X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

"ha salido bien y ya no hay que mirar atrás sino al frente"

La gerente de Alzira: "Si Ribera Salud hubiera colaborado, la transición habría sido un paseo"

14/04/2018 - 

VALÈNCIA (EP). La nueva gerente del departamento de salud de La Ribera, Isabel González, ha apuntado que si la hasta ahora concesionaria Ribera Salud "hubiera colaborado al cien por cien" con la Administración, la reversión a la gestión pública "habría sido un paseo". No obstante, ha destacado que han logrado su objetivo de "una transición tranquila" aunque tengan que solventar algunos problemas "puntuales" como la falta de información y material almacenado.

González, en una entrevista concedida a Europa Press cuando se cumplen dos semanas desde que el departamento de La Ribera ha pasado a la gestión pública tras 18 años de concesión, ha explicado que la conselleria de Sanidad decidió que fuera la nueva gerente porque el año en el que estuvo al frente de la dirección general de la Alta Inspección para controlar las concesiones y la reversión le permitió conocer "a fondo" este área.

En ese sentido, ha destacado que aunque la reversión ha salido "bien" ha lamentado que si se hubiera contado con la plena colaboración de la empresa se podría haber planificado con mayor antelación las deficiencias que detectó durante ese año en el área para haberlas incluido ya en el plan de inversiones de 2018.

Además, frente a las acusaciones de desplantes de la concesionaria, González ha replicado que plantearon dos reuniones iniciales en Conselleria. Antes del 1 de abril de 2018 se celebró la primera y se emplazó a la empresa para la segunda pero "no se presentó".

En ese sentido, ha apuntado que Ribera Salud estaba "convencida" de que iba a poder frenar la reversión por la vía judicial. González ha señalado que en la reunión que mantuvo con su predecesor, Javier Palau, le pidió que la concesionaria emprendiera "caminos paralelos" para que si no tenían éxito en los Tribunales se fuera ya pactado un proceso de reversión "sin incidentes".

Sin embargo, "la información no siempre llegó en el formato adecuado ni tampoco como nos hubiera gustado para poder trabajar". De hecho, ha recriminado que una parte de información les llegó dos días antes de la reversión.

González, respecto a los motivos a tres días de la reversión de la reunión entre el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, con el consejero delegado de Ribera Salud, Alberto de Rosa, y la consellera de Sanidad, Carmen Montón, ha comentado que las relaciones entre Administración y concesionaria no han variado durante todo el proceso.

Así, mientras desde conselleria pusieron "todo" de su parte para que la relación fuera "inmejorable" la empresa "siempre se mantuvo el mismo tono" de acudir a los Tribunales hasta en nueve ocasiones. "Pero ya está hecho, ha salido bien y ya no hay que mirar atrás sino al frente, a un futuro que será muy bueno", ha garantizado.

Problemas puntuales

Aún así, hay problemas "puntuales" que están teniendo que solventar como la falta de material porque Ribera Salud no dejó la reposición pactada de provisiones en los almacenes. No obstante, se está cubriendo con "normalidad" ya que gracias a los planes de contingencia tenían preparados los consumos para 15 día en otros hospitales colindantes o "documentos que no están donde tenían".

Asimismo, ha destacado "la previsión" con la que se actuado en la implantación de los nuevos sistemas informáticos al impartir más de 600 horas de formación a los trabajadores de La Ribera. Además, personal de Conselleria supervisará el proceso de trabajar con sistemas diferentes durante este mes de adaptación.

Respecto a las denuncias por un posible borrado de datos, ha explicado que se detectó que en el servicio de Farmacia "se borraron carpetas de los ordenadores y se repusieron al día siguiente" pero hay que "verificar si realmente está todo". Del mismo modo, se está comprobando esta situación en la Unidad de Conductas Adictivas (UCA) y en Psiquiatría.

En cualquier caso, ha advertido de que si llega un nuevo gobierno tras las elecciones autonómicas de 2019 que quiere volver a implantar el sistema de concesiones no podrá hacer una reversión de la reversión porque el contrato con Ribera Salud terminó el 31 de marzo y tendría que licitar un nuevo concurso. "Esperemos que no y que dé tiempo en los próximos cuatro años a que las concesiones vuelvan a la gestión directa", ha confiado.

Ahorro o eficiencia

González también ha rechazado que Ribera Salud ahorrase al sistema 50 millones al año, como defendía la concesionaria, en primer lugar porque en Sanidad "el dinero que se coloca es una inversión". "No se puede hablar de ahorro sino de cómo se utiliza el dinero que se invierte y para eso hay una palabra que es eficiencia", ha argumentado.

Así, para comparar modelos hay que analizar el coste pero también la calidad de la asistencia. "Cuando uno ahorra puede ser porque se ofrece algo barato pero sin la calidad adecuada", ha barruntado.

En ese sentido, ha indicado que el ahorro en el sistema de Ribera Salud estaba "en gran medida" en el capítulo "más importante de Sanidad, que es el personal" y cuando se tiene una plantilla menor "lo primero que se fractura es la atención directa al paciente".

Por contra, la gestión directa "cumple" con los ratios de personal que marca las sociedades científicas para mejorar la asistencia y ha asegurado que "ya se nota" esa mejora de calidad.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email