X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

panel de opinión - ocho politólogos analizan un posible anticipo de las autonómicas

La mayoría de expertos cree que un adelanto electoral perjudicaría al PPCV y a Podem

20/03/2018 - 

VALÈNCIA. La posibilidad de un adelanto electoral es una de las cuestiones que ha irrumpido con más fuerza en la agenda política valenciana durante las últimas semanas. Tal y como avanzó Valencia Plaza, este debate ha comenzado a producirse en el entorno del presidente de la Generalitat, Ximo Puig. Pese a que el jefe del Consell tiene como prioridad proseguir con la hoja de ruta marcada y agotar la legislatura, los argumentos esgrimidos para un posible avance de los comicios autonómicos también están siendo sopesados en Presidencia.

A día de hoy, la opción de afrontar una llamada anticipada a las urnas no se descarta. Bien es cierto que hay que tener en cuenta una serie de factores tan diversos y transversales que, a falta de una infalible bola de cristal, nadie puede asegurar sin capacidad de error que la decisión terminará beneficiando al impulsor de la misma o acabará perjudicándole. Para profundizar en esta cuestión, este diario ha contactado con ocho politólogos y analistas para que, a través de tres sencillas preguntas, expongan su visión sobre este asunto. La mayoría de ellos creen que esta iniciativa perjudicaría al PPCV y Podem aunque dudan de que Puig se lance a adoptarla.

Àlex Comes. Director de SPQ Consultores, una agencia especializada en comunicación política, institucional y asuntos públicos. Politólogo y periodista de formación, es profesor invitado en el Máster en Comunicación Política y Social de la Universitat Ramon Llull–Blanquerna. Actualmente es el coordinador de contenidos y eventos de Beers&Politics en València, la plataforma de referencia dentro del mundo de la comunicación política.

Alejandro Comes, consultor y director de SPQ

1.-Ve factible que el Gobierno valenciano impulse un adelanto electoral para finales de año? ¿Por qué? 
-En estos momentos pienso que es poco probable. Estamos en un período de aparente entendimiento interno dentro del Govern del Botànic y con pocos problemas a nivel externo que pudieran propiciar un adelanto electoral. Creo que si se deciden a hacerlo la sociedad no lo entendería ya que lo consideraría puro electoralismo. Apostaría a que es un globo sonda lanzado por algún sector del gobierno.

2.-¿Qué fuerzas políticas cree que saldrían beneficiadas? 
-La tendencia nacional invita a pensar que Ciudadanos sería el gran beneficiado aunque luego tendría que trasladar esa simpatía nacional a nivel autonómico y, sinceramente, aquí no hay ningún Rivera o Arrimadas con lo que se les complicaría un poco. De todos modos, es entendible que algunos sectores del PSPV vean el adelanto como una posibilidad ya que ahora mismo les favorecería de cara a sus socios de Compromís. El problema sería cegarse en superar a la formación nacionalista y olvidarse de la aritmética para repetir gobierno.

3.-¿Qué fuerzas políticas cree que saldrían beneficiadas? 
-Sin lugar a dudas, el partido más desfavorecido sería Podem. Creo que la formación liderada por Pablo Iglesias está pasando sus momentos más duros desde su creación y la situación aquí no invita al optimismo. La decisión de ser la muleta del Govern del Botànic tenía el riesgo de caer en tierra de nadie y así ha sido. Parece que la nueva dirección ha visto el problema y están intentado ganar su terreno. Tienen poco tiempo para la complejidad de la tarea.

Francesc Miralles. Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas y director de Atzuvieta, consultora de comunicación y estrategia. Analista.

