X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de julio y se habla de VALÈNCIA Paro Pobreza ABENGOA MERCADONA SANIDAD HOMEOPATÍA
GRUPO PLAZA

entrevista

John Perlaza (Bondholders): "Somos valencianos que competimos con americanos e ingleses y ganamos"

12/06/2017 - 

VALÈNCIA. Hace cuatro años John Perlaza, Alfredo San Martin Naya y Fernando Saludes Garcia lanzaron Bondholders, un proyecto pionero en España (y Europa continental), lanzado desde València, que vela por los intereses de los bonistas. Para ello pusieron en valor la figura del comisario o 'trustee' como figura independiente tanto para el emisor como para el inversor.

No tardaron mucho en llegar los clientes y a fecha de hoy la cartera de clientes de Bondholders alcanza los 250, mientras han ampliado el radio de acción hacia las emisiones de renta variable. El último cliente se sitúa en la India, tal y como contó este diario hace una semana, donde han recibido el visto bueno de de la Agencia Estatal de Energías de Desarrollo de Energías Renovables de la India para ser el fideicomiso o 'trustee' de sus emisiones de bonos del programa Medium Term Note Programme. Este primer programa EMTN registrado alcanza un valor de 300 millones de dólares.

Uno de sus cofundadores, John Perlaza, visitó las instalaciones de Valencia Plaza. A continuación la charla mantenida.

-¿Cómo surgió Bondholders?
-Nacimos en 2013 fruto de un proceso consultivo hablando con entidades emisoras, despachos de asesores e inversores institucionales... para ver qué les parecía la idea de que hubiera un servicio de comisario profesional en el mercado de emisiones. El comisario era una figura que no estaba profesionalizada y los que emitían históricamente eran pocos. Fue entonces cuando vimos que había nicho de mercado. Yo procedía de Bank of New York (BNY) Mellon donde llevaba la banca fiduciaria y allí me di cuenta de que los proveedores tradicionales no estaban cómodos con leyes que no fueran la estadounidense y la británica. 

-¿Y qué pasó tras su salida de BNY?
-Fue a finales de 2012 y vi la oportunidad. De hecho en 2014 lo presentamos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para que lo conociera. El producto no estaba regulado como tal pero tuvimos una buena aceptación del regulador y fueron muy receptivos con la idea, que por otro lado fue la primera empresa de este estilo que conocían. El mismo año (2014) comenzamos a actuar Alfredo San Martin, Fernando Saludes y yo.

-¿Cómo definiría Bonholders?
-Somos un 'trustee', un comisario, que representa al conjunto de obligacionistas o bonistas en una emisión, desde sus primeros pasos de vida hasta el vencimiento, vigilando que se cumplan los términos acordados entre el emisor (deudor) y el inversor (acreedor). No hay ninguna otra empresa independiente en la Europa continental -en Reino Unido sí- que haga lo que hacemos nosotros. Actuamos principalmente en el mercado de renta fija pero últimamente nos hemos abierto al de renta variable.


-Podemos decir que la figura del comisario está establecida pero no regulada en España. ¿Hay posibilidad de regularla?
-Así es, pero esto se debe a que el comisario no lleva a cabo funciones que estén sujetas a supervisión financiera, es decir, no comercializa, asesora ni garantiza las emisiones. Este es también el caso en los otros mercados europeos donde operamos. De todas formas la CNMV tiene constancia de que existimos y nosotros siempre somos muy transparentes. ¿Que si se puede regular? Eso no depende de nosotros pero lo que es un hecho es que la figura del comisario está establecida. Para ser 'trustee' necesita experiencia jurídica, fiduciaria y económica, no hay que pasar ningún examen ni prueba en Inglaterra. En Portugal la ley está muy bien descrita en este aspecto.

-¿Cuál es la misión de Bondholders a la hora de trabajar con un cliente?
-Nuestra misión es la de velar por los intereses de los bonistas, asistir a las juntas de accionistas, vigilar los ratios que debe mantener la emisión, que pague los cupones, que ofrezca información... Insisto desde el primer día hasta que expira la emisión.

