X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

EN SU TINTA

Las señoras de las Fallas

Las Fallas no sólo son bullicio, ruido, latas de cerveza en el suelo y olor a aceite de los buñuelos. También hay caterings, señores de smoking y señoras elegantes en ambientes distendidos. 

Por | 16/03/2018 | 4 min, 37 seg

Decía la semana pasada Daniel Borrás que “Las Fallas no son distintas de la vida”, y efectivamente, las Fallas con sus grandezas y sus bajezas son un gran escaparate de la sociedad valenciana. Hagan la prueba: cuando uno se encamina hacia la mascletà, si observa los semejantes que le acompañarán para disfrutar de unos minutos de ruido y estruendo, descubre la riqueza y variedad de nuestra especie.

En su Tinta vuelve para poner el foco en esa parte de la sociedad valenciana que vive las Fallas con intensidad pero sin dejarse arrastrar por modas como los forros polares de colores chillones o la adquisición de cervezas a lateros en la vía pública. Hay decenas de balcones y miradores que ofrecen una vista privilegiada a la Plaza del Ayuntamiento, como también existen las comisiones falleras que cuidan sus actos hasta el más mínimo detalle.

Mascletàs

Desde el día 1 de marzo, la Plaza del Ayuntamiento se convierte en ese gran foro social que aglutina a miles de valencianos, los más intrépidos guardan sitio junto a las vallas desde primera hora de la mañana, los más rezagados casi oyen las carcasas mientras llegan a la plaza. Pero en muchos de los emblemáticos edificios que aún embellecen nuestro km. 0, hay balcones con vistas privilegiadas que ofrecen una grata experiencia socio-gastronómica.

En uno de ellos, me atrevería a decir que el mejor por su impecable ubicación, algunos de los rostros más populares de la sociedad valenciana saborean un aperitivo tradicional –jamón, queso, tortilla de patata y almendras– acompañado por un buen champagne mientras conversan y disfrutan del placer que supone la mascletà diaria. El grupo lo forman Emilia Hervás, Marta de Diego, Mª José Navarro, Pepa Martí, Marisa Marín, Mayrén Beneyto y Mª Carmen Pocoví, se agradece encontrar señoras que combinan la elegancia y la jovialidad a la perfección.

Otro de los balcones que ha sido punto de reunión social y empresarial, sin duda alguna es el de Olivares Consultores, un espacio diseñado por Ramón Esteve donde cada mediodía un cortador de jamón hacía las delicias de los asistentes, quienes se sentían como en casa gracias a la amabilidad de Mario Olivares y su equipo.

125 años

La más que centenaria falla de Convento Jerusalén- Matemático Marzal lleva desde 1957 plantando su falla en la Sección Especial, reinando en el olimpo. Y a principios de marzo celebraron sus 125 años con una gala y cena en el Ateneo Mercantil de Valencia y lo hicieron como lo que son, ‘categoría Especial’. Los señores de smoking y las señoras de traje largo, la decoración y el catering de Grupo El Alto que apostó por un timbal de mar y huerta con micro verduras y una carrillada de ternera acompañada de boniato rojo, boletus y salsa de Oporto. Una vez más el catering de la familia Aliño dejó un muy buen sabor de boca a los comensales. ¿Se imaginan quienes estaban?

Convento es la falla de nuestro gran empresario y mecenas, Juan Roig quien estuvo junto a su mujer Hortensia Herrero y sus hijas y yernos, Carolina y Juana vestidas de valencianas pues fueron falleras mayores de la comisión. Pero en esta comisión encontramos los nombres más relevantes del empresariado valenciano, la familia Segura HervásLaura Segura fue Fallera Mayor de Valencia en 1994–; la familia Barrachina, durante muchos años Jesús Barrachina (QEPD) fue presidente; la familia Agramunt Sáez Merino; la familia Burdeos, empresarios de prestigio como Francisco Gavilán y profesionales como el juez Ignacio Risueño

Falleros de honor

Y otra de las tradiciones de las comisiones falleras es invitar a participar a los amigos que no siendo falleros, quieren conocer la comisión o tienen amigos o familiares y deciden hacerse falleros de honor. Para recibirlos se suele realizar una cena. Así sucedió en el casal de la Falla Grabador Esteve-Cirilo Amorós, una de las fallas con más solera y elegancia de Valencia. Este año su fallera mayor es Ana Corell García de la Cuadra y en la cena de falleros de honor hubo un magnífico ambiente.

Los padres de la fallera mayor, José Luis Corell y Chati García de la Cuadra a modo de anfitriones junto al presidente de la comisión Eduardo Herrero disfrutaron de una exquisita y suculenta cena servida por María de Rojas junto a los falleros de honor, Rafa Martínez y China García de la Cuadra, Antonio Ineba y Beatriz Corell, Joaquín Maldonado y Sofía Carpi o Juan Valero de Palma y Pilina Rodrigo, entre otros.

Además muchos miembros de esta falla del Ensanche arroparon a sus invitados y pasaron una agradable velada, como Nacho Gómez-Trénor y Carolina Gil, Eva Marcellán o el grupo de señoras formado por Amparo Corell, baronesa de Alacuás, Mayrén Beneyto, Mª Teresa Monsonís, Concha García, Cucú Garrigues, Eugenia Pérez-Manglano y Melele Santonja. 

 

Comenta este artículo en
next