X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Quienes lo padecen tardan una media de 1,7 años en consultar a su médico

Disfunción eréctil, el tabú masculino bajo las sábanas

No ‘dar la talla’ martiriza a muchos hombres que se resisten a reconocer el problema y a pedir ayuda. Sin embargo, vivir en silencio la disfunción eréctil puede acarrear nuevos problemas de salud y sociales. No hay una panacea, pero sí tratamientos. Todo empieza desterrando falsas creencias

11/07/2017 - 

VALÈNCIA.- ¿Cuánto debe medir? ¿Cuánto tiempo ha de durar? ¿Qué pasa si se viene abajo en plena faena? ¿Cuando llegue a viejo ya no se me levantará? Más que la idea de la sexualidad, la auténtica obsesión del hombre reside ahí abajo, entre sus piernas. A pesar de que la moda del macho man entró en declive hace tiempo —aunque los musculitos ‘tronistas’ de Mujeres y hombres y viceversa no acaben de enterarse—, en la mente de muchos varones persiste el arquetipo de la masculinidad de estar siempre potente y dispuesto a dar placer, y si es en muchos encuentros y con parejas distintas, mejor. El miedo al rechazo en caso de no dar la talla ante una mujer cada vez más exigente bajo la sábanas lleva a vivir en silencio una de las patologías más frecuentes en la salud sexual masculina: la disfunción eréctil (DE), la incapacidad de erección en plena efervescente excitación sexual.

En el refranero popular, las referencias y las mofas al miembro masculino y la actividad sexual son innumerables. Sin embargo, reconocer el problema de esta incapacidad, que puede ser recurrente o persistente a la hora de conseguir y mantener una erección suficiente para una relación sexual satisfactoria, se convierte en un suplicio para los hombres que la padecen. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

«Es un trastorno que suele afectar profundamente tanto al hombre como a su pareja, pero es un tema tabú para muchos hombres, e incluso para algunos miembros de la profesión médica. Los hay que sienten vergüenza y tienen dificultades para abordar temas sobre su salud sexual. La mayoría prefiere que sean los profesionales sanitarios quienes les pregunten sobre las dificultades en la erección. Se estima que un hombre tarda una media de 1,7 años en consultar con su médico», explica la andróloga Ana María Segura, médico especialista en Medicina Sexual y Reproductiva de la Unidad de Andrología en el Hospital General Universitario de Alicante.

Por sus efectos físicos y psicológicos, como la disminución de la autoestima y el aumento de la ansiedad que puede derivar en depresión y generar estrés hasta crear un círculo vicioso que empeore el trastorno, muchos hombres niegan la existencia del problema por vergüenza o miedo a ser estigmatizados. Es un problema multifactorial cuyo origen no es exclusivamente psicológico. Una de las causas más importantes son las enfermedades y hábitos que afectan al aparato cardiovascular: hipertensión, la dislipemia (altos niveles de lípidos), el tabaquismo, la diabetes mellitus o la obesidad.

*Lea el artículo completo en el número de julio de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email