X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de octubre y se habla de ley de vivienda TEMPE inditex AEROPUERTO DE MANISES
GRUPO PLAZA

pp de valencia

El sillón que nadie pudo ocupar y que sigue vacío

24/11/2016 - 

VALENCIA. Una de las características más destacadas en el ámbito orgánico de la ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá fue su capacidad para tener controlada la formación en la capital sin ni siquiera ostentar un cargo en el organigrama. Así, el dominio de la dirigente popular le permitía situar a cualquiera de sus lugartenientes en la presidencia del PP local a sabiendas de que no movería ficha sin consultarle.

Este curioso método era una anomalía en la formación de la gaviota, donde es habitual que el presidente de una institución (Generalitat, Diputación o municipio) ostente por regla general el liderazgo territorial equivalente al puesto que dirige en la Administración. Sin embargo, a Barberá le bastaron durante lustros las holgadas victorias en las elecciones municipales para mantener una autoridad total sobre las decisiones que se tomaban en el ámbito orgánico.

Precisamente su personalidad fuerte y expansiva fue una de las razones que evitó que durante sus años de liderazgo creciera bajo su paraguas una alternativa de garantías. La ventaja principal, la estabilidad que solía respirarse en el partido en la capital; el hándicap, la carencia de perfiles que pudieran tomar el testigo de la alcaldesa.

Alfonso Novo, Eusebio Monzó y Maria Àngels Ramon-Llin, concejales en el Ayuntamiento. MARGA FERRER

Así, muchos han sido los nombres que han sonado para ocupar el trono heredado de Barberá. Sin embargo, a día de hoy, con una gestora impuesta desde la dirección nacional por el caso del 'pitufeo', sigue sin haber un sucesor claro de la histórica dirigente.

Algunos de los mencionados en estos años eran concejales de su equipo. El ahora diputado autonómico Jorge Bellver fue considerado como el delfín de Barberá durante un largo periodo de tiempo. Finalmente, su marcha en dirección a Les Corts como portavoz en la etapa de Alberto Fabra le distanció de la alcaldesa.

Por otro lado, otros ediles sonaron como posible relevo de Rita en la recta final de su reinado. Maria Àngels Ramon-Llin fue una de ellas, si bien la alcaldesa concedió a Alfonso Novo la manija del partido en Valencia y, tras su marcha, le dejó como portavoz del grupo municipal en el consistorio. No obstante, ambos concejales se encuentran ahora fuera de juego dado que están imputados en la citada causa sobre un presunto blanqueo de capitales.

Esteban González Pons y Rita Barberá, juntos en un mitin. EVA MÁÑEZ

En diferentes etapas de los últimos años, también sonó el ahora eurodiputado y exconseller Esteban González Pons, quien siempre mantuvo una buena relación con Barberá. Aunque nunca se puede descartar un regreso, el dirigente popular parece cómodo en su papel en Bruselas al que le quedan tres años por delante.

Por último, el nuevo posible heredero de Barberá es el actual presidente de la gestora del PP en Valencia, Luis Santamaría. Su principal problema es que no es concejal, pero está cumpliendo las órdenes de la presidenta regional, Isabel Bonig, de utilizar su puesto para realizar la labor de oposición en el Cap i Casal. En el partido, no son pocos los que ya le sitúan como futuro candidato a la alcaldía de cara a 2019.

El presidente de la gestora del PP de Valencia, Luis Santamaría

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email