X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entrevista al profesor de oftalmología 

José Luis Menezo: "Fisabio es un bodrio del PP y no se sabe para qué sirve. Que le hagan una auditoria"

9/07/2016 - 

José Luis Menezo (Castellón, 1935) es catedrático en Oftalmología por la Universidad de Valencia y durante 38 años fue jefe de servicio del hospital la Fe. En su currrículum vitae se incluyen 511 publicaciones (propias y tutorizadas), ha escrito 14 libros y ha recibido numerosos premios y nombramientos que avalan su carrera. También ha fundado dos Sociedades Europeas, la segunda, la Sociedad Europea Refractiva de la que fue presidente. Y una española, SECOIR, en la que se ha instaurado un Premio a su nombre para un oftalmólogo emergente.

El pasado mes de mayo, Menezo recibió el premio Peter Eustace, que desde hace seis años se concede a un oftalmólogo de prestigio que destaque por su esfuerzo excepcional en la formación oftalmológico en Europa. Peter Eustace, profesor de Oftalmologia irlandés, estableció el primer examen europeo de la especialidad (EBO) en Milán (1995). Esta prueba ha ido cobrando relevancia paulatina en los países de la UE, siendo actualmente obligatoria y , sustituyendo  a la evaluación final  de todos los residentes de Oftalmologia en Suiza, Bélgica, y Eslovenia. En Francia, Finlandia y Holanda, no es obligada pero si altamente recomendada.

Desde el nacimiento de la prueba EBO, Menezo estuvo presente en todos los exámenes y en todas las asambleas internacionales. 

- En los estatutos de European Board of Ophtalmology (EBO), programa que supone la armonización de la enseñanza de las especialidades, se establece que los candidatos deben ser propuestos por las delegaciones nacionales de cada país o sociedades científicas, ¿quién le propuso como nominado?

Para ser candidato al premio Peter Eustace me propusieron varias sociedades europeas y la Sociedad Española de Oftalmología (SEO). El Comité Europeo selecciona a dos o tres candidatos, a quienes les piden los currículos para luego que las distintas delegaciones europeas voten. Desde Dublín, donde está la secretaría de la EBO y la UEMS, me pidieron mi curriculum vitae y según Rafael Martínez Costa obtuve una gran mayoría. Mis mayores contrincantes eran un francés y un alemán.

- Entre los premiados se encuentra la francesa Giselle Soubrane, el belga Jean Jacques de Laey o Marko Hawlinka de Eslovenia, ¿qué representa para usted ser el sexto premiado en la historia de estos premios de reciente creación?

Esto es una satisfacción por una razón, porque cuando a mi me llaman de la SEO y me dicen que soy el candidato español que hemos propuesto, veo que todavía me quedan amigos en la Sociedad Española. Durante ocho años fui el secretario general de la SEO y luego fui vicepresidente, y por otros motivos no me convertí en presidente. Así que como no esperaba este reconocimiento tardío ya que estaba jubilado, estoy satisfecho ya que en este premio no ha influido nadie y conozco como funciona a veces los premios... Yo he ido a premios en los que he debido retirarme porque “algo olía mal”, un pariente, un amiguete, un enchufe, un partido político…

- ¿Qué calidad de formación oftalmológica existe en España?

El nivel de conocimiento de las cátedras grandes es aceptable, pero tiene un defecto: cuantas más universidades, menor calidad. California ¿cuántos habitantes tiene? Los mismos que España. ¿Cuántas universidades tiene? Una y luego tiene distintos campus: Universidad de California–Campus Los Ángeles, Universidad de California–Campus San Francisco, Universidad de California–Campus San Diego, Berkley, Fresno… Lo que no puede ser es que de donde soy yo –Castellón–, dentro de poco vayan a haber ya casi 5 facultades de medicina. ¿En qué hospitales hacen las prácticas? Además no hay casi doctores en medicina, hay médicos pero no doctores.

- ¿Tenemos algún centro oftalmológico de referencia en España?

Yo no voy a decir si tenemos uno o no. Simplemente la gente va a los que pagan por tener un anuncio en los periódicos. La gente suele acudir a centros que tienen un marketing periodístico. Durante algunas décadas el centro que yo dirigí –Hospital la Fe– destacó por su internacionalización, venían muchos oftalmólogo de fuera. Después de que yo me jubilara, se ha deteriorado. Su consideración internacional inexistente. No digo que no lo hagan bien, simplemente digo que no figuran para nada en el panorama nacional. Les sentará mal a algunos, pero me da igual. A lo largo de los años ves que se cumplen los dichos como “Siempre se muerde la mano que te da de comer”. Yo formé a mucha gente, no voy a dar nombres, pero este refrán se cumplió.

- ¿Coincide con Rafael Martínez Costa, expresidente de la Sociedad Valenciana de Oftalmología y oftalmólogo infantil en La Fe en que los médicos en Europa no son mejores que los de aquí, pero sí disponen de más medios? ¿Hay suficiente financiación?

La tecnología se consigue con dinero. Como estás en la cola, pues a veces lo consiguen países que están especializados. Pero creo que la tecnología no es la madre del cordero… No voy a entrar ahora en cual es el problema. ¿La consellería de Sanidad? Pues a veces las consellerias de Sanidad están en manos de personas cuyo coeficiente intelectual... En fin. Hablo de los que yo he conocido. Por tanto, aunque la formación como decía antes, sea aceptable en España, es difícil que un español vuelva a conseguir este premio. Seguro que en 20 años no va a volver a pasar.

Por norma general, el coeficiente intelectual de los políticos es muy bajo. Podría estar hablando del PP como de los de ahora

- ¿Por qué?

Porque tienes que pasar una triple cadena. En primer lugar, tienes que ser nominado por sociedades, luego que te seleccione el comité y más tarde te votarán las delegaciones. Y tengo la suerte de que me han votado los delegados europeos, no los políticos. ¿Por qué? Pues porque la relación viene desde hace muchos años. Son muchos años moviéndome por Europa y llegué a tener un nombre.

- ¿Le quedan pocos amigos en política? 

No me queda ninguno. Y no amigos, yo diría conocidos. Creía que los tendría ahora, porque esperaba reavivar la Fundación Oftalmológica del Mediterráneo (FOM) con el actual gobierno valenciano, pero todos son iguales. Por norma general, el coeficiente intelectual de los políticos es muy bajo. Podría estar hablando del PP como de los de ahora (PSPV-Compromís), que ya están un año gobernando y aún no han movido ficha.

- En su momento, quiso que la FOM fuera un centro de referencia en España y más tarde en Europa, algo que nunca llegó a pasar. En alguna ocasión ha declarado que desde el principio fue un florero en la fundación, ¿por qué?

Aquello se fundó con Bancaja, la ONCE, la Generalitat y el que está haciendo esta entrevista, José Luis Menezo. Cuando llegó el PP me consultaron por mi experiencia y aconsejé hacer centros reducidos. La idea era montar algo especial que tuviera repercusión nacional. Cuando la creamos, la Fundación iba a tener unas líneas básicas (Asistencia clínico quirúrgica de alto nivel; Investigaciónn clínica; Docencia; Actuaciones en ONGs; Extensión a toda la comunidad de programas de detección de afecciones oculares y Docencia de postgrado con numerosos másters). Yo quería actuar en sitios que estuvieran más retrasados, por ejemplo, en una ONG. Pero no me hicieron ningún caso. También quería hacer investigación clínica, porque para hacer investigación básica se necesitaba dinero y la única forma de que lo hubiera era que fuese una fundación, pero con inversión privada.

Me impliqué desde el primer momento incluso en el diseño de los planos. Pero llegó Vicente Rambla y me cortó las alas. Me dijo que estaba bien que yo fuera presidente, pero que dejara trabajar a la gente joven. Sin embargo, la gente joven no tenía contactos para que ese centro tuviera repercusión nacional. Luego esa gente se echó en brazos del poder político y me mordieron la mano. Poco a poco la FOM fue deteriorándose.

Cuando quisieron cambiar la F de FOM por Fisabio y yo me opuse, vinieron a por mi porque yo era patrono fundador y una fundación no se la pueden cargar si un patrono no quiere. Lo que querían era cargárselo. En la actualidad, Fisabio Oftálmica Mediterránea no es nada en el panorama nacional. Ni están, ni se les espera.

El contrato se hizo con una empresa que decían que era muy generosa en sus donaciones llamada Imex Clinic y decían que tenían muchos contactos en la Conselleria

- ¿Por qué querían cargárselo si fueron ellos quien le buscaron para montarlo? 

Luego de montarlo sé que querían venderlo, los políticos no se molestaron en saber que era una cesión del Ayuntamiento por cerca de 40 años para hacer un centro de investigación oftalmológico. Si me preguntas si estoy contento te diré que he estado trabajando durante mucho tiempo para tener un centro de investigación y clínica de empuje nacional. Intenté recoger a gente que valía y no pude hacerlo después de estar trabajando cerca de diez años en este proyecto. Creo que debía haber unas rencillas dentro del mismo partido político (Zaplana-Camps).

- ¿Cómo se montó económicamente?

Yo quería que fuese un centro público-privado. Con ese termino significaba que si venía gente a invertir, se tendrían medios para investigar o tener programas de investigación y mantenimiento. Al final se hizo con una empresa que decían que era muy generosa en sus donaciones llamada Imex Clinic y decían que tenían muchos contactos en la Conselleria.

- Pero la FOM recibía también fondos europeos…

Eso es lo que yo creo. Pero el dinero público dicen que no es de nadie.

- En alguna ocasión ha intentado, pese a estar ya jubilado, reactivar lo que en aquel momento quiso que fuera la FOM, ¿ha tenido contacto con la conselleria de Sanidad?

La consellera de Sanidad me concedió hace ocho meses una hora y 50 minutos en la que le expliqué todo y no ha hecho nada. También le mandé una carta a Ximo Puig e ídem. Ahora cuando acaben las elecciones, le enviaré el discurso de agradecimiento que di en Paris en inglés cuando recibí este premio para que sepan lo que pienso.

Tuve durante años un servicio que probablemente fue el mejor de mi especialidad en España y fue deteriorándose por la intromisión política. Me pidieron que apoyara al partido socialista y lo hice porque lo que quería era tratar de reavivar la FOM y echar a los que siguen allí, que por cierto, todos fueron elegidos a dedo. Todos los directivos fueron a dedo. No hubo ni concurso porque aquello había que empezarlo y se cogieron a unas personas, la mayoría residentes míos. Todo esto se lo dije a la consellera. Y ¿qué ha hecho? Nada. Yo creo que tiene otros intereses.

- ¿Qué opinión le merece Fisabio?

Fisabio es un bodrio que hizo el PP y no sé ni para qué sirve. Nadie lo ha dicho. Cuando hablan de I+D se les llena la boca. Creo que es difícil mantener una línea de investigación básica porque se necesita mucho dinero. ¿Qué es Fisabio? Muy fácil, que le hagan una auditoria para ver qué líneas de investigación tiene, quiénes son los responsables de esas líneas, en qué revistas de alto índice de impacto están publicando, dónde está acreditado... Esto es una suma de pequeños hospitales que crearon, una cosita de investigación de andar por casa como puede ser el hospital de Gandia o Xátiva, los unieron y a la suma de todo ello le pusieron el nombre de Fisabio. Pero lo hicieron para colocar gente afín. No le veo otra cosa. ¿De qué vive Fisabio? De los cul de sac, de las listas de espera que mandan a la ex FOM.

Alterar en los tribunales es muy fácil. Si en ellos nombras a tres personas a los que has nombrado tú, el resto hace “si bwana” al poder

- ¿Cree que hay endogamia en sanidad?

No lo sé. Yo solo digo que hay exresidentes míos en hospitales más pequeños como el Arnau de Vilanova con mejor currículum y mejor preparados que algunos que dirigen hospitales de mayor envergadura como la Fe. Y esto es cuestión de tribunales. Alterar en los tribunales es muy fácil. Si en ellos nombras a tres personas a los que has nombrado tú, el resto hace “si bwana” al poder. Sé que hay gente de calidad que no han podido entrar en algunos sitios. Y no me escondo al decir esto. Lo dije en mi discurso de agradecimiento en París. Esto es el resultado de la mediocridad de los partidos políticos.

- ¿Qué opina del resto de escándalos que se están conociendo recientemente en el ámbito sanitario?

Ha habido médicos que han sido nombrados directores de hospitales. Y ¿por qué? Porque son de un partido político. Nada más. Por lo general no son los más listos, son los más mediocres. Que después, cuando acaban, les han tenido que buscar la plaza, no se la han trabajado con unas oposiciones. Si fueran médicos brillantes, se dedicarían a trabajar y a disfrutar de lo que han estudiado y no a ser directores de hospital. Ahora llegan a nombrar a personas que ni siquiera están relacionados con sanidad.

- Usted es fundamentalmente investigador ¿cree que la investigación tiene futuro en España? 

Yo he sido innovador en tecnología e introductor de técnicas quirúrgicas avanzadas y llevamos a cabo investigación clínica. Para investigación básica se necesita mucho dinero. Si nuestros recursos son limitados, ¿cómo va uno a mantener a un investigador a un sueldo más bajo del que recibe la media europea? Nadie lo quiere. En cuanto tienen un nivel aceptable se van fuera. Es lo que yo haría. Tal como va el país, yo haría como San Vicente Ferrer al sacudir sus alpargatas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email