X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

El IVAM compró esculturas falsas por valor de 3,4 millones de euros

José Luis Rueda, hijo del escultor Gerardo Rueda, presuntamente falsificó la obra de su padre y la vendió al museo con el conocimiento de los directivos del mismo

12/04/2018 - 

VALÈNCIA. Un nuevo informe de la Abogacía de la Generalitat incorporado a la caso IVAM podría terminar con la imputación del hijo adoptivo del escultor Gerardo Rueda. Según dicho informe, al que ha tenido acceso Valencia Plaza y que ha sido adelantado por RNE, la dirección del IVAM, de la mano de Consuelo Císcar, con la colaboración del subdirector de Gestión Económica, Juan Carlos Lledó, y de la subdirectora técnico-artística, Raquel Gutiérrez, "destinaron, a sabiendas, caudales públicos para adquirir obras falsas, haciéndolas pasar por originales y produciendo así una desviación de fondos hacia José Luis Rueda (hijo del escultor), que se prestó para dar autenticidad a las obras".

En esta causa están investigadas una decena de personas, entre ellas Consuelo Ciscar y su hijo artista Rafael Blasco Císcar -de nombre artístico Rablaci- por los delitos de malversación, prevaricación y falsedad. También figuran varios subdirectores generales en el periodo de la investigación y técnicos, así como el administrador de la empresa Logística del Arte.

El informe explica que entre 2004 y 2006, el IVAM adquiere de José Luis Rueda, mediante dos contratos "una serie de obras cuyo supuesto autor era su padre". El museo pagó por la adquisición global casi tres millones de euros, a los que habría que sumar medio millón más que costó que la Fundición Capa manufacturara gran parte de las obras. 

El problema es que las obras adquiridas se realizaron varios años después de que el artista falleciera. Es por ello, que la Abogacía de la Generalitat opina que sería "un fraude total y absoluto que la principal institución museística de Arte Contemporáneo de la Comunitat Valenciana exhibiera obras atribuidas a un autor en las que la intervención del artista fuera inexistente, y que su verdadero creador fuera un tercero que ni siquiera es escultor. Agravando la defraudación si, además, esas obras incorporaran la firma del artista".

Obras falsas

Según el informe, el hijo adoptivo del escultor enviaba a la empresa "un modelo de obra a reproducir" y para ello indicaba que realizaran la copia ciñéndose lo más posible al objeto remitido, llegando a enviar incluso catálogos. Así, se falsificaban obras ya existentes de Rueda. El trabajo de modelaje de la escultura se hacía toda en el taller al que se remitía la petición, dejando algunos remates para un trabajador del taller artístico de Gerardo Rueda. Es más, se le solicitaba a la empresa que las hacía que pusieran la firma del autor cuando, "en ningún momento las obras fueron realizadas o supervisadas por Gerardo Rueda puesto que ya había fallecido hacía varios años".

Rablaci

En el informe hay varios correos electrónicos que acreditaría el fraude, como uno enviado por José Luis Rueda a Raquel Gutiérrez en el que, el primero dice: "Este miércoles voy a ir a Capa personalmente a ver las esculturas, que me están comentando que están muy avanzadas, ya te comentaré cuando las vea personalmente".

Pero si hay algo que llama la atención es que algunas de las obras que se copiaron están expuestas en museos españoles de gran renombre como el Reina Sofia. Este el caso de la obra Gran Relieve que según la página web del museo madrileño, la escultura data de 1996 y fue donada por el hijo adoptivo de Rueda en 2002. Es sobre la copia de esta obra sobre la que versan varios correos internos del IVAM.

Y también sobre la escultura supuestamente falsificada dice un informe pericial aportado al de la Abogacía de la Generalitat que, "la elección del material reciclado, utilizado frecuentemente por Gerardo Rueda, requiere una participación del artista que no puede ser sustituida en modo alguno por un artesano de la fundición, por lo que no sería posible su realización post mortem".

Y finalizan diciendo los peritos: "La documentación a la que hemos tenido acceso -en la que no figura ningún documento en el que se demuestre la voluntad del artista- es absolutamente contradictoria, por lo que no se puede afirmar que esta obra sea original y como tal, no tiene un precio de mercado".

En sus conclusiones exponen: "La mayoría de las obras no cumplen los mínimos requisitos en cuanto a numeración, firma, marca del fundidor o fecha de vaciado; tampoco existe documentación que exprese la voluntad de Gerardo Rueda, ni instrucciones precisas sobre cómo debía realizarse la fundición; no hay ningún criterio fijo del artista respecto a las tiradas, lo que incrementa aun más la confusión; tampoco sabemos si se hizo con moldes; el tamaño de algunas piezas no coincide con el tamaño de su obra en esos años y el material utilizado no se corresponde con el material habitualmente utilizado por el autor".

Originales

Si hay algo que llama la atención es que, según los letrados, "por si adquirir 61 obras de arte no originales no fuera suficiente, las supuestamente originales (casi todo bocetos y obra menor) jamás fueron reclamadas por los responsables del cumplimiento del contrato".

Los protagonistas de las adquisiciones fraudulentas, según la Abogacía, se concertaron para organizar, "con cargo siempre al IVAM", una serie de exposiciones cuya principal finalidad fue promocionar las esculturas falsamente atribuidas a Gerardo Rueda para valorar, así, el patrimonio de José Luis y ocultar la realidad sobre la autoría de las obras vendidas o donadas al museo.

Los correos que obran en la causa, agrega, "denotan la más que evidente dirección material de todo el proceso y fases de las exposiciones, reflejando un museo al servicio de José Luis Rueda, quien maneja a su antojo los recursos públicos puestos a su disposición por los responsables del IVAM".

En total, y según las propuestas de gasto obrantes en los expedientes, el IVAM sufragó de forma injustificada 719.987,80 euros para promocionar las obras de un tercero y con el objeto de blanquear las obras que ese tercero le había vendido-donado como originales.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email