X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

es experto en reestructuraciones e insolvencias

El valenciano David Pastor, al frente del equipo de salvamento de Isolux Corsán

6/07/2017 - 

VALÈNCIA (VP/EP). El futuro de Isolux Corsán, que este martes anunció que se acogía al concurso de acreedores, está, con permiso de los bancos, en manos de un equipo de tres gestores que trabajarán junto a los administradores concursales para tratar de salvar la compañía de ingeniería y construcción.

Al frente de ellos, como nuevo presidente y consejero delegado del grupo está un valenciano David Pastor García, especialista en insolvencias y reestructuraciones de empresas. Pastor es consejero delegado del Grupo Leopoldo Pons Abogados y Economistas, uno de los más reputados de València en temas concursales. 

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, por la Universidad Politécnica de Valencia (Especialidad en empresa industrial), el nuevo presidente de Isolux Corsán ha desarrollado toda su carrera profesional en el despacho que fundó Leopoldo Pons, del que se hizo cargo como máximo ejecutivo tras el fallecimiento repentino de Pons en agosto de 2015. Pastor ha sido administrador concursal de numerosas empresas, entre ellas el grupo cántabro Tinamenor.

Junto a él, la junta de accionistas de Isolux Corsán, que desde el rescate del pasado año estaba controlado por sus bancos acreedores, liderados por CaixaBank y Bankia, aprobó nombrar vicepresidente al también valenciano David Vilella Silla, administrador concursal que entre otros concurso lleva el de la textil Reig Martí, y como vocal a Enrique Medina en representación de la firma catalana Fuster&Partners, especialista en reestructuraciones empresariales.

El mayor concurso de los últimos años

El consejo de administración de Isolux Corsán aprobó el martes solicitar el concurso de acreedores para el grupo y seis de sus filiales, después de dos años tratando de superar sus dificultades financieras y, en último término, tras no lograr un inversor que entre en su capital y lo rescate.

Acto seguido, el presidente de la firma de construcción e ingeniería, Nemesio Fernández-Cuesta, y los seis miembros restantes de su consejo presentaron en bloque su dimisión con el fin de "facilitar la gestión de la nueva etapa", según informó la compañía.

El concurso es el mayor de una compañía de construcción de los últimos años y de los de más dimensión de la historia empresarial española junto con los de Martinsa Fadesa, Abengoa, Nueva Rumasa, Pescanova o Reyal Urbis.

Isolux recurre finalmente al concurso tras dos años tratando de superar sus tensiones de liquidez y financieras y al no poder acometer una segunda reestructuración de su deuda apenas un año después de que en julio de 2016 fuera rescatada por sus bancos acreedores, que desde entonces controlan la compañía. El grupo, en 'preconcurso' desde el pasado mes de abril, buscaba estos últimos meses un socio que entrara en su capital, inyectara fondos y la reflotase.

Un agujero de 802 millones

Isolux Corsán se declara en quiebra con un un patrimonio negativo de unos 802 millones de euros y una plantilla, tras el ERE pactado el pasado año, de 3.884 trabajadores. De ellos, los empleados de las firmas que solicitarán el concurso son 1.992 empleados, 1.104 de ellos, en España.

Asimismo, a pesar del rescate y la reestructuración de deuda del pasado año, la compañía soportaba al cierre de abril una deuda de 1.270 millones de euros (de ellos, 557 millones ligados a proyectos). El grupo tiene una deuda de 405 millones con proveedores, pero, según asegura, está al día en el pago de las nóminas y el resto de obligaciones con los trabajadores (Seguridad Social e IRPF).   

El grupo finalmente no tuvo tiempo para conseguir un nuevo socio, si bien en la última reunión del consejo anunció que "en los últimos días" se habían recibido seis ofertas presentadas por distintos inversores interesados sobre distintos negocios de la división de construcción e ingeniería de la empresa.

"Corresponde a los nuevos administradores, al administrador concursal y al juez, enjuiciar, valorar y, en su caso, aprobar alguna o alguna de estas propuestas recibidas que den continuidad a la labor empresarial y a los trabajos de este consejo de administración, que termina hoy su tarea", explicó Fernández-Cuesta tras anunciar su dimisión.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email