X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

RESUMEN DE LA PRIMERA SEMANA

Emarsa: un juicio ‘guionizado’, hasta ahora

La semana se presenta potente con la declaración de Roca, que está en prisión y que no ha querido declarar nunca hasta ahora

13/05/2017 - 

VALÈNCIA. La primera semana del juicio del conocido como el caso Emarsa ha seguido el patrón previsto por la Fiscalía, un guión milimetrado que los actores se sabían al dedillo. Las representantes del Ministerio Público han vivido entre algodones ‘judiciales’ hasta ahora. Empezaron con las conformidades, los primeros ocho comparecientes asumieron todo lo que la Fiscalía les imputaba y siguieron el guión como si de un actor de Hollywood se tratara. Fácil. Todos al unísono repetían que “eran culpables” y para casa.

Tras los primeros ‘canarios’ llegó el turno del informático. Chanín cantó pero sin una firma de conformidad. Un pacto a la Gürtel, es decir, “a ver qué nos cuentas y si nos gusta ya veremos si te reducimos la pena”. Como marcaba el citado guión, el informático apuntó a los principales investigados de la causa Esteban Cuesta, Enrique Crespo, Juan José Morenilla y Juan Ignacio Roca, en prisión tras fugarse de España y acabar recayendo en Moldavia para criar nutrias.

El último día de sesión le tocó el turno a Esteban Cuesta. El exgerente, ahora garganta profunda y arrepentido confeso, sacó el fusil, apuntó y disparó. Los destinatarios de las balas verbales: los sospechosos habituales. Chanín, Morenilla, Crespo y Roca volvieron a recibir por todos los lados. Sus letrados apuntaban mientras Cuesta mentaba una tras otra todas las presuntas tropelías que el quinteto de la muerte había cometido para terminar expoliando la depuradora de Pinedo. Ese expolio cuyo final ha sido la tristemente famosa tasa Tamer que todos los valencianos pagan.

Sin embargo, las fiscales deberán ganarse el sueldo a partir de este lunes. Tres pesos pesados de la causa, Morenilla, Crespo y Roca tienen turno de declaración. Ambas deberán enfrentarse a uno de los mejores penalistas que hay a día de hoy en España y, como ya hiciera en instrucción, no se lo pondrá fácil. La alargada sombra de José Antonio Choclán, exmagistrado de la Audiencia Nacional y letrado de Crespo, sobrevuela sistemáticamente la estrategia de las acusaciones.

Pero si hay una declaración que puede suponer un antes y un después en este juicio es la de Roca. El criador de nutrias no ha abierto la boca hasta ahora pero según ha podido saber Valencia Plaza se prevé una declaración, como poco, sonada, muy sonada. Qué tiene que decir, a quién puede apuntar, cómo será su estrategia de defensa, son solo algunas de las dudas que las acusaciones y defensas se plantean. Pero para poder verlo habrá que esperar a este lunes que se retoman las sesiones del juicio del año en Valencia.

Emarsa en frases

CHANÍN

  • “Cuesta era la marioneta que repartía el dinero” entre Crespo, Morenilla, Bernácer y el propio Cuesta
  • “sé que iba frecuentemente Cuesta a Andorra. Una vez al mes. Una vez al salir de una comida Cuesta tenía cajas con dinero en el maletero para Morenilla, Crespo y Bernácer y él mismo”.
  • “Los viajes eran para apoyo informático pero luego nada. El resto iban a hablar con alcaldes y luego nos íbamos a comer. Ellos no sé si hicieron algo, pero creo que no”.

CUESTA

  • “Mi hermana apuntaba el dinero en libretas de colores que luego quemamos”
  • “Las empresas me daban un dinero en efectivo, yo no le he pedido nada a nadie nunca, me lo daban ellos. Me traían dinero en efectivo hasta que le dije que no lo trajera en efectivo y que lo ingresara en una cuenta. Se pasa de 12 a 48 euros por tonelada de lodo y Sena me da 12 euros por tonelada en un sobre que yo reparto en cuatro para Crespo, Bernácer, Morenilla y para mí. Sena venía cuando cobraba, dependía de cuándo él cobraba los pagarés pues podía ser cada mes o cada 40 días. Primero pagaba en efectivo y luego con tarjetas de crédito. Viene Sena y me dice que las personas que bajan el dinero tienen miedo de que los pillen los mossos, se ha decidido que a partir de ahora vais a llevar tarjetas de crédito, y yo se lo digo a las personas que les daba el dinero”.
  • Preguntado por las fiscales cómo hacía para avisar al resto de que tenía el dinero, cuando los pagos aun eran en efectivo, dijo que mandaba mensajes a los móviles con frases como: “Han llegado los camiones”
  • Y prosiguió contando que “he llegado a organizar los sobres hasta en los aseos de la Epsar, para repartirlo iba yo solo. Cuando tenía que ir a ver a Crespo, le decía a Bernácer que bajara que estaba en doble fila y dentro de la guantera tenía los sobres”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email