X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

CASO IMELSA

Rechazan desimputar al exconsejero de Imelsa y le reprochan su "tancredismo"

17/03/2017 - 

VALÈNCIA, (EFE). El juez del caso Imelsa ha rechazado la petición de sobreseimiento de la causa abierta respecto al ex consejero delegado de esta empresa pública, Rafael Pérez Martínez, y critica su "tancredismo político" ante "lo que sucedía a su alrededor".

En el auto el instructor cree que Pérez jugó un papel diferenciado al del resto de procesados en la pieza D del caso por su posición jerárquica y por el hecho de que fue nombrado directamente por Alfonso Rus.

En esta pieza se encuentran procesados el expresidente de la Diputación de Valencia y otras once personas por amañar el contrato del servicio de atención telefónica de la institución provincial, que se adjudicó al suegro del exgerente de Imelsa y autodenominado "yonki del dinero", Marcos Benavent.

Esta causa está abierta por los supuestos delitos de malversación, tráfico de influencias, prevaricación, fraude en la contratación pública, cohecho y falsedad documental. El juez cree que Rafael Pérez conocía un interés personal "que venía de arriba y generador de presiones" para que la contrata fuera adjudicada al también investigado José Mariano López, suegro de Benavent.

Asimismo, entiende que esas "presiones" a las que alude "siempre favorecieron el mantenimiento del contrato" en favor de la empresa del suegro de Benavent, a pesar de "informes que indicaban deficiencias en la ejecución".

Sobre el supuesto papel "meramente representativo" al que alude la defensa de Pérez, el instructor cree que tiene "algún grado de sinceridad", aunque expone que en caso de ser cierto que se sentía "como una isla en medio del océano" no se puede obviar su papel en "la cúspide organizativa de Imelsa".

"Su cargo, aunque ahora trate de ignorarlo, debía velar por los intereses públicos y por ello recibía los correspondientes emolumentos con cargo al erario público", señala el juez.

Asimismo, insiste en que "al margen de que fuera mejor o peor consejero delegado, pretender en este momento verse excluido de toda responsabilidad penal en virtud de una especie de 'tancredismo político' ante lo que sucede a su alrededor o de la consciencia de ser un 'simple adorno' no es de recibo".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email