X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de junio y se habla de CABANYAL mercadona MERCADONA JUAN ROIG Cine música en directo
GRUPO PLAZA

La infraestructura, el talento y la tolerancia, clave 

España, un país atractivo para los emprendedores extranjeros

28/11/2016 - 

MADRID. No llegan, desde luego, buscando financiación, ni tampoco son una comunidad demasiado amplia, pero la tendencia es alcista. Cada vez son más los emprendedores que deciden instalarse en España para montar su empresa atraídos por unos valores que nosotros mismo ignoramos.

El libro recién publicado 1785 motivos por los que hasta un noruego querría ser español pretende mejorar con datos objetivos la visión que los españoles tenemos de nosotros mismos. Una reputación que recibe mejores calificaciones cuando la evalúa uno de fuera -notable- que cuando lo hace un español -aprobado raspado-.  Entre los 1785 motivos se encuentran algunos tan desconocidos para la mayoría de nosotros como que España ocupa un lugar destacado como potencia científica mundial, porque lidera soluciones inmunológicas contra la malaria; además de ser el país con más espacios protegidos con sus 48 reservas de la biosfera reconocidas por la UNESCO. 

Tampoco es muy conocido que somos el segundo país europeo, por detrás de Alemania, con mayor producción en el sector automovilístico. El título del libro es un guiño al país nórdico, considerado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como la mejor nación para vivir del mundo.

José María Moya es el autor de la idea original y coordinador del libro, el primer producto de esta startup 1785 que detectó un problema, nuestra baja autoestima, y que quieren solucionar porque es una perspectiva que nos perjudica tanto a escala individual como al país en su conjunto.  “También el alto nivel de nuestras escuelas de negocio atraen a muchos estudiantes internacionales que luego deciden quedarse a emprender aquí”, dice José María Moya quien recuerda el eslogan de su proyecto. “España, más que un país, es un estilo de vida”.

Calidad de vida

Contaba el argentino Martín Varsavsky el día que explicaba su nuevo proyecto en Madrid, Prelude Fertility, que él vino a España de vacaciones y se quedó. “Me enamoré de él porque me parecía un país en el que se podía trabajar, porque había mucho por hacer, pero también porque, cuando dejabas de trabajar, la vida era mejor”. Así que, desde entonces, acude a Estados Unidos cuando necesita buscar financiación y para lanzar lo que él llama “proyectos locos”, y luego regresa a España a montar los equipos y desarrollar la idea de negocio.

Algo parecido le pasó a  Tomaso Canonici, director en Europa de Opinno. “Yo soy italiano. Llegué a España en un momento en el que había muchas oportunidades,  en el 2007, con un Erasmus, me gustó y me quedé. Que por qué lo hice, pues hay de todo. España es un país que gusta, tiene una calidad de vida muy alta y para un emprendedor, que trabaja 16 horas diarias, que llegue un fin de semana y estar en un país donde no te nieva y puedas salir de casa a tomar algo con los amigos pues se agradece”. Aprecia también Tomaso el hecho de tener la experiencia de vivir en otro país diferente al de origen y pensar en otro idioma algo que, en su opinión, “favorece la toma de decisiones más acertadas. Hay un artículo muy bueno que habla de esto”, dice.

Las 3 T’s

Recomienda también Canonici la lectura del libro de Richard Florida, The Rise of the Creative Class.  En resumen, podemos decir que de lo que habla Richard Florida es de 3 T’s que hacen atractivo un país para los emprendedores: tecnología, talento y tolerancia. Talento, que atrae a talento como capital humano, en el sentido de un ecosistema suficiente de personas con inquietudes creativas e innovadoras, la tecnología, relacionada con la infraestructura y al caldo de cultivo emprendedor y la tolerancia que hace referencia a los valores intrínsecos de una sociedad abierta y respetuosa con la diversidad. “Claro que hay casos de xenofobia en España, pero, en general, esas actitudes están mal vistas por el conjunto de la sociedad. Lo normal es que acojan bien e integren a los extranjeros y eso, igual no os dais cuenta, pero lo habéis hecho bien. España es un país muy acogedor para los extranjeros”, dice Tomaso Canonici. 

Nómadas digitales

Pero no es sólo sol y buen rollo. Hay también oportunidad de negocio, según el directivo de Opinno, para quien “todavía hay muchas cosas que hacer en España, donde hay sectores que no están digitalizados y esto te permite avanzar más rápido”.

La digitalización y la nueva configuración de equipos de empresa que trabajan en remoto favorecen también la elección de España como laboratorio de ideas y mercado. “Actualmente, lo mismo da arrancar un proyecto en Londres que en Javea. Es lo que se conocen como nómadas digitales”, dice Javier García Martínez, profesor de la Universidad de Alicante, Premio Jaime I de Nuevas Tecnologías y fundador de la compañía Rive Technology. 

Otro valor asociado que observa también Javier García es el ecosistema emprendedor que se ha creado en España durante los últimos años, a la altura de otros países vecinos. “Me refiero a todas las incubadoras, aceleradoras o espacios de coworking que tienen ya casi todas las ciudades. Cualquiera puede acceder a ellos a precios económicos y aprovechar los recursos que ofrecen para satisfacer las necesidades operativas de todo emprendedor”. Añade el profesor “el talento de muchos de nuestros emprendedores y la calidad de la producción científica” con la ventaja de que contratar a estos profesionales de alto nivel resulta aquí mucho más barato que en otros países. 

Lo que faltaría

“Falta igual un unicornio que nos diese renombre internacional”, dice Javier García, “y saber vendernos mejor. España podría jugar un papel importante y convertirse en la puerta de entrada al mercado europeo para los emprendedores de Latinoamérica, donde hay también mucho talento”. Aboga, asimismo, el profesor por eliminar barreras burocráticas que dificultan el flujo del emprendimiento. Así, como propuesta concreta, sugiere la creación de una especie de visado de talento, algo similar a lo que existe en Estados Unidos y que a él le permite desplazarse continuamente sin cortapisas de España al Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Pero la eliminación de trabas no afecta sólo al marco jurídico y administrativo, también deben desaparecer barreras en el interior de las organizaciones corporativas. En este sentido recuerda Fernando Alamillo, emprendedor y ahora desarrollador en Opinno, su estancia en una empresa lituana en la que trabajó varios meses a través del programa de Tetuan Valley http://tetuanvalley.com/ . “Me sorprendió lo fácil que era acceder a los directivos, de cualquier tipo de empresa, y sentarte con ellos para que escuchasen tus propuestas. Aquí, a nadie que no tenga ya un nivel, se le ocurre solicitar una entrevista con el director de una multinacional porque sabes que, no sólo no te van a dedicar un minuto de su valioso tiempo sino que ni siquiera te van a abrir las puertas”.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email