Francesc Miralles, director de la consultora Atzuvieta y analista político

1.-Ve factible que el Gobierno valenciano impulse un adelanto electoral para finales de año? ¿Por qué?  
-Cada vez se antoja más probable, aunque sobre todo en Compromís se muestran más escépticos. Separar las elecciones autonómicas de las municipales -y también de las europeas, que coinciden en 2019- plantea una campaña en clave valenciana con dos implicaciones concretas para el Consell: la centralidad que tendría la cuestión de la infrafinanciación y las inversiones; y en segundo lugar el carácter de plebiscito sobre la gestión y las políticas del Consell con el telón de fondo de la complicada agenda judicial para el PP. En principio, rehuir la agenda estatal beneficia a los partidos del Botànic, que pueden presentarse como un gobierno progresista de relativo éxito pese al boicot de Madrid. El principal freno a este escenario es la incertidumbre: sería la primera vez desde 1983 que las elecciones autonómicas valencianas se celebran en día diferente a las municipales, y eso seguro tendría efectos sobre la participación, que según la tendencia observada en España tiende a ser más baja en los comicios autonómicos que no coinciden con municipales. Los datos más cercanos con los que contamos son el diferencial de participación entre autonómicas-municipales y las generales en el País Valenciano: si comparamos las cifras de 2011 y 2015/2016, la participación en las generales es siempre superior, a razón de entre tres y seis puntos porcentuales; y el grueso de este incremento se traduce en votos al PP. Pero esto no dejan de ser elucubraciones: no podemos imaginar cómo se comportarían los distintos partidos valencianos sin la implicación en primera persona en campaña de sus concejales y alcaldes. Y qué influencia podría tener À Punt en todo esto. Sería un escenario nuevo para todos.

2.-¿Qué fuerzas políticas cree que saldrían beneficiadas? 
-Fundamentalmente al PSPV -más bien cabría decir Ximo Puig, por el efecto presidente- y en menor medida a Compromís, por su condición de partido no estatal. Al ser partidos de gobierno están mejores condiciones de capitalizar el "problema valenciano" en clave de agenda propia, y también todas las de salir ganando si se plantea como un plebiscito entre el pasado -los 20 años de PP- y el presente. Compromís, por su parte, podría plantear una campaña a su medida, aprovechando el tirón mediático de sus referentes -Mónica Oltra y ahora también Joan Baldoví- sin las ataduras en las que previsiblemente se verán el resto de partidos, obligados a defender las acciones de sus referentes estatales.

3.-¿Cuáles considera que podrían salir más perjudicadas?
-El PPCV sería el principal perjudicado por unas elecciones en clave estrictamente valenciana. Centrar la agenda en la gestión autonómica pondría demasiado el foco en los casos de corrupción, omnipresentes en los medios a causa de la agenda judicial. Contar con una candidata como Isabel Bonig y unos equipos que provienen directamente de los gobiernos de Camps y Fabra puede suponer un hándicap importante, más aún en una campaña con menor implicación de los candidatos, concejales y alcaldes del PPCV. Además de la previsible menor participación, que todo apunta a que no les beneficiaría entre el público que se informa estrictamente a través de medios de ámbito estatal.  En segundo lugar, Ciudadanos. Aunque podrían beneficiarse de la fuga de votos del PPCV en este contexto, es un partido de ámbito estatal que obtiene sus mejores resultados a remolque de la agenda nacional; su mayor aumento demoscópico y en datos de afiliación en el País Valenciano han venido de la mano de la cuestión catalana, que difícilmente estaría muy presente en una campaña estrictamente valenciana. Además, puesto que su caladero de voto principal está en el PP, parece plausible pensar que una posible caída de la participación les afectara de una forma similar, más aún contando con un aparato de partido muy poco consolidado.

Blanca Nicasio. Licenciada en Ciencias Políticas y Periodismo y Doctora por la Universidad UCH-CEU. Ha trabajado en el Grupo Parlamentario de Ciudadanos en Les Corts Valencianes y en la actualidad asesora a esta formación en el Parlamento Europeo.

Blanca Nicasio, politóloga y asesora del grupo parlamentario europeo de Ciudadanos

1.-Ve factible que el Gobierno valenciano impulse un adelanto electoral para finales de año?¿Por qué?
-No lo creo. El Consell tiene todavía un año para seguir poniendo en marcha medidas que llevaban en sus programas electorales. Esta legislatura ha sido muy complicada porque cada vez que se abría un cajón aparecían facturas sin pagar y no ha sido posible atribuirse muchos de los logros que esperaban. Por ello, no creo que les interese desaprovechar este año preelectoral para seguir poniendo en marcha políticas que les permitan vender, sobre todo en campaña, como logros del gobierno del Botánico. Algunos de los grandes objetivos del Consell como la retirada de todos los barracones, la eliminación de las listas de espera en dependencia o la reducción de las listas de espera en sanidad no se han podido cumplir al ritmo que esperaban. Es por ello que el Consell puede utilizar este último año como sprint final para seguir avanzando en el cumplimiento de lo prometido y de cara a las elecciones poder vender su gestión. Del mismo modo, tienen todavía por delante la aprobación de unos últimos presupuestos que pueden utilizar para seguir poniendo sobre la mesa temas que afectan directamente al bienestar de los valencianos como la infrafinanciación. Eso sí, será necesario que las relaciones entre los socios de gobierno y con Podemos sean estables y no se tensen, porque de lo contrario sí podrían llegar a una situación insostenible en la que sea imposible llevar a cabo, de forma eficiente, cualquier medida.  

