X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el ayuntamiento limitará los apartamentos turísticos en otros barrios

El problema hotelero se enquista en Ciutat Vella

20/07/2018 - 

VALÈNCIA. El Plan Especial de Protección (PEP) de Ciutat Vella que pretende recuperar la residencialidad del distrito histórico frente a la creciente turistificación sigue dando sus pasos para ser aprobado. Este jueves, el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Vicent Sarrià, y el equipo redactor del plan, presentaron la versión preliminar ante los vecinos y vecinas. No fueron pocas las dudas, pegas y explicaciones las que dirigieron un encuentro que aclaró numerosas cuestiones pero dejó en el aire algunas otras. Disconformidades que seguramente se verán reflejadas en las alegaciones que el vecindario puede presentar hasta el 26 de septiembre.

Un debate que suscitó interés fue el de la actividad hotelera. Si bien el PEP prohíbe generalmente la implantación del uso hotelero en buena parte de Ciutat Vella -concretamente en los barrios de El Pilar, El Carmen, El Mercat, La Seu y La Xerea-, lo cierto es que también abre la puerta a una posibilidad que preocupa a los residentes. Aquellos edificios singulares, religiosos o palaciegos, cuya rehabilitación y mantenimiento son inviables para el Ayuntamiento, podrán convertirse en hoteles, aunque también albergar oficinas, comercios o espacios dotacionales. La intención del consistorio es que los gestores recuperen las edificaciones y eviten su degradación mediante su explotación, siempre y cuando se respeten los valores establecidos en la normativa.

De todas las posibilidades existentes, lo que más preocupa al vecindario es la implantación de hoteles porque teme que, al ser la "actividad más rentable", sea la que cope estas edificaciones. En ese sentido, los vecinos preguntaron a Sarrià si el Ayuntamiento tenía previstas medidas para impulsar el resto de usos posibles en detrimento del hotelero. La previsión del consistorio es que los usos terciarios se diversifiquen en estos edificios y que el hotelero no acapare todo el espacio. En todo caso, aseguró que los incentivos a determinados usos no dependían de su concejalía.

A continuación, uno de los vecinos le recriminó "falta de valentía política" y le recordó que antes de que se aplicara la actual moratoria hotelera -vigente hasta que se apruebe el PEP-, se registraron 70 peticiones de licencia que se están tramitando, por lo que propuso eliminar directamente la posibilidad de implantar hoteles en los mencionados edificios singulares para evitar la saturación. Sarrià defendió un plan que calificó de "tremendamente valiente" con medidas "que hacía décadas que se estaban esperando" al restringir en buena medida el uso hotelero y de apartamentos turísticos, pero admitió que "lo primordial es rehabilitar".

Vicent Sarrià, concejal de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de València. Foto: EVA MÁÑEZ

El día anterior, la concejalía había concertado una reunión previa con diversas asociaciones vecinales del distrito: Amics del Carmen, el Palleter, Escoltem Velluters y Ciutat Vella Batega. Esta última rechazó acudir porque el departamento de Sarrià no había explicado de qué se iba a hablar en dicho encuentro, cuentan fuentes presenciales a Valencia Plaza.

Allí, Sarrià ya expuso que gracias al PEP se salvarían 2.250 inmuebles de las viviendas turísticas profesionales. Estas se podrán implantar principalmente en el barrio de Sant Francesc, pero también puntualmente en El Mercat, en la calle de la Paz y en la avenida de Guillem de Castro, aunque siempre a una distancia mínima de 150 metros entre ellas.

Sin embargo, el edil no dio datos ni en la reunión ni en la presentación acerca de las viviendas turísticas ocasionales, las que los particulares deciden destinar de forma esporádica -hasta 60 días por año- su vivienda habitual para alquiler turístico. El PEP exige que el propietario esté empadronado en el inmueble y que no cuente con la oposición de la comunidad de vecinos.

Uno de los puntos del Plan que ha sido bien recibido es el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos del centro histórico. Se trata de un inventario concienzudo y detallado que recoge los elementos patrimoniales de Ciutat Vella para su especial protección atendiendo a sus características morfológicas y estéticas, como la Estación del Norte, los refugios antiaéreos de la Guerra Civil o el Palacio Real. También recoge edificios específicos por su estética o arquitectura.

Medidas relativas a las viviendas turísticas en otros barrios

Fuentes municipales han asegurado a este diario que también se prevén actuaciones para hacer frente a la proliferación de viviendas turísticas en distintos barrios de València como Ruzafa o El Cabanyal. Y es que a principios de julio el gobierno local acordó tomar medidas en ese sentido. Poco después, València en Comú propuso una moratoria de licencias para viviendas de uso turístico en dichas zonas del Cap i Casal "para hacer frente a la problemática de los alquileres turísticos".

Noticias relacionadas

Foto: KIKE TABERNER
el tintero

La margarita para la alcaldía

Estamos a unos meses de cumplir una nueva legislatura, y cómo ha cambiado la escena política valenciana. Hace cuatro años Rita Barberá mantenía su poderío como alcaldesa y pocos habríamos imaginado que apenas dos años después de su repentina muerte, el PP estuviera tan fuera de juego

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email