X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de junio y se habla de ayudas VPO inmobiliario bloc apertura en domingo hoteles cultura
GRUPO PLAZA

documentos para el vistalegre II

Las siete diferencias en Podemos: qué pide Montiel y qué quieren los críticos

El documento de los críticos, más amplio y ambicioso, llega a proponer la prohibición de los 'paracaidistas' en las listas electorales

1/02/2017 - 

VALENCIA. Las dos corrientes existentes de Podemos en la Comunitat Valenciana han proseguido su particular pulso con la presentación de diferentes documentos de cara al Vistalegre II, la Asamblea Ciudadana Estatal que tendrá lugar los 10, 11 y 12 de febrero de la que saldrá la nueva dirección de la formación morada y la hoja de ruta política para los próximo años.

Así, mientras el secretario general autonómico, Antonio Montiel, y su equipo han respaldado el manifiesto impulsado por Íñigo Errejón, el grupo de críticos a su gestión -que incluye a varios diputados- se ha mostrado en general más equidistante apoyando en algunos casos varias propuestas al mismo tiempo o, en otros, ninguna de ellas.

Al margen de estas preferencias, ambas facciones han promovido junto a la militancia un conjunto de propuestas distinto de cara al citado Vistalegre II. En algunas iniciativas y, en general, en muchos conceptos globales, las dos corrientes coinciden, aunque al bajar al detalle se observan diferencias amplias y de concreción en varios aspectos. Hay más, pero aquí van siete diferencias entre ambos proyectos:

-Profundidad en propuestas como la feminización del partido. Ambas corrientes coinciden aunque el nivel de detalle no es el mismo: así, la iniciativa de Montiel lo califica de "objetivo transversal y decididamente relacionado con la descentralización y democratización". En esta línea, piden que tanto en el ámbito estatal como en el autonómico debe asegurarse "la participación de las mujeres en los órganos, espacios de representación y espacios de toma de decisiones en todos los niveles territoriales de la organización". 

En cambio, en la propuesta del sector crítico se desarrollan hasta ocho puntos concretando que debe implantarse "la paridad de sexos como principio político, organizativo y ético en todos los niveles de la organización" así como "respetar la democracia paritaria en todos los órganos y procesos de toma de decisiones de la organización". Además, inciden también en que la Secretaría de Feminismos forme parte del Consejo de Coordinación y cuente "con los recursos económicos y humanos suficientes para llevar a cabo la transversalidad en toda la organización". En esta línea, reclaman entre otras medidas como "generalizar el uso de lenguaje no sexista" o fomentar "el impulso de las políticas de conciliación".

-Papel de la dirección. Entre las propuestas del sector de Montiel se incluye, tanto en el ámbito estatal como en el autonómico, la opción de "reducir el poder de las secretarías generales y potenciar el papel de los consejos ciudadanos". En el documento de los críticos, denominado Propuestas de la Terreta, se apunta directamente a la "descentralización del poder, sustituyendo los liderazgos unipersonales por liderazgos corales, paritarios y dialogantes".

-Relación con el Consejo Ciudadano Estatal. Ambos conjuntos de propuestas ponen el acento en la descentralización y en permitir mayor flexibilidad para la toma de decisiones por parte de las estructuras autonómicas. No obstante, mientras el documento apoyado por Montiel se centra en un modelo organizativo que permita que la estructura autonómica "pueda adaptarse a las necesidades sociales y geográficas de cada territorio" o dotar de capacidad a las regiones para "solucionar problemas en el ámbito municipal como gestoras o relevo en los cargos orgánicos", desde el documento impulsado por los críticos se insta a crear un Consejo Territorial (CT) con la facultad de "adoptar medidas vinculantes para la organización en aquellos asuntos que tengan que ver con el modelo territorial, la plurinacionalidad, los presupuestos de Podemos..." y otras cuestiones además de otorgar al órgano "la capacidad de veto sobre las decisiones del CCE que se incidan en los ámbitos anteriormente descritos". Además, los críticos recalcan que el Comité de Garantías debe ser "independiente" de la estructura del Consejo Ciudadano Autonómico y la elección de sus miembros "debe ser más democrática".

Grupo de dirigentes de Podemos que presentaron 'Propostes de la terreta'

-El detalle en la confección del Consejo Ciudadano Estatal. Coinciden las propuestas de ambas corrientes en la limitación de los representantes de un territorio en el órgano. No obstante, en la iniciativa de Montiel y su equipo no viene concretada una cifra, mientras en la propuesta de los críticos se insta a que el número de consejeros/as en el órgano "no podrá exceder el 30% de cada comunidad autónomas", para añadir la necesidad de "evitar la sobrerrepresentación de Madrid".

-Financiación. Los dos conjuntos de propuestas mencionan la idea de redistribuir los recursos. Así, en el documento respaldado por Montiel y los suyos se insiste en la necesidad de una financiación "equitativa" para remarcar la "descentralización" que solicitan. En esta línea, recalcan que deben repartirse los fondos "de tal modo que no se concentren en la estructura estatal ni dependan exclusivamente de ésta". Además, también señalan entre sus propuestas de carácter autonómico la necesidad de un "refuerzo de la financiación municipal para poder disponer de espacios de trabajo y servicios necesarios para la implantación territorial y que hasta ahora se han cubierto con aportaciones voluntarias de los y las militantes". 

En cambio, en el texto que apoyan los críticos van más allá al pedir que los excedentes salariales de los cargos públicos sean "gestionados por el territorio al que representan". En esta línea, sobre la descentralización de los recursos económicos, apuestan por "implicar a la militancia en las aportaciones económicas" haciendo "nuevas campaña de concienciación" e implantar la "obligatoriedad" de que "al menos el 50% de los recursos totales del partido se dediquen a las estructuras locales, dándoles de este modo capacidad para contratar personal para el trabajo diario".

-Comarcas y municipalismo. En el documento impulsado desde el entorno de Montiel se remarca la necesidad de promover la "comarcalización de la organización". "Las comarcas son espacios necesarios para la coordinación y la articulación territorial y deben incluirse en la estructura formal de Podem", explican en el texto. En cuanto a las propuestas de los críticos, se apuesta por "una federalización de la organización que se construya desde los municipios, como principal espacio de contacto con la ciudadanía, teniendo en cuenta sus necesidades, ritmos y dinámicas. No cambiar un centralismo por otro".

-Los críticos, en contra de los 'paracaidistas'. En la corriente crítica, con un documento más amplio, destacan algunas iniciativas novedosas como la prohibición de 'paracaidistas' en los procesos electorales. "Los candidatos y candidatas tendrán que pertenecer al territorio por el que se presentan; queremos que nuestros representantes públicos tengan vinculación y conocimiento sobre la realidad del territorio para poder representarlo", explican. Además, insisten en evitar la duplicidad de cargos: "El número máximo de cargos orgánicos por afiliado es de uno".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email