el de astronomía que coincidió en la noche del viernes con el eclipse lunar.

En un recinto anexo tenía lugar Iboga Kids, con programación propia y "muy cómoda" para que toda la familia disfrutara de unas vacaciones junto a la playa. En paralelo, había quien sobrevolaba el cielo de Tavernes de Valldigna subido en el gran globo aerostático, quien se divertía con el pogo zorbing, quien aprovechaba para degustar la gastronomía especializada y de calidad, quien se refrescaba con los nebulizadores o quien descansaba a la sombra en el camping.

En esta edición, han asegurado los organizadores, se han ampliado los servicios con un 20% más de duchas y aseos de lujo, y un 40% más de superficie de camping, que se ha reubicado en una zona "más óptima" para el descanso.

Asimismo, señalan que se ha ofrecido una oferta "más completa" de gastronomía artesanal realizada en el momento con puestos de cocina tailandesa, paella, cocina vegana, pizza al horno de piedra o fajitas tradicionales.En la misma línea, resaltan que se han sumado más taquillas de venta y acreditaciones para acampada y prensa, se ha incidido en la seguridad y atención médica, sin constatar ningún incidente, y "otras muchas mejoras".

El evento ha generado más de 1.200 puestos de trabajo y ha convivido "a la perfección" con los vecinos de Tavernes de Valldigna, respetando "al máximo" el privilegiado entorno de la zona, concluyen sus responsables.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email