2.-¿Qué fuerzas políticas cree que saldrían beneficiadas?
-Si se adelantaran las elecciones saldría beneficiado Ciudadanos. Todas las encuestas coinciden en el crecimiento del partido, si bien la tendencia de crecimiento progresivo puede no mantenerse hasta el momento en el que se celebren elecciones. Los analistas coinciden en que la crisis catalana ha beneficiado en gran medida a Cs pero están surgiendo nuevos temas que se encuentran en pleno debate y que se debatirán en los próximos meses que no tienen por qué contribuir a que Cs siga sumando apoyos. En la Comunidad Valenciana, este partido va a crecer en las próximas elecciones, lo que está por ver es si solo lo hace a costa del PP o si logra conseguir también votos de centro y hacerse con parte del electorado del PSPV. La capacidad de Cs de 'conquistar' voto de centro será la clave para que en 2019 puedan ser necesarios para gobernar.

 3.-¿Cuáles considera que podrían salir más perjudicadas?
-Desde mi punto de vista, los partidos más perjudicados podrían ser el PP y Compromís. La agenda judicial del PP a cuenta de los casos de corrupción existentes y el reconocimiento público de quienes participaban en dicho sistema todavía tienen que pasar más factura al partido. Además, tampoco ayuda, entre otros, enfrentarse a sectores que tradicionalmente les han apoyado o, por ejemplo, no contar todavía con una cara visible en el Ayuntamiento de València, que les permita ejercer su papel de principal partido de la oposición. Es por ello que si las elecciones se mantienen en la fecha prevista, el PP tiene todavía margen de maniobra para rearmarse y volver a ocupar su espacio que en la actualidad está ocupando Cs. Por otro lado, adelantar las elecciones también podría perjudicar a Compromís. Ha tenido problemas internos en algunas de las áreas que gestiona por las diferentes sensibilidades que lo componen: Bloc, Iniciativa y Els Verds. Todo esto unido con las posibles confluencias con Podemos, pueden desestabilizar los difíciles equilibrios que en la actualidad disfruta la coalición valencianista. Asimismo, ha calado en una parte de la sociedad el mensaje de que sus políticas siguen la misma línea que la de los nacionalistas en Cataluña. Por ello, Compromís intentará agotar la legislatura para conseguir ganar tiempo de cara a una mejora en los indicadores de la gestión de las áreas que controlan y una clarificación de los roles que cada una de las formaciones que conforman la coalición tienen en la actualidad. 

Nadia Khalil. Licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración (Universitat de València). Máster en Democracia y Gobierno (Universidad Autónoma de Madrid). Actualmente, investigadora en comunicación estratégica y colaboradora honorífica de la Universidad Rey Juan Carlos, profesora en la Universidad Internacional de Valencia y doctoranda en Ciencia Política (gobierno local) en la Universidad Autónoma de Madrid.

Nadia Khalil, investigadora de la Universidad Rey Juan Carlos, profesora en la VIU y doctoranda en la UAM

1.-Ve factible que el Gobierno valenciano impulse un adelanto electoral para finales de año?¿Por qué?
-No. Un adelanto electoral se podría interpretar como el fracaso del Pacto del Botànic y eso es algo que a ninguna de las partes interesa. Por otro lado, es normal que a medida que avanza la legislatura aparezcan fisuras. Los partidos del Botànic gobiernan juntos, pero son rivales políticos y se tienen que diferenciar entre sí, sobre todo, a partir del tercer año de cara a las siguientes elecciones donde competirán directamente. Además, no daría tiempo a acabar de implantar algunas propuestas a largo plazo ni a realizar las acciones llamativas que siempre se reservan para el final del mandato y que suelen funcionar bien para atraer votos de última hora. El Consell perdería un último año importante para su consolidación.

