X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

corrupción en el ivam

Operación Rueda: el extraño caso de las esculturas que cambiaban de tamaño

La compra de una serie de obras de Gerardo Rueda por el IVAM, valoradas en tres millones y fundidas años después de su muerte, provoca la intervención judicial

13/05/2018 - 

 VALÈNCIA.- La compra de las esculturas de Gerardo Rueda entre 2004 y 2007 por parte del IVAM es un escándalo de dimensiones similares a las de las propias obras que, por lo visto, tenían la virtud de cambiar de tamaño y pasar de medir unos centímetros a superar los dos metros. A nadie le extraña este nuevo misterio que rodea la gestión de Consuelo Císcar en la institución, y en el que también está implicado José Luis Rueda, hijo adoptivo del pintor y escultor. Según la Abogacía de la Generalitat, las obras son «falsas». No extraña, pues, que el juzgado de Instrucción número 21 de València haya decidido imputar al heredero del artista por presuntos delitos de prevaricación, malversación y falsedad documental. Estamos ante un hecho sin precedentes.

El caso se suma a los numerosos asuntos por los que es investigada Consuelo Císcar -esposa del exconseller Rafael Blasco, condenado por el Caso Cooperación- y su entonces cúpula directiva, algo inédito en torno a un museo nacional y, aún menos, internacional. Este hecho ha puesto en la picota no solo el valor del arte o la tasación subjetiva de la obra sino la propia gestión institucional de toda la operación y la actuación como responsable de Císcar.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El caso estallaba pública y judicialmente hace apenas unas semanas, aunque las informaciones y dudas en torno a esta polémica adquisición, por cuyo legado abonó el IVAM tres millones de euros, llevaban años bajo sospecha. Casi desde el mismo momento en que hizo pública la compra/donación del legado del pintor por su elevado coste y singularidad de la transacción, aunque nunca por la calidad en sí de la obra de este escultor vinculado a la corriente constructivista, geométrica y abstracta, sino por la elevada cuantía y numerosa colección. Rueda fue uno de los miembros del Grupo de Cuenca y fundador junto a Zóbel y Torner del Museo de Arte Abstracto de Cuenca, una de las escuelas más destacadas del arte contemporáneo español. 

* Lea el artículo completo en el número de mayo de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email