-¿Qué visión tiene Bondholders?
-Siempre a largo plazo. Ni buscamos pelotazos, ni salir a cotizar a bolsa, Solo crecer de forma orgánica y ganar muchos mandatos. Somos los únicos que competimos con americanos e ingleses y ganamos.

-¿Y de dónde proceden su amplia base de clientes?
-Principalmente de nuestros contactos pero también del 'boca a boca'. A nosotros nos contrata la entidad emisora, pero el inversor siempre puede destituirte. Tenemos una buena cartera de unas 250 emisiones, tanto nacionales como internacionales,  y un equipo de media docena de personas.

-Entre sus clientes está Abengoa...
-Así es y el problema que tuvimos fue que la empresa entró en preconcurso y los inversores se pusieron nerviosos. Nuestra labor fue la de facilitar toda la información que podíamos porque la empresa estaba protegida. La mayoría de inversores extranjeros no tiene ni idea de lo que es un preconcurso. 


-Por cierto, ustedes también son comisarios de los bonos del Banco Popular, ¿qué va a pasar ahora?
-Así es. Es una situación sin presentes, pues es la primera vez que un mecanismo de resolución de este tipo se lleva a cabo en Europa. Estamos analizando la situación en detalle en particular con relación a las emisiones de capital. La mayor parte de las emisiones de bonos en las que trabajamos no han estado sujetas a amortización y entendemos que pasan ahora a contar con la garantía del Banco Santander; pero insisto todavía estamos analizando la situación y solicitando más información al respecto.

-Y también tienen otras dos firmas de la Comunitat como Aguas de Valencia y la alicantina Viario A-31, los bonos de ésta última cotizan en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). ¿A qué achaca este número tan reducido teniendo en cuenta que hablamos de una comunidad con tantas empresas?
-Hay que tener en cuenta que muchas de las empresas de la Comunitat Valenciana son familiares y éstas son más celosas; además está el problema del desconocimiento de este mercado. Sin embargo, una vez empiezan a cotizar y ven como el proceso les profesionaliza se dan cuenta de que vale la pena. El bonista no te quita la empresa ni el capital y tiene una gran ventaja: tu le pagas con lo acordado y el no te da ningún problema. Yo trato de hacerles ver a las empresas las ventajas que tiene cotizar en los mercados porque va más allá de obtener financiación puramente bancaria.

-Un cliente recién llegado ha sido la Agencia Estatal de Energías de Desarrollo de Energías Renovables de la India. ¿Qué les llevó a ser su 'trustee'?
-Lo ganamos por encima de otros proveedores de talla mundial. Somos independientes, no tenemos conflictos de interés, hemos hecho labor comercial con entidades en Asia y cuando ellos decidieron salir a financiarse con bonos les recomendaron a nosotros.


-Algunos de los emisores españoles de la talla de El Corte Inglés, Banco Santander, BBVA e Iberdrola, entre otros, se han llevado parte de sus emisiones de renta fija a Dublín. ¿A qué lo achaca?
-Tiene que ver con el apetito de los inversores. Algunos te piden seguir la ley inglesa y cotizar allí. Pero no todas las emisiones se las llevan fuera, no. La mayoría están aquí en España.

-Actualmente son 32 los emisores del MARF tres años después, una cifra ligeramente inferior a la del MAB que eso sí lleva en marcha desde 2009. ¿Piensa que son números razonables?
- Yo creo que no son cifras pequeñas por el tiempo que ha transcurrido y por la cultura financiera en España. Poco a poco se está viendo más diversificación pero todavía hay muchas operaciones que no van a esos mercados y optan por la banca. Hay que destacar la buena labor de Bolsas y Mercados Españoles (BME) y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Pienso que son dos mercados que tienen recorrido y en el caso del MARF que más conocemos -por nuestros emisores- cuenta con 'bonos proyectos' titulizaciones, pagares, emisores de empresas de todo tipo... Si se compara el MARF con otros mercados -como el alemán- actualmente los niveles de incumplimiento con España son muy bajos.  El crédito se debe a la buena gestión del MARF y los asesores y colocadores a la hora de cuidar el desarrollo de este mercado y promover operaciones con buenos fundamentos que promuevan la confianza en el mismo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email