X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

análisis vp - crisis socialista

El PSPV vuelve a ser un reino de taifas solo sostenido por la Presidencia de la Generalitat

25/04/2018 - 

VALÈNCIA. La dilatada y penosa travesía en el desierto que los socialistas valencianos vivieron entre 1995 y 2015, cuando se encontraban sin poder institucional relevante, sirvió de escenario para luchas cainitas -a veces distribuidas en seriales- que se celebraron durante dos décadas y en las que los congresos orgánicos eran acontecimientos conocidos por convertirse en batallas de simpatías y animadversiones en las que también contaba el bagaje territorial y otras cuestiones que, a menudo, eran peregrinas e indescifrables para los ajenos al día a día de la formación socialista.

Tal fue la hegemonía del PP en la Comunitat Valenciana, que llegó un momento en el que muchos jóvenes dirigentes socialistas acusaban en privado a algunos de sus 'mayores' de sentirse cómodos en esa sempiterna oposición. Resulta difícil de creer que altos cargos de un partido como el PSPV llegaran a perder sus aspiraciones de gobernar, pero la realidad es que el partido del puño y la rosa, al menos por momentos, ofreció intensamente esa apariencia durante aquel periodo. Una sensación que, algún veterano responsable ya retirado, evoca ahora a tenor de los últimos acontecimientos que están atravesando los socialistas estos días: "Tengo la sensación de que el partido sigue actuando como cuando estaba en la oposición", comentaba uno de ellos este martes a Valencia Plaza.

Así, la creencia de que los procesos internos -provinciales, comarcales y locales- celebrados en los últimos meses se han cerrado en falso ha comenzado a extenderse. A día de hoy, el clima en el PSPV parece indicar que solo la posesión de la Presidencia de la Generalitat que recae en los hombros de Ximo Puig evita una guerra civil en la formación socialista. O lo que es lo mismo, se respira en ocasiones un ambiente más dirigido a los preparativos de cara a una futura contienda orgánica que a conducir las energías para volver a ganar las elecciones autonómicas y locales.

Ximo Puig abraza a Mercedes Caballero tras su designación como nueva líder provincial. Foto: EFE

Tal y como se preveía, la vigilancia a la hora de que cada facción mantenga su espacio en el partido para no perder ni un centímetro frente a otras familias es constante. En Valencia, el proceso provincial se cerró con un pacto por el que se elevó a rango de líder a la diputada Mercedes Caballero, próxima al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. Apenas unas semanas tardaron en surgir los primeros roces entre la nueva secretaria general y el responsable de Organización, Vicent Mascarell, elegido en este caso por el entorno de Ximo Puig y, en concreto, por la división Gandia del PSPV liderada por el ex vicesecretario de Organización, Alfred Boix, y el ex vicesecretario de Relaciones Institucionales -ahora asesor en Presidencia-, José Manuel Orengo.

De aquel proceso provincial, también salió escaldado el presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, quien amagó con presentarse para liderar el PSPV de Valencia pero que dio un paso atrás al percatarse de que no tenía el respaldo de las huestes de Puig debido a rencillas con parte de su entorno arrastradas del congreso nacional del partido. Rodríguez, se rearmó en los cónclaves comarcales y ha tejido una interesante red de apoyos locales. La reconciliación entre el presidente de la Diputación y, en particular, con el sector de Gandia próximo a Puig parece complicada, con lo que la vigilancia entre ambas corrientes es constante.

La Ejecutiva del PSPV en el pasado congreso nacional. Foto: RAFA MOLINA

En los cónclaves comarcales, también hubo tensiones e incluso batallas entre otros grupos: el alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, obtuvo algún espacio como en Camp de Morvedre pero se le escapó l'Horta Sud a manos principalmente del 'abalismo', que también triunfó en l'Horta Nord. El 'ximismo' -afines a Puig- se tuvo que conformar con la valiosa victoria de Sandra Gómez en València capital y con situar varios responsables de Organización en varias comarcas buscando tener vías de entrada en las distintas demarcaciones. Una estrategia impulsada por el actual 'número tres' del partido, José Muñoz.

De esta manera, el partido salió de este maratón orgánico de forma relativamente solvente aunque con la sensación de que la estabilidad dependía de un juego de equilibrios demasiado delicado presidido además por una notable desconfianza entre los principales actores. Todo ello bajo el paraguas de un presidente de la Generalitat, Ximo Puig, volcado en lo institucional y con cierta predisposición natural a enviar las cuestiones de partido a segundo plano.

Alicante destapa las vergüenzas del PSPV

Más grave está siendo lo que ocurre en Alicante. En los últimos años, la fortaleza orgánica de Puig se había fraguado especialmente en esta provincia. El jefe del Consell, además, ha dirigido constantemente la mirada al sur consciente de que, también electoralmente, esta demarcación resulta clave para mantener la Generalitat dado que, a priori, Compromís tiene allí más dificultades para el crecimiento.

En esta misión, el hombre fuerte del líder del PSPV en Alicante ha sido desde hace años el histórico Ángel Franco, quien siempre mantenía una relación fluida con la anterior Ejecutiva de Puig y, especialmente, con los dirigentes de Gandia. De hecho, se produjo cierto debate y malestar interno dentro del 'ximismo' cuando el jefe del Consell decidió bendecir al alcalde de Xàbia y portavoz en la Diputación de Alicante, José Chulvi, como nuevo líder provincial, dado que esta propuesta chocaba con los planes de Ángel Franco.

El jefe del Consell, Ximo Puig, junto a la concejal Eva Montesinos. Foto: PEPE OLIVARES

La venganza parecía haberse consumado en los procesos comarcales, donde el flamante líder provincial Chulvi apenas logró éxitos mientras que las apuestas del histórico dirigente funcionaron en casi todas las demarcaciones.

No obstante, la marejada, lejos de descender, se ha transformado en tsunami en los últimos días. Primero, con la victoria del 'sanchista' Alejandro Soler en el congreso de Elche y la derrota de la candidata próxima al alcalde, Carlos González, la opción cercana a Puig. Segundo, con la crisis abierta en la ciudad tras la pérdida de la alcaldía a manos del PP: en apenas 24 horas, Eva Montesinos ha pasado a ser la aspirante del PSPV a la vara de mando a ser destituida como portavoz municipal. Una maniobra dirigida por Ángel Franco que ha soliviantado sobremanera en la calle Blanquerías donde se ubica la sede central del PSPV, que por si faltara aderezo al explosivo cóctel tiene todavía pendiente las conclusiones de la comisión interna respecto al caso investigado en los tribunales que aludía a una posible financiación irregular del partido.

Así, y si bien tal y como informa Alicante Plaza la situación apunta a reconducirse en las próximas horas con una posible restitución de Montesinos, la tensión alcanzada en este episodio evidencia que el PSPV sigue viviendo en un clima de tensión impropio de un partido que se encuentra presidiendo la Generalitat y llevando el timón en un buen número de instituciones.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email