X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

obinesa vuelve a cerrar el ejercicio en negativo pese a mejorar su resultado un 82%

La antigua Lubasa reduce sus pérdidas a 5,7 millones de euros

El grupo de Luis Batalla eleva los ingresos de sus tres ramas de negocio y logra una facturación consolidada de 315,3 millones

7/10/2016 - 

VALENCIA. Grupo Obinesa -la antigua Lubasa- volvió a cerrar con pérdidas sus cuentas anuales en 2015 pese a mejorar un significativo 82% su resultado consolidado -el que se atribuye a la sociedad dominante-. En concreto, la mercantil registró unas pérdidas de 5,7 millones de euros, lejos de los 31,5 que perdió en 2014 pero todavía con un importante margen de mejora.

Por lo que respecta a los ingresos, el grupo del empresario Luis Batalla creció un 8,4% hasta los 315,3 millones de euros -en 2014 había facturado 290,9 millones-. Por actividades, la enseña creció en sus tres ramas de negocio. En 'construcción', en la que destaca su enseña Becsa, pasó de los 149,8 millones a los 158,4; en 'cerámica', donde posee la firma Saloni, creció desde los 92 millones hasta los 97,3; mientras que en 'automoción' pasó de 49 a 59,6 millones.

La mercantil, tal y como recoge su informe de gestión, firmó en 2015 "un acuerdo de renovación de la deuda que el grupo mantiene con entidades de crédito, lo que le permite adaptar el perfil de su deuda a las actuales y futuras condiciones del mercado en el que opera y estabilizar las necesidades de tesorería en un horizonte de cinco años".

Discrepancias del auditor

El informe de auditoría anexo a las cuentas recoge discrepancias por parte del auditor. En concreto, critica que la firma se anote un futuro cobro de 53,13 millones de euros en concepto de "activos y pasivos por impuesto diferidos", cuando la mercantil, según su situación actual, está lejos de lograr "ganancias fiscales futuras que permitan la aplicación de estos activos".

"En consecuencia, a 31 de diciembre de 2015, el epígrafe de "Activos por impuesto diferido" del balance consolidado adjunto y los epígrafes de "Reservas y resultados de ejercicios anteriores" y "Reservas en sociedades consolidadas" del balance consolidado se encuentran sobrevalorados en 53,1 millones, 19,3 millones y 34,6 millones de euros, respectivamente", subraya el auditor.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email