X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

EL MURO / OPINIÓN

¡Fiesta 'rave'!

3/01/2017 - 

Hace años un grupo de amigas sugirió vivir una experiencia única, irrepetible e inolvidable. Se trataba de ver amanecer en las aguas de la playa nudista ubicada junto al Dosel de Cullera, muy juntos y alborotados. A lo loco. Desenfreno total. No pude decir que no. Hubiera sido un mal gesto por mi parte.

Así que fui raudo y veloz. Hasta con prisas, no fuera que al llegar ya estuvieran en el agua y me perdiera los momentos de precalentamiento previo a mojarse sin el calor de los rayos del sol. Llegando, comprobé que algo fallaba. Demasiados coches. Pensé que era San Juan. Aparqué lejos del lugar de la cita. Cada vez que avanzaba caminando iban saliendo al encuentro más personas. Hasta creí estar en un rodaje de un capítulo de una serie o una película al estilo de The walking dead.

Cuando llegué lo entendí. En el aparcamiento original se había montado una fiestuqui de tres pares. Allí habría un millar de personas con la música desatada, toda la fiesta del mundo y mucha paz y más amor. Alguien había convocado una fiesta rave. Así que de baño nada. Decidieron que nos sumáramos a la rave. Ya no recuerdo más. La edad hace tener lagunas de memoria..

Por ello, no entiendo cómo se han puesto algunos de los nervios al desvelarse desde estas mismas páginas que cuatrocientas personas habían esquivado todas las trabas para celebrar hasta las cuatro de la madrugada una fiesta de poderío en la inutilizada estación de la línea 2 del Metro a su paso por la calle de Alicante, en el pasaje que cruza Germanías con Ramón y Cajal y sortea las vías de la estación del Norte que nadie se atreve a esconder pese a que en su momento el ministro Valverde estimó en 180 millones de euros —menudo viaje a Zúrich, camarada— y hoy ya se dispara hasta el infinito y mucho más.

Les mandaron policía para desalojarlos. Era la hora. Y eso que no había disjockeys, ni molestaban a nadie. Pero allí estaban. ¡Bien! Seguramente al Delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, no le disgustó la idea. Le habría acompañado junto a mi amigo José Manuel Esteve para dar fe. Y muchos más se hubieran apuntado.

Los convocantes y asistentes, que es la lección que saco, sí que saben bien cómo utilizar espacios abandonados a su suerte por el escaso margen presupuestario que nos toca. No sé de qué se escandalizan algunos. Para qué queremos un sinfín de túneles inservibles y abandonados sin fecha de uso y cada día más obsoletos. Pues, para algo han de servir. Y si las fiestas de Nochevieja cada vez se ponen más caras, hay que rascar la imaginación y sacar partido a todo aquello que ya hemos pagado. Es más, recuperar lo realizado es una más que doble inversión. El agua corroe. Ya no sirve lo hecho. Es un gasto añadido para poner al día una inversión preocupante. Es un escándalo. Muy grave.

Estos de la rave nos han dado una pista y una lección de utilidad. Los túneles de la T2, la línea del metro que debía unir desde hace años el barrio de Nazaret con el centro de Valencia y paralizadas desde 2011 ya que las arcas autonómicas fueron esquilmadas, sirven para algo. Sirven para raves y también para hacer piragüismo mientras no consigamos los cien millones que se necesitan para la conclusión del enlace subterráneo. Saquemos una conclusión.

En el fondo el problema no es una fiesta rave sino de qué forma se han desnudado más vergüenzas y es ejemplo de inutilidad política. Y eso sí es preocupante, serio y digno de analizar entre todos. No pasa nada porque unos centenares de personas celebren una fiesta en un espacio abandonado por la Administración, sin entrar a valorar riesgos. Está ahí. Es mío. Pero aún así, podemos poner reglas y remedios. Lo gordo es que nos acaban de poner sobre la mesa una realidad. La misma que promocionaban en su momento con construcciones efímeras, azafatas y seguridad a coste millonario pero desde donde se rifaban puestos y comisiones. Hoy, ruina. Si todo funciona así, en la actualidad y tantos años después ¿qué hacemos? Pues fiestas rave.

Yo lo tengo claro. Si la línea de metro no tiene fecha de conclusión, futuro ni destino y sirve para la celebración de eventos, como esa Feria de Valencia más perdida que perdida, y practicar remo con tesón, pues allá que vamos. Más segura que una construcción de hormigón millonaria y enterrada, no existe nada igual. Más dóciles y débiles eran esos refugios que la nueva izquierda adolescente que ni siquiera vivió el postfranquismo nos vende como ejemplo de su dedicación a las libertades y a una memoria que cada día más olvidan después de ser seducidos/as poco a poco por la autocomplacencia, el poder, el capital, la propia desnudez de un discurso apagado y gestos estalinistas.

En fin. ¿No remamos en las cuevas de San José de la Vall d’Uixo? Pues entonces de qué nos quejamos. Hemos encontrado un filón turístico y promocional más allá de las fallas. Fiestas rave, remo y hasta senderismo al estilo del que se organiza en el viaducto de Peña Cortada de Chelva y esos paseos por sus gargantas, cuevas y barrancos horadados por el hombre y el agua. Romanos.

Chicos habéis dado en la clave. Tengo eslogan: “Valencia, ciudad de túneles inutilizados pero óptimos para lo que haga falta”. Se quejan de que aquí no se ruedan películas. Pues hay turismo para todo. Han de sacarlo a concurso público. Menudo finde.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email