X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

análisis vp

Los amigos de Ximo

20/05/2018 - 

VALÈNCIA. Todo líder político tiene un círculo de confianza en el que se apoya para diseñar estrategias, generar ideas, combatir crisis o, simplemente, con el que sienta a cenar para compartir la actualidad ya sea informativa o personal. Un grupo que, en el caso del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, resulta a menudo más llamativo de lo que cualquier jefe del Consell probablemente desearía.

En este sentido, y como suele ocurrir en una formación tan proclive a las críticas internas entre las diversas familias como el PSPV, no son pocos los que muestran sus dudas acerca de la conveniencia de la visibilidad que poseen ciertas amistades del presidente. El caso más mencionado en los últimos días es el del ex alcalde de Gandia José Manuel Orengo, quien ejerce de asesor en Presidencia tras haber sido repescado por Puig después de su fallido proyecto de la Fundación Cical, que generó un fuerte revuelo por la alta previsión de ingresos públicos dibujada en su documento inicial.

La participación de Orengo en el entorno de Puig se explica por una cuestión de longeva amistad. Si bien el ex alcalde de Gandia posee habilidades políticas para la gestión -una de sus pruebas de fuego es el proyecto Edificant, del que es uno de los cerebros-, casi todo el mundo dentro del PSPV excepto el círculo del presidente consideró un error estratégico que lo recuperara para Presidencia después de haber sido protagonista de distintas informaciones en los medios de comunicación por su iniciativa de Cical.

Con este escenario, la comparecencia de Orengo el viernes pasado en el Senado contribuyó a que sus detractores dieran por refrendada su teoría. Es evidente que el PP va a exprimir cualquier posibilidad de relacionar el caso de la presunta financiación irregular del PSPV con Ximo Puig y, para ello, la mejor vía es que el ex alcalde de Gandia sea salpicado y expuesto en el foco mediático. Orengo, con una peculiar defensa en la Cámara Alta, iniciada con "solo soy un gordito cobarde que le va a contar todo", puso en evidencia que no es un político discreto o que renuncie a dar un poco de espectáculo. Ahora bien, el convencimiento en el núcleo duro del jefe del Consell de que Orengo saldrá indemne de este asunto es total por lo que el ex alcalde de Gandia permanece asegurado en su puesto pese a las peticiones de otras fuerzas políticas como Podemos para que sea apartado.

Orengo en su comparecencia el viernes en el Senado

Al hilo de las comparecencias en el Senado, otros amigos del presidente de la Generalitat como el ex responsable de Finanzas Pepe Cataluña o el ex líder del PSPV Ignasi Pla pasaron por la citada comisión este viernes. Si bien la relación de estos dirigentes con Puig no es tan estrecha y constante como la que mantiene Orengo, se les considera parte del grupo histórico del jefe del Consell. 

En cualquier caso, tampoco terminó de agradar en el partido que en su comparecencia Pla se defendiera parafraseando a Mariano Rajoy: "Yo era candidato, me dedicaba a las cuestiones políticas y no a las cuestiones económicas. No me ocupaba de las cuestiones económicas del día a día como en su día también dijo el señor Rajoy". Una justificación que muchos dirigentes del PSPV no vieron acertada dado que los socialistas valencianos vienen peleando precisamente por evitar que el PP consiga su objetivo de trasladar a la opinión pública el mensaje de que en todo caso la financiación irregular era algo común a todos los partidos políticos.

Núcleo de confianza con aroma a Gandia

Por otro lado, lo que se ha hecho evidente con el problema surgido a raíz de la investigación en diversos juzgados relacionada con una posible financiación irregular del partido, es que tanto en el PSPV como en Presidencia se va a cerrar filas en este asunto hasta que se aclaren las cosas.

Puig junto a Alfred Boix, una de las personas de su círculo de confianza. Foto: RAFA MOLINA

Conviene reseñar que la influencia del grupo de La Safor en torno al presidente Puig es notable. El subsecretario de Presidencia, Emili Sampío, aunque natural de Beniatjar (La Vall d'Albaida) es funcionario de carrera en el Ayuntamiento de Gandia desde 2005 cuando Orengo estaba al frente del consistorio. De la misma manera, el secretario autonómico de Presidencia, Andreu Ferrer, persona de la máxima confianza de Puig, de quien es amigo de la infancia, también pasó por Gandia dentro de su labor como miembro del cuerpo de funcionarios con habilitación de carácter estatal. Está considerado el principal solucionador de problemas dentro de la Generalitat.

Dentro de este núcleo de confianza se encuentra el portavoz adjunto en Les Corts, Alfred Boix, también de Gandia y primo de Orengo. Aunque ya no ostenta el cargo de secretario de Organización del PSPV, sigue siendo uno de los dirigentes escuchados por el presidente Puig ante cualquier posible eventualidad, especialmente si se refieren a cuestiones del partido.

El presidente de la Generalitat junto a Manolo Mata, otro fijo en las reuniones de Puig

Fuera de La Safor, otro de los que ocupa un lugar privilegiado en el sanedrín de Puig es el vicesecretario general y síndic en Les Corts, Manolo Mata. De hecho, a muchos ha sorprendido cómo ha tomado las riendas en primera persona respecto al caso de la financiación del PSPV realizando una numantina defensa, no solo de la legalidad en las cuentas y actuaciones socialistas, sino también de los que se han visto salpicados como es el caso de Orengo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email