X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la burocracia POSTERGA UNO DE LOS proyectoS estrella del consell

Las obras para concluir la línea fantasma de Metrovalencia se retrasan hasta final de legislatura

11/08/2017 - 

VALÈNCIA. Las obras la para la conclusión de la T2 de Metrovalencia se retrasan hasta la recta final de la presente legislatura, que se agotará a mediados de 2019 salvo adelanto electoral. Así lo detallan fuentes de Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) preguntadas sobre el calendario de actuaciones para la actuación, el proyecto estrella en materia de infraestructuras de un Gobierno valenciano.

El ejecutivo, que acordó con Europa una reasignación de los fondos Feder para retomar el proyecto tras años de abandono, se topa ahora con la burocracia para reactivar las obras de la línea fantasma. "Se está trabajando lo más rápido posible para cumplir con los plazos a los que obliga Europa, pero hay que cumplir con los procedimientos. Lo que resta de 2017 dará para realizar los estudios técnicos con el objetivo de que salgan las licitaciones a lo largo de 2018", explica FGV.

En consecuencia, "con mucha suerte comenzaría alguna de las obras a finales del año que viene". El grueso se espera para 2019, el año en el que se prevén las elecciones autonómicas y municipales en la Comunitat. Todo a pesar de que la iniciativa consiste en retomar un proyecto del que ya se ha concluido el grueso de la actuación.

La consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, explicó al respecto que la complejidad burocrática para reactivar el proyecto deriva del estado en el que se encontraron su tramitación . "El Gobierno Valenciano va a tener que arrancar desde cero por la mala planificación del anterior Consell", lamentó.

Como informó en junio este diario, la T2 de Metrovalencia va a retomarse con la finalización de las obras entre la calle Alicante y el Oceanogràfic, un tramo que se realizará en dos fases con dos presupuestos diferenciados. El inicial es de 50 millones de euros, de los que la administración regional tiene que poner un total de 30 y Europa los 20 restantes.

La segunda ascenderá a 33 millones, y en ella el Consell espera volver a recibir un 40% a través de los fondos Feder. En consecuencia, la actuación tendrá un coste total de 83 millones de euros de los que cerca de 50 serían asumidos por la Generalitat. Por imposición de Europa ambas cantidades deberán ser invertidas antes del año 2023.

Por contra, para reducir el coste de la actuación, el Consell dejó sin fecha el tramo Oceanogràfic-Nazaret de la línea de metro, de modo que los vecinos del barrio tendrán que esperar más para poder hacer uso del servicio. El coste de la totalidad del proyecto fue cifrado por salvador en 172 millones de euros. 

Pese a las complicaciones, el Gobierno valenciano quiere hacer de la recuperación de la infraestructura una actuación simbólica, puesto que su abandono se convirtió en un icono contra el anterior Consell. La construcción ha protagonizado excéntricos episodios como la navegación en barca por los túneles inundados o la celebración de una rave ilegal durante la pasada nochevieja.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email