X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de octubre y se habla de ley de vivienda TEMPE inditex AEROPUERTO DE MANISES
GRUPO PLAZA

'Debate CIUDAD. Jornada III. El Cabanyal'

La gestión de los inmuebles públicos es clave en la recuperación del Cabanyal, según los expertos

7/07/2016 - 

VALENCIA. La problemática por la degradación del barrio del Cabanyal es uno de los principales compromisos que adquirió el gobierno tripartito en el Ayuntamiento de Valencia cuando entró en el la Casa Consistorial. Sin embargo, un año después, los proyectos para la rehabilitación del barrio, no terminan de ejecutarse y los vecinos no ven cambios expresos en las calles de este emblemático barrio. Esta es una de las principales conclusiones que se derivaron este miércoles de la tercera jornada “Debate CIUDAD. Jornada III. El Cabanyal”, un foro organizado por el Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia.

[FOTOGALERÍA]

El encuentro, que recogía a diversos agentes interesados en el estado actual de la ciudad, quedó dividido en tres partes y trató, en primer lugar, de describir el presente del barrio y plantear el futuro del mismo a partir de los planes que la administración municipal ha puesto en marcha. Y, por otra parte, hacer un recorrido por la previsión de servicios públicos y otras actuaciones urbanas realizables en el Cabanyal además de proyectar aspectos sociales de conciliación en el entorno.

El acto, moderado por el director de Valencia Plaza, Javier Alfonso, comenzó de una manera cuanto menos destacable, pues el primer ponente en tomar la palabra, Carmel Gradolí –quien ganó el concurso por el Ayuntamiento a través de la Fundación InnDEA para diseñar una estrategia global para el barrio que permitiera optar a la financiación de Fondos Europeos de Desarrollo Urbano Sostenible–  solicitaba, a modo de recomendación, que el Colegio de Arquitectos pidiera perdón a los vecinos del Cabanyal por la actitud que hasta ahora había tenido e invitaba a tomar ejemplo del president de la Generalitat, Ximo Puig, que la pasada semana pidió disculpas a los familiares de las víctimas del accidente de la línea 1 del metro.  

En este sentido, el también arquitecto e inspector de Patrimonio en la Conselleria de Cultura entre 1992 y 1994, aseguró que todavía siguen sin obtener respuesta a la estrategia presentada ante el Ministerio de Hacienda, encargado de gestionar la convocatoria. "Debería estar resuelto ya si la estrategia está aprobada o no porque han finalizado ya los plazos, esperemos que en breve puedan darnos una buena noticia", apuntó.

Por su parte, el gerente de la sociedad Plan Cabanyal-Canyamelar, Vicente Gallart, destacó la importancia que tiene "que para entender el presente, conozcamos cómo nos ha llegado el pasado". Así, hizo un recorrido por la situación de partida con la que se había encontrado su sociedad: "676 propiedades que se habían comprado con intención de demolerlas y en situación de abandono, de las cuales quedan 85 edificios en pie, 231 viviendas dispersas y 128 solares resultado de demoler 270 viviendas".

Además quiso subrayar la situación de "hiperprotección patrimonial" con la que se encontrará el barrio tras "la aprobación este viernes en el Consell de las normas urbanísticas y la derogación del PEPRI", una manera de conseguir que algunas zonas simbólicas "como el Casinet" sean consideradas protegidas. Del mismo modo, no quiso dejar pasar la ocasión de apuntar la situación social que vive el barrio, en el que actualmente "casi 200 viviendas están ocupadas por okupas y personas de etnia gitana". Un estado que preocupa a los residentes y que a través de las redes sociales de distintas plataformas como Sí Volem o Salvem el Cabanyal han manifestado en numerosas ocasiones.

En su intervención, el director técnico de la sociedad Plan Cabanyal-Canyamelar, Francisco Ballester, quiso determinar las similitudes que tiene este plan con el Plan de Rehabilitación Integral de Valencia (RIVA) en el que también tuvo ocasión de trabajar. Entre ellos, destaca la "esperanza y apoyo de los vecinos y organizaciones ciudadanas" o el "compromiso por reconstruir un tramo de ciudad roto, unido a unas ayudas o necesarias inversiones".

Sin embargo, una de las principales diferencias que hay entre los dos planes, –RIVA se centraba en la rehabilitación de Ciutat Vella– es que en esta ocasión, hay un gran numero de propiedades públicas, "por lo que se le debe exigir a las administraciones que sepan utilizarlas", apuntó.

Para las representantes de la Asociación Vecinal  Sí Volem, Amparo Moliner y Susi Gallart, el tiempo administrativo de la burocracia es muy lento y quisieron denunciar públicamente la pérdida de 4 millones de los 11 destinados al Plan Confianza que finalmente el Ayuntamiento "invertirá en la rehabilitación del Mercado Central".

Del encuentro también destacaron intervenciones como las de Rosa Pastor, quien además de ser profesora de la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Valencia, fue vecina del barrio e hizo su tesis doctoral sobre él. Pastor destacó una de las cuestiones principales del debate: la posibilidad de retorno de las personas que de manera forzada debieron abandonar sus viviendas. Así propuso que los solares existentes "deberían ser edificados para el retorno de vecinos y para dotarle de las carencias que tenía el barrio".

Quizás el coordinador del Plan RIVA y arquitecto, César Jiménez, fue el que planteó el tema más polémico de la jornada, la gentrificación. "Una amenaza fantasma porque nadie sabe lo que es", señaló Gradolí, quien quiso aclarar que el significado real de esta gentrificación era que el barrio llegue a convertirse "en algo tan amado por ti como vecino, que no puedas soportarlo".

En este sentido, se mostró partidario de que no sólo se diera la oportunidad de volver a las personas que abandonaron el barrio, sino que también se permitiera que se instalara gente extranjera,  "gente nueva que quiera entrar en El Cabanyal".

Jiménez quiso realizar una recomendación en vistas a los futuros y nuevos proyectos para la rehabilitación del barrio de El Cabanyal. "Hay fijarse en lo que no funcionó en el Plan RIVA con el fin de aplicar ahora en las viviendas y solares de El Cabanyal propiedad del Ayuntamiento, lo que sí funcionó en la rehabilitación del centro histórico de la ciudad", de manera que se "aprovechen las oportunidades que ofrece el nuevo escenario en el que nos encontramos hoy por hoy" y, para ello, "es importante saber qué barrio queremos, qué dotaciones hacen falta o cuántas viviendas", finalizó.  

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email