X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 24 de septiembre y se habla de LA RUTA DEL BAKALAO MESTALLA atitlán CÓMICS
GRUPO PLAZA

INSTALARÁ 6.000 METROS CUADRADOS

Parque Central recurre a granito de Extremadura para acabar antes del 31 de julio

10/05/2018 - 

VALÈNCIA. Se buscó en Galicia. En Portugal. Finalmente se encontró en Extremadura. El granito negro que precisaba el Parque Central, y que ha llevado a mal traer a la UTE constructora (Pavasal y Dragados), lo han hallado en esta autonomía, resolviendo con ello una de las principales dificultades que ha tenido el proyecto en su tramo final.

El nudo gordiano del granito negro comenzó a atarse el pasado 21 de febrero, cuando la UTE constructora presentó ante la Comisión Ejecutiva de la Sociedad una solicitud de ampliación de plazo para entregar la obra. Tras estudiar la argumentación, se decidió aceptar la petición y aplazar la fecha del fin de contrato de obras al 31 de julio.

La UTE se había visto obligada a pedir esta prórroga ante dos problemas de suministro de materiales. El primero era el derivado del ritmo de entrega de las piezas de piedra natural calatorao; se trataba solo de dar un poco más de margen. Pero el segundo tenía, como admiten desde la sociedad, “mayor relevancia”: faltaba granito negro.

Esta piedra natural se emplea para el revestimiento de las fuentes y canales de agua. Los primeros suministros cumplieron con las especificaciones que exigía el proyecto pero las posteriores remesas no cumplían las prestaciones técnicas, de calidad y homogeneidad del color exigidas. La solución pasaba por encontrar un nuevo proveedor del material con garantías de que cumpliese los requisitos y pudiera suministrar la cantidad necesaria en un tiempo razonable.

Y es que el granito negro que se va a aplicar ocupará una amplia superficie de casi 6.000 metros cuadrados de láminas de agua, la mitad de ellos en la fuente principal junto a la nave 1. Así pues, no se trataba sólo de que tuviera el material con el color y características que se precisaba, era que lo tuviera en cantidad suficiente.

A la búsqueda de la piedra negra

Desde la reunión de febrero, la sociedad volcó sus esfuerzos en localizar un proveedor que ofreciera garantías de suministro a un tiempo razonable para poder terminar la obra este verano. La tarea de la búsqueda del material correspondió a la Dirección Facultativa y la constructora.

Pintaba bien. Al principio, y a raíz de las publicaciones en diferentes medios de los problemas de suministro, algunas empresas del sector se interesaron por ofrecer sus productos. Pronto se vio que ninguna de ellas ofrecía el material específico que se estaba buscando; eso implicaba volver a la casilla de salida.

El optimismo desapareció. En España hay muy pocas canteras que producen piedra natural. Por si fuera poco, con la crisis económica muchas cerraron o entraron en concurso. Y además no era fácil hallar la cantera que produjera el granito negro específico que se buscaba, con la homogeneidad de color requerida y todas las prestaciones técnicas. No valía cualquier cosa.

Entonces fue cuando llegaron noticias de Extremadura. Tras recibir las primeras informaciones, se decidió hacer las primeras comprobaciones técnicas necesarias in situ. Hubo una selección de muestras del material de la cantera de Extremadura. Tanto en seco como en mojado dieron buenos resultados. Se llegó incluso a comprobar los resultados de este granito negro puesto en una plaza de Badajoz.

Lo tienen, pero ¿pueden?

Un equipo de la constructora y de la dirección de obra se desplazó de nuevo hasta las tierras extremeñas para verificar que la primera partida cumplía los requisitos y estaba lista para que se pudiera reanudar cuanto antes la obra. Tras comprobarlo, llegó la hora de la verdad: había que corroborar que la cantera podía producir y garantizar el granito en los plazos exigidos. Hay fecha tope, recuerden: 31 de julio. De nuevo la respuesta fue ‘sí’. Más de uno suspiró aliviado. Y no sólo en la sociedad Parque Central; también en el Ayuntamiento de València.

Conforme el suministro empezó a llegar a la obra a finales de marzo, se realizaron de nuevo controles de calidad del material y, como se hace en todo el proyecto, una muestra o mockup, un prototipo, para corroborar que todos los elementos que se iban a emplear en el proceso de colocación eran los adecuados.

Primero se extendió y niveló el mortero para que estuviera a la altura correspondiente. Una vez conseguida la geometría y espesor necesario, se colocaron las piezas del granito deseado con el adecuado material adherente y el rejuntado de las piezas. Todo ello bajo la supervisión de la Dirección Facultativa de las obras.

Si todo funciona correctamente…

Esta muestra es la que se está ejecutando estos días en uno de los vasos de un canal del parque, junto a la alquería, explican desde la sociedad. Es el paso previo para que, si todo funciona correctamente, continuar con el programa de colocación de esta piedra natural en fuentes y canales.

Los trabajos de extendido de mortero se están realizando ya en la fuente de la entrada al parque, frente a las naves gemelas. La llegada del suministro se ha programado para que lo haga de manera progresiva, en función del plan de colocación que está previsto hasta julio. Y por ahora todo apunta a que sí, a que la solución estaba en Extremadura.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email