X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el grupo castellonense cambió los estatutos para dificultar la venta de acciones

Fucsa despidió a Enrique Calabuig cuando éste reclamó las acciones de Aguas de Valencia

Foto: EVA MÁÑEZ
9/11/2017 - 

VALÈNCIA. El enfrentamiento en el seno de la familia Calabuig Gimeno por pretensión de Enrique Calabuig de salir del accionariado del grupo Fomento Urbano de Castellón (Fucsa) tiene una derivada laboral y otra mercantil, además del pleito entablado en la jurisdicción civil por la demanda de este empresario contra sus hermanos, desvelada este miércoles por Valencia Plaza

Según ha podido saber este periódico, los requerimientos de Enrique Calabuig a sus hermanos Eugenio –presidente de Aguas de Valencia–, Mercedes y Celia para que ejecutasen el acuerdo para su salida de Fucsa –tiene el 12,92%– fueron respondidos no solo con el silencio, sino con su despido como trabajador y su cese como consejero. Además, Fucsa aprobó un cambio de estatutos para limitar la venta de acciones a terceros.

El acuerdo entre los hermanos consistía en que Enrique Calabuig cedía su 12,92% en Fucsa a cambio de 153.895 acciones de Aguas de Valencia y la partición del resto de negocios del grupo –sobre todo inmobiliarios– para adjudicarle el 12,92% de los mismos. Fucsa controla Aguas de Valencia al 97% a través de la sociedad Global Omnium. El pacto acordado en noviembre de 2014 no se materializó a pesar de los requerimientos de Enrique en diciembre de ese año y en febrero y junio del año siguiente.

En julio de 2015, la compañía que dirige y controla Eugenio Calabuig –la principal accionista, su madre, le cede sus votos– responde con una medida societaria que dificulta una hipotética venta de la participación de Enrique y otra que le aparta de la gestión del grupo. 

Eugenio Calabuig. Foto: MARGA FERRER

El primer cambio de los estatutos sociales impide la transmisión de acciones a cualquiera que no sea ascendiente o descendiente –ni siquiera cónyuge– del transmitente. El segundo, el elimina el consejo de administración como órgano de gestión y lo sustituye por un administrador único, que será Eugenio Calabuig. En el consejo de administración se sentaban los cinco hermanos: Eugenio, Enrique, Mercedes, Celia y Pedro. Este último no está entre los demandados por Enrique.

Los acuerdos fueron aprobados en junta general de accionistas el 18 de septiembre de 2015, pero tres días antes Enrique impugnó su aprobación en el consejo de administración. Lo hizo ante el juzgado de lo Mercantil número 1 de Castellón.

Despedido

Al cese de Enrique como miembro del consejo de administración de Fucsa le siguió, un mes después, su despido disciplinario como trabajador de la empresa de contadores Uradis, filial del grupo. Los motivos aducidos fueron "actitud negativa e ineficiente", haber generado un "mal ambiente laboral" y falta de respeto hacia sus superiores.

Es otro mes más tarde, en noviembre de 2015, cuando Enrique presenta la demanda contra Eugenio, Mercedes y Celia para que se ejecute el acuerdo para su salida del grupo. La vista se verá la próxima semana en el juzgado de Primera Instancia número 21 de València.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email