X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

corts valencianes

La ausencia de diputados del Botànic impide aprobar la reforma del Consejo Audiovisual

19/07/2018 - 

VALÈNCIA. La sesión del pleno escoba previo al verano celebrado en Les Corts Valencianes propició algunos momentos de tensión principalmente a cuenta de la modificación de la ley del Consejo Audiovisual. Ya sea por el propio acaloramiento estival o porque se acerca la recta final de la legislatura, los ánimos se caldearon notablemente por esta modificación legislativa que, finalmente, cayó al no disponer sus impulsores -las fuerzas del Pacto del Botànico- de una mayoría suficiente.

Una circunstancia que se produjo debido a las ausencias en las bancadas del PSPV -el presidente Ximo Puig y la consellera María José Salvador-, Compromís -la vicepresidenta Mónica Oltra y Víctor García-, Podemos -David Torres y César Jiménez- y la no adscrita Covadonga Peremarch. Así, la citada reforma no tuvo los 60 votos necesarios dado que era precisa una mayoría cualificada -tres quintos- de la Cámara. 

Pero, ¿por qué no dieron los números? A priori, sí era factible su aprobación dado que la iniciativa contaba con el apoyo de PSPV (23), Compromís (19), Podemos (12), Ciudadanos (9) y Peremarch. 64 escaños que permitían sacar adelante holgadamente la modificación, más aún cuando se daba por hecho que los cuatro diputados 'agermanats' (ex de Ciudadanos) también respaldarían la medida.

Sin embargo, la relajación llegó a las fuerzas que conforman el Botànico. Las dos ausencias por grupo más las de Peremarch, convertían en absolutamente necesario el concurso de los 'agermanats' para dar luz verde a la reforma. En este punto, acabe recordar el malestar de estos cuatro parlamentarios por, entre otras cuestiones, no haber sido incluida su participación en el Debate de Política General -este miércoles se aprobó precisamente la reducción a 12 propuestas de resolución por grupo-. 

Este hecho, unido a la sensación que vienen arrastrando en la Cámara de ser utilizados por el Botànic cuando son necesarios sin que luego se les permita una mayor participación, propició el portazo a la reforma del Consejo Audiovisual. Así, mientras que los grupos impulsores de la medida consideraron que los 'agermanats' habían girado su voto para torpedear su iniciativa para conseguir cierta atención, éstos se escudaron en que el Botànic debía vigilar que sus diputados acudieran a las votaciones y no esperar que ellos ejercieran "de muleta" cuando para otras cuestiones "no había existido ningún diálogo".

Alexis Marí, David de Miguel, Alberto García y Domingo Rojo, los diputados no adscritos. Foto: EVA MÁÑEZ

Con este escenario, tras debatir la reforma, se votó su admisión a trámite recabándose los votos suficientes para recibir luz verde. A continuación se votó si se tramitaba por lectura única, pero al ver que no tenían los apoyos necesarios para poder aprobar la ley por la negativa de los no adscritos y corría el riesgo de ser rechazada, los proponentes se opusieron a seguir esa tramitación especial, por lo que se seguirá el cauce ordinario y tendrá que pasar por comisión antes de volver al pleno.

En concreto, la modificación de la norma señala que el pleno del parlamento valenciano elegirá, por una mayoría de tres quintos, la presidencia del Consell Audiovisual de la Comunitat de entre todas las personas integrantes de dicho órgano y no por el presidente de la Generalitat como recogía la norma. Asimismo, indica que los dos miembros elegidos por el Consell deberán "comparecer en Les Corts en los mismos términos que el resto de candidatos elegidas por Les Corts".

Esta modificación era un compromiso al que se había llegado para poder aprobar la ley en mayo, ya que durante el debate, el diputado de Podem Antonio Montiel mostró su rechazo a la forma de elegir a los miembros de este órgano al considerar que se ponía en riesgo su independencia del poder político porque dos de sus siete miembros era elegido por el Consell, mientras que las Corts escogían a cinco, lo que conlleva que un tercio los miembros eran designados por el ejecutivo autonómico. Asimismo, criticó que el jefe del Consell, Ximo Puig, decidía al presidente del Consejo de entre los siete miembros.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email