X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

CURSOS TÉCNICOS Y EL PRIMER GRADO PÚBLICO

Veles e Vents se posiciona como polo de formación gastronómica

Por | 09/09/2016

VALENCIA. Este jueves la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia presentaba los datos totales de la campaña veraniega. Los datos son interesantes y han servido para desacreditar que el incremento del turismo exterior tenga un mejor impacto que la recuperación económica -siempre según sus datos- del mercado nacional. La mejora de esta variable y "el buen funcionamiento de los fines de semana gracias al consumo interno de turistas locales marcan una campaña de verano irregular para la hostelería valenciana", asegura el informe.

El sector, el motor económico de la Comunitat Valenciana junto con una parte de la industria, ha tenido esa "temporada irregular" gracias a que según la FEHV se han "mantenido los precios", pese a estar "soportando un incremento de los costes fijos". Así lo han afirmado el 79% de los hosteleros. Sin embargo, un dato deja clara cuál es la necesidad de estos negocios por contar con personal, preferiblemente cualificado.: "el 60% de los empresarios encuestados han incrementado su plantilla durante estos meses de verano", dice el informe.

El impacto de las instalaciones del Veles e Vents

Cuando la formación es de alta cualificación, la empleabilidad se dispara. Mientras que el registro del paro según los datos oficiales oscila según las Autonomías entre el 40 y 50 por ciento, la Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo en Valencia tiene un índice de empleabilidad del 97% en el último curso. En apenas unas semanas iniciará las clases de su cuarta promoción, sin haber bajado del 90% de colocación en ninguna de las tres primeras hornadas, pero que este año contarán con un valor diferencial fundamental: las nuevas instalaciones del edificio Veles e Vents.

Foto: EVA MÁÑEZ

"El motivo para que Heineken se fijara en el proyecto de Veles e Vents, único en España para la marca, era el de poder crear un lugar de referencia para la formación hostelera", asegura el director general de Relaciones Institucionales de la empresa en nuestro país, Pablo Mazo, a Valencia Plaza. Desde que la Fundación Cruzcampo iniciara la andadura para esta marca en España en el año 2000, en Sevilla, la marca ha abierto cuatro centros de estudios: el ya citado de Sevilla, Jaén, Madrid y Valencia. Es decir, en las ciudades en las que tiene fábrica.

Sin embargo, las instalaciones y posibilidades de Veles e Vents suponen un salto para estas escuelas. Las mismas, tienen un precio de mercado formativo de impacto ya que "para Heineken España los cursos están subvencionados dentro de nuestra Responsabilidad Social Corporativa. La empresa lo que entiende es que ha de devolver a nuestros principales clientes, los hosteleros, un beneficio para sus empresas. Eso se traduce directamente en la formación de profesionales que, finalmente, en el conjunto de la 'sociedad empresarial', van a aportar valor económico y competitividad al mercado".

Vocación por la gastronomía

Con este sentido, la Escuela ya ha superado en toda España los 15.000 alumnos. Los cursos técnicos son tres: en Establecimientos de Restauración, el curso Técnico Superior de éste y el de Gestión de Establecimientos de Restauración. Los tres recorridos inician periplo en el icónico edificio de la Marina, ahora convertido en instalación gastronómica y cultural, volverán a estar comandados por el Grupo La Sucursal. El partner del gremio que también ha abierto en este lugar los restaurantes La Marítima, Malabar y ultima la puesta de largo de La Sucursal, el establecimiento con el cual ha logrado reconocimientos hasta el mismo año pasado como la Estrella Michelin o el premio nacional al Mejor Director de Sala, entre otros.

Malabar, uno de los establecimientos dentro de Veles e Vents (Foto: EVA MÁÑEZ)

Ese reconocimiento, precisamente, recayó en Javier de Andrés que es quien dirige la rama valenciana de la Escuela de Hostelería. "Vemos el salto al Veles e Vents como una oportunidad. Hemos mejorado los espacios, las aulas, ganamos en disponibilidad y metros cuadrados. Y también esta la propia presencia y significado del edificio, con su aportación cultural y su proximidad al mar y a la lonja. Es un lugar inmejorable", apunta. La Marítima, será, de hecho, el primer local en prácticas de unos alumnos que tienen una media de 20 a 23 años para los primeros cursos "y una edad y perfil muy distinto para el curso de Gestión de Establecimientos de Restauración".

Mazo añade que durante las próximas semanas y meses "el Veles se va a convertir en un espacio recurrente de debate gastronómico, a través de jornadas y con el paso de algunos de los mejores cocineros de España". Esa formación complementaria en el caso de los cursos tiene, desde su versión más iniciática, formación es aspectos como gestión empresarial, marketing o comunicación. Incluso, la escuela tiene clases tan particulares como dramatizaciones -con profesores y actores de teatro- para enfrentar a los alumnos en sala con situaciones concretas.

"La mayoría de alumnos llega con una clara vocación por la cocina. Eso es lo que les une a la mayoría. No obstante, algunos conocen la sala con nosotros y es cierto que es un perfil que, aunque no llega de partida, sí se genera en la escuela donde se dan cuenta que no es menos importante que la ahora más popular faceta de cocinero", apunta De Andrés. Aun así, la práctica sobre los fogones, las primeras semanas con cortes, conocimiento de producto y proveedores, son sin duda una de las áreas más diferenciadas por las posibilidades económicas que ofrece la escuela financiada en gran medida por la Fundación Cruzcampo y Heineken España. 

Una oferta formativa que también incluye el reciclaje y convive con la Universidad

El equipo del Grupo La Sucursal

De Andrés destaca el perfil diferenciado en el curso de Gestión de Establecimientos de Restauración: "hay muchas empresas familiares que cambian de generación y este es un curso especialmente interesante para ello". La formación en gestión económica, de recursos humanos y laboral, en marketing e incluso redes sociales se convierte en específica, alejada de la cocina e incluyendo otras inquietudes para la escuela. Además, como fue intención de Heineken España y también participada por el Grupo La Sucursal, este mismo año se iniciarán en las instalaciones del Veles e Vents las primeras prácticas del primer Grado en Gastronomía de una Universidad Pública.

Bajo el paraguas de la Facultat de Farmàcia de la Universitat de València, este grado aborda la Gastronomía a partir de conocimientos científicos. La innovación y la información en valores químicos y nutricionales de los alimentos se complementa, precisamente, con la vis práctica que se irá desarrollando en este nuevo polo formativo en hostelería. De hecho, en este curso, el segundo para la primera promoción del Grado que se estrenó en 2015, el lado práctico será todavía muy iniciático. No obstante, en los dos próximos, el edificio diseñado por David Chipperfield se convertirá en un polo de referencia nacional para la formación en hostelería y gastronomía, donde la cocina mediterránea -admiten sus gestores- "predominará inevitablemente, sin evitar una sana contaminación de las tendencias y vanguardias a las que nos conecta nuestro día a día en el mercado turístico".

Comenta este artículo en
next