2.-¿Qué fuerzas políticas cree que saldrían beneficiadas?
-Si se adelantaran y se evitara así la coincidencia con las europeas, la campaña esquivaría temas nacionales y, con ello, parte de la influencia del tema catalán, lo cual tal vez beneficiaría al PSPV y Compromís, que podrían centrarse en el debate autonómico. No obstante, a mi juicio, el riesgo es muy alto, dado que la volatilidad electoral (el porcentaje de votantes que cambian de opción de una elección a otra) es bastante alta desde que entraron en escena Compromís, Ciudadanos y Podemos.

3.-¿Cuáles considera que podrían salir más perjudicadas?
-El PPCV podría aprovechar el fin del Pacto del Botànic en su beneficio, pero no parece estar en situación de superar a la izquierda ni con la ayuda de Ciudadanos. Posiblemente, le beneficie más la concurrencia con las europeas o el hipotético adelanto de las nacionales. Algo parecido ocurre con Podemos y Ciudadanos, aunque las encuestas indiquen un auge generalizado para estos últimos, su situación interna en la Comunitat Valenciana es peculiar por la carencia de un liderazgo claro. Un adelanto de elecciones les quitaría tiempo para estabilizarse.

Ximo Valls. Consultor internacional de comunicación política, Socio Director de Comunicación en Elemental Comunicación Estratégica. Licenciado en Ciencias Políticas y posgraduado en campañas y gestión pública con Máster en Marketing e Investigación de Mercados y con estudios de doctorado en Marketing (UV). Realizador de campañas electorales y de comunicación de gobierno en México, EEUU, Guatemala y España.

Ximo Valls, socio director en Elemental y experiencia en campañas de gobierno de varios países
1.-Ve factible que el Gobierno valenciano impulse un adelanto electoral para finales de año?¿Por qué?
-Es factible para unos y no tanto para otros. Un adelanto electoral suele responder a priori por dos cuestiones, la primera, la existencia de una crisis de gobernabilidad por lo que se anticipan para desbloquear una situación, lo cual no es el caso en la Comunitat. La segunda cuestión es que los números le salgan al partido en el gobierno y crea que con esta maniobra puede conservar el poder.

2.-¿Qué fuerzas políticas cree que saldrían beneficiadas?
-Ahora mismo, Ciudadanos y PSPV. El partido de Albert Rivera se beneficiaría por la coyuntura que viven de crecimiento tras las elecciones catalanas y podría convertirse en la bisagra que decante el futuro gobierno en la Generalitat. Respecto al PSPV, tiene la opción de mejorar sus resultados en detrimento de sus compañeros de fórmula siempre y cuando mejoren su comunicación.

3.-¿Cuáles considera que podrían salir más perjudicadas?
-El PP se enfrenta a un proceso de regeneración importante y todavía no está recompuesto, sin embargo, es el partido que mejor comunica y está listo para plantar batalla en todo momento. Actualmente sufre la subida de Cs, hay que ver si el PP en poco tiempo es capaz de ofrecer un nuevo relato para la Comunitat y nuevos liderazgos que le permitan defender su plaza. Por otra parte, veo muy difícil que Podemos mejore resultados y Compromís tiene dos temas pendientes: 1) El resultado de las acusaciones que sufren y 2) Si en el Bloc prima la sensatez y anteponen sus intereses electorales a los internos o no.

Marina Pla. Politóloga y especialista en Relaciones Internacionales, ha trabajado en comunicación política a institucional. Coordina grupos feministas rurales y colabora con medios como Público, Vilaweb o El Salto.

Marina Pla, politóloga y especialista en Relaciones Internacionales

1.-Ve factible que el Gobierno valenciano impulse un adelanto electoral para finales de año?¿Por qué? 
-El adelanto electoral podría ser una buena estrategia para situar en el centro del debate las cuestiones valencianas y como presión a Madrid ante una financiación que no llega. Sin embargo, la incertidumbre que esto conlleva y el cálculo de los tiempos políticos que haga cada partido del Govern del Botànic -ya no se trata de desbancar al PPCV, sino de ganar por sí mismos la Generalitat- serán factores determinantes en la decisión. 

2.-¿Qué fuerzas políticas cree que saldrían beneficiadas?
-Principalmente al PSPV y a Compromís, sin duda gracias al liderazgo del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y al de la vicepresidenta, Mónica Oltra. 

3.-¿Cuáles considera que podrían salir más perjudicadas?
-Sin el tirón nacional, el mayor perjudicado sería el PPCV; tres años no son suficientes para borrar décadas de despilfarro y casos de corrupción. Habría que ver la repercusión en Ciudadanos, expertos en capitalizar pequeños conflictos pero que cuentan con poca o insuficiente implantación territorial en el País Valencià. Ante este escenario, y en un momento de repliegue, Podem también debería saber jugar bien sus cartas para contrarrestar una presencia muy neutralizada en el Govern. 

Álvaro Ortuño. Politólogo dedicado a la demoscopia y a la consultoría política internacional. Ha trabajado en campañas municipales y estatales en Colombia, Panama, Estados Unidos y especialmente en México y en España. Director de BetaConsulting es fundador de la empresa de marketing político Postpolítica con sede en Valencia y ciudad de México.

Álvaro Ortuño, director de Beta Consulting y fundador de Postpolítica

1.-Ve factible que el Gobierno valenciano impulse un adelanto electoral para finales de año?¿Por qué?
-Poco factible, ya que ataca la cultura política valenciana al no abonarse las condiciones que así lo hicieran necesario. Un adelanto se suele producir cuando existe una debilidad política interna o externa importante o cuando se percibe una ventana de oportunidad para ampliar resultados. En cualquiera de esos casos, son motivos de naturaleza política pura y dura que serían difíciles de vender a la ciudadanía en el contexto actual.

2.-¿Qué fuerzas políticas cree que saldrían beneficiadas?
-Serían unas elecciones marcadas por el factor de la movilización y participación, en realidad dependería de la capacidad que tuviera Ciudadanos de traducir simpatías e intenciones y que parece gozar a nivel nacional y en lo sondeos en votos válidos emitidos, pero en principio al PSPV no debería afectarle negativamente.

3.-¿Cuáles considera que podrían salir más perjudicadas?
-Depende de la participación como ya he dicho y curiosamente esta volatilidad puede afectar a Ciudadanos, que sin el apoyo de una campaña nacional no consiga llegar a sus metas. Adicionalmente creo que Podemos/Podem puede pasarlo bastante mal.

Paula Baño Martínez. Licenciada en Periodismo y graduada en Ciencias Políticas y de la Administración Pública por la Universidad de Valencia. Postgrado de especialización en Comunicación Institucional y Marketing Político. Experta en consultoría de comunicación pública, imagen y estrategia en gabinetes gubernamentales. CEO del Instituto Internacional de Marketing y Comunicación.Paula Baño, CEO del Instituto Internacional de Marketing y Comunicación

1.-Ve factible que el Gobierno valenciano impulse un adelanto electoral para finales de año?¿Por qué?
 -A día de hoy, y a pesar del posible referéndum tras el desbloqueo de la reforma del Estatuto, no estamos frente a un escenario que pueda prever un adelanto electoral en los próximos meses. A poco más de un año de dar por finalizado el mandato de Puig, no existen motivos reales de peso para que el tripartito ponga en evidencia ante la opinión pública la imposibilidad de mantener la estabilidad y gestionar durante una legislatura completa un gobierno de izquierdas con tres socios.

2.-¿Qué fuerzas políticas cree que saldrían beneficiadas?
-Que vivimos en una campaña permanente es un hecho, y parece que Cs ha logrado hacerse con el estandarte anti independentista. Si hacemos una radiografía del clima social actual, y teniendo en cuenta la efervescencia de algunas encuestas electorales, una pequeña remontada de votos en el partido naranja facilitaría al PPCV poder recuperar el Consell tras un pacto natural a dos bandas. Queda por ver cuál sería el alcance de la fuerza de Cs en la Comunitat Valenciana, pero todo parece apuntar, que a priori serian los principales beneficiarios directos de este adelanto.

3.-¿Cuáles considera que podrían salir más perjudicadas?
-Existe el dicho en política que dice que quien adelanta elecciones sale perdiendo, y en este caso sería un riesgo demasiado alto para el PSPV y sus compañeros en el Consell. El PPCV, por su lado, tampoco se encuentra en su mejor momento y un adelanto electoral posiblemente los encontrara fuera del tablero de juego buscando la fórmula mágica para volver a emocionar a su electorado.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email