X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de julio y se habla de VALÈNCIA Paro Pobreza ABENGOA MERCADONA SANIDAD HOMEOPATÍA
GRUPO PLAZA

los puertos afrontan 48 horas ininterrumpidas de huelga desde este miércoles

Empresas y estibadores dilatan el conflicto en busca de más ayudas públicas para prejubilaciones

14/06/2017 - 

VALÈNCIA (VP/EP). Los puertos españoles se enfrentan desde las 8 horas de este miércoles a una huelga total de 48 horas, el mayor paro convocado por los estibadores en once años. El sindicato mayoritario de la estiba, Coordinadora de Trabajadores del Mar, decidió este martes mantener la convocatoria ante la negativa de la patronal Anesco a comprometerse por escrito a aceptar las últimas condiciones que los trabajadores han puesto sobre la mesa.

Empresas y trabajadores mantuvieron la enésima reunión en busca del acuerdo que ponga fin a un conflicto que, solo con los paros en horas alternas durante los días posteriores a la aprobación del Real Decreto del Gobierno, ya ha generado unas pérdidas de 36 millones de euros en el conjunto del sistema.

El mantenimiento de los 6.150 puestos de trabajo que actualmente integran el colectivo mediante la subrogación en las empresas que tomarán en relevo de las actuales sociedades de estiba (sagep) continúa siendo el principal escollo para sellar el acuerdo.

No obstante, las respectivas propuestas concretadas por las partes tras las tres horas de reunión de este martes permite intuir que el acuerdo está muy cercano, al menos lo suficientemente próximo como para haber justificado la desconvocatoria de una huelga que tendrá un efecto mucho más dañino sobre la economía del país que las desarrolladas hasta ahora.

Las cesiones vienen sobre todo por el lado de los estibadores, que ofrecen adelantar parte de la rebaja de sueldos a la que se habían comprometido a cambio de que se mantengan los empleos y, además, limitan la exigencia de garantía para los empleos actuales, no los futuros, algo que rechazaba de plano la patronal.

En concreto aceptarían una bajada inmediata del 5% en los salarios más elevados para las empresas que acepten subrogarse a los trabajadores y se comprometan a formar parte de los centros portuarios de empleo (CPE), la forma que adoptarán las actuales sagep tras la aprobación del decreto.

Los estibadores proponen también un periodo sin conflictividad y con garantía de estabilidad hasta el próximo 30 de septiembre para la negociación colectiva de un nuevo convenio, el quinto acuerdo marco del sector. Y adicionalmente se muestran dispuestos a que se abran, como pedía Anesco, un proceso negociador que permita acordar condiciones particulares entre empresas y trabajadores en cada uno de los puertos con el fin de garantizar su competitividad.

Este es un punto esencial para las empresas. Anesco insistió este martes en que, para garantizar tráficos y puestos de trabajo en los puertos, es esencial que las empresas "puedan decidir libremente la composición de los equipos de trabajo necesarios para cada actividad". Esto es, que haya flexibilidad a la hora de determinar cuántos estibadores integran los equipos que trabajan en cada grúa, lo que en el sector se conoce como manos, a diferencia de lo que ocurre ahora porque las manos siempre están integradas por el mismo número de trabajadores con independencia de las necesidades.

En un comunicado difundido tras la última reunión mantenida con los sindicatos, Anesco aseguró estar dispuesta a la continuidad de los actuales puestos de trabajo "previa definición e implantación de las mejoras operativas, puerto a puerto". Para ello, propuso abrir las mesas de negociación en cada puerto "para definir las mejoras operativas a implantar".

Si las partes ya coinciden en el mantenimiento de los empleos actuales y lo sindicatos han accedido a abrir procesos negociadores en cada puerto, ¿por qué no se firmó un principio de acuerdo este martes para evitar los dos días de huelga?

Pese al perjuicio que supondrán los dos días de paro total Anesco alegó que no podía firmar las nuevas condiciones que los estibadores han puesto sobre la mesa sin someterlas previamente a votación en su asamblea. La cita esta prevista para el próximo viernes por la tarde, apenas unas horas después de que acaben las 48 horas de huelga que arrancan a las 8 horas del miércoles. Para entonces, es muy probable que muchas de las terminales de los puertos estén saturadas por el pico de actividad que se espera para absorber los movimientos retrasados.

Instalaciones de Sevasa-Sagep en el Puerto de Valencia.  Foto: EVA MÁÑEZ

Por su parte, los estibadores, a pesar de la garantía de Anesco de dar una respuesta el viernes, se mantuvieron firmes en su intención de paralizar el sistema portuario español durante dos días. Antolín Goya, líder de Coordinadora, lamentó que es la segunda vez que las organizaciones sindicales han puesto una propuesta sobre la mesa de negociación "y la segunda que no tenemos respuesta", ya que no vendrá antes del viernes por la tarde.

Presión al Gobierno

Fuentes del sector interpretan este último encontronazo como un pulso al Gobierno para que realice un movimiento que dé el último empujó al acuerdo entre las partes.

La oferta de Anesco para conservar los puestos de trabajo actuales está condicionada a la negociación previa de un ajuste de las plantillas a través de un plan de bajas voluntarias por prejubilaciones. En el paquete de medidas que ha aprobado para acabar con la exclusividad del sector y realizar la transición hacia un nuevo modelo, el Gobierno se ha mostrado dispuesto a aportar hasta 120 millones de euros para esas prejubilaciones.

Al estirar el conflicto y parar los puertos durante 48 horas pese a estar muy próximas las posturas, empresas y estibadores podrían estar forzando al Gobierno a aumentar las ayudas públicas para prejubilaciones. Cuantos más trabajadores se acojan a ese plan, el coste para las empresas por tener que asumir al resto será menor.

El titular del Ministerio de Fomento, Íñigo de la Serna, dijo que la falta de acuerdo era una "pésima noticia porque lo único que va a conseguir es generar un daño general al conjunto de la economía